Definición de exterioridad – Qué es, Significado y Concepto

Externalidad Se llama exterioridad a lo que es externo o al aire libre. El término tiene varios usos según el contexto.

El idea de exterioridad puede aludir aspecto, fachada o apariencia de las cosas. Por ejemplo: «Aunque el exterior es muy bonito, me sorprendió mucho el interior del edificio por su lujo», «Es un hotel que no destaca por el exterior, aunque las habitaciones sean cómodas», «Todas las casas del pueblo tienen el exterior pintado de blanco».

En este sentido, el término sirve como sinónimo de Imagen yo móduloademás de los ya citados espera, fachada yo apariencia. Aunque su significado es muy fácil de entender y lo necesitamos a diario para nuestro lenguaje coloquial, es cierto que a menudo recurrimos a cualquiera de sus sinónimos con mucho más. frecuencia cuando queremos señalar cómo parece algo o un ser vivo.

El exterior, en cambio, es el conducta notoria o pública de a persona. La noción se utiliza a menudo, sobre todo cuando alguien pretende fingir una emoción o un estado de ánimo que no siente: «Me quedé con el aspecto exterior de mi abuelo sin saber que en realidad estaba triste»., «El exterior no es importante, sino los sentimientos genuinos», «Su apariencia denotaba un profundo malestar».

La psicología está especialmente interesada en este significado de exterioridad, que podemos considerar un complemento de interioridad. Cada ser humano es potencialmente único, por tanto su desarrollo emocional e intelectual también pueden variar de otras personas de la misma edad que crecieron bajo el mismo techo. Desde pequeños empezamos a almacenar datos que utilizamos para procesar la información en la que basamos la construcción de nuestra personalidad: todo estímulo, por insignificante que sea, se puede reflejar en nuestro comportamiento.

Así nace nuestra interioridad, ese espacio que representa nuestro núcleo, el punto más profundo de nuestro ser, en el que guardamos nuestros secretos y nuestras auténticas ideas, independientemente de si las compartimos con el resto. En otras palabras, el interior se completa con el exterior para que debe existir; incluso en el caso extremo de un individuo que se muestra sin ningún filtro, sin esconder ni un solo rincón de su interioridad, debería hablarse de exterioridad para distinguir el plano en el que sitúa sus ideas a tiempo para mostrar lo que hay dentro. barbilla para mantenerlos.

ExternalidadPor eso los grandes actores son capaces de interpretar papeles completamente diferentes a su manera de ser y, la mayoría de las veces, casi todos nos presentamos al mundo impidiendo que nos vean tal y como somos realmente. Es habitual escuchar el concepto de mascarilla utilizado en este contexto para referirnos al aspecto que elaboramos para encarar el exterior, para ocultar cierto secretos. Hasta cierto punto este mecanismo es saludable y beneficioso, pero por un lado puede llegar a ser poco saludable.

Otro uso de la concepto está asociado con el alardeel bomba o yo superfluo: «Este gobierno siempre está fuera y no se fija en los problemas básicos», «Juan le pasa a pensar fuera», «No quiero tener nada que ver con el exterior».

El exterior, por su parte, aparece en el reino de derecho aludir a un característica del normas legales. Antes de proceder, es preciso recordar que una norma tiene como finalidad disciplinar la conducta humana, otorgar derechos y establecer obligaciones que las personas deben cumplir para evitar sanciones.

En este contexto, exterioridad se refiere al obligación de adaptar externamente el conducta servicio fijo, ignorando la intención del sujeto. Esto significa que el cumplimiento se especifica según la norma independientemente de la motivación o principios de la persona.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario