Definición de fármaco – Qué es, Significado y Concepto

Es interesante que empecemos por descubrir el origen etimológico del término droga. Podemos explicar, pues, que es una palabra que deriva del griego, concretamente de “pharmakon”, que puede traducirse por “medicina”.

Según el diccionario de Real Academia Española (RAE), es sinónimo de droga medicinal: una sustancia que se utiliza en el prevención, alivio o tratamiento de una enfermedad y la reparación de secuelas.

medicinal Una droga es una material sintético o natural que, por sus propiedades, puede provocar un efecto funcional o anatómico en un por estar vivo. El componente que tiene las propiedades tóxicas o farmacológicas se llama principio activo.

El Composición química de los fármacos se conoce exactamente, por lo que se pueden dosificar con precisión para conseguir los efectos deseados. Esto le permite saber qué cambios fisiológicos o funcionales se producirán en cuerpo una vez especificada la ingesta.

Las autoridades sanitarias de una nación sólo autorizan la comercialización y la distribución de un medicamento cuando hay estudios suficientes. ensayos sus efectos sobre un gran número de individuos. Esto minimiza la posibilidad de un resultado negativo.

Actualmente podemos establecer que existen dos tipos básicos de medicamentos si tenemos en cuenta lo que compran. Así pues, por un lado, hay aquellos que sólo se pueden comprar en las farmacias con receta médica, es decir que el médico debe haber prescrito a través del documento correspondiente para que su paciente pueda comprarlo . Son medicamentos que se utilizarán en un tratamiento que contará con la correspondiente supervisión médica.

Por otra parte, algunos se venden en el mostrador, es decir, sin necesidad de prescripción médica. Y es que se consideran medicamentos seguros y que se pueden utilizar para enfermedades específicas y comunes entre la población como un simple dolor de cabeza.

Si tenemos en cuenta, en cambio, cuál es su uso, encontramos una gran variedad de tipos de drogas. Entre ellos se encuentran los siguientes:

– Antialérgicos, que son los responsables del fin de los efectos negativos que ha tenido una reacción alérgica.

– Analgésicos cuya función es aliviar el dolor físico.

Antiinflamatorios, cuyo objetivo es reducir la inflamación, como su nombre indica.

– Laxantes, que se prescriben con la clara finalidad de poner fin a una situación de estreñimiento.

– Antipiréticos, lo que hacen es bajar la fiebre.

Más allá de lo que RAE en su diccionario, como parte del Farmacia la noción de medicamento suele utilizarse para referirse a un producto en el que uno o más fármacos (con principios activos) se combinan con sustancias no farmacológicamente activas (el excipientes). Los excipientes ayudan a producir, almacenar, transportar y dispensar medicamentos, aunque sus efectos los producen exclusivamente los principios activos de los medicamentos.

El paracetamol es un ejemplo de droga. En este caso, el fármaco sirve para aliviar dolor (es analgésico) y para combatir la fiebre (tiene propiedades antipiréticas).

Deja un comentario