Definición de excelencia – Qué es, Significado y Concepto

De la palabra latina excelenciael excelencia es una palabra que enfatiza lo considerable calidad que hace que un individuo u objeto sea digno de gran cariño y cariño.

La noción de excelencia, pues, está ligada a la idea de perfección y la excelentes características. El término indica lo que está por encima del resto y que posee pocos fracasos o debilidades; en el mundo del consumo puede estar en Producto de calidad probada o innovadora.

Calidad

La excelencia se asocia con la calidad y perfección.

Excelencia en las personas

En el caso de los humanos, la excelencia cita algunos habilidades o habilidades extraordinarias o un talento difícil de igualar. También puede ser una condición moral muy alto, aunque es más habitual encontrar este concepto en un contexto académico o en relación con alguna disciplina artística. Si se toma como sinónimo de perfección, resulta ser un término peligrosoporque para ello no debe haber errores ni personas que nos impidan alcanzar nuestro objetivo.

Perseguir la excelencia en determinados campos del conocimiento representa una serie de sacrificios que la mayoría de la gente no está dispuesta a hacerlo. El patinaje artístico, por ejemplo, es uno de ellos disciplina que requiere empezar los estudios a una edad temprana, y que requiere treinta horas de entrenamiento semanales, acompañado de una alimentación adecuada y de un descanso en función de la cantidad de ejercicio. Si a esto le añadimos que muy pocos consiguen convertirse en grandes patinadores, capaces de vivir de su vocación, y que por lo general deben someterse a innumerables torneos y competiciones internacionales donde un pequeño error puede significar un fracasoes difícil entender cómo una pasión puede convertirse en una especie de tortura.

Mozart

Por su talento, Wolfgang Amadeus Mozart ha demostrado la excelencia en el campo de la música.

Entrega a una vocación

¿Qué podría tener de malo dedicarse a desarrollar una duna vocación? Nada. Absolutamente nada. Si no fuera por ese grado de determinación y dedicación, no nos extrañaría la música de Vivaldi ni los libros de Ana María Matute. Mientras se trate de un acto voluntario, que parte de una necesidad genuina y nos permita gozar plenamente de nuestra existencia, todos los sacrificios que hay detrás del crecimiento personal se verán plenamente recompensados. El problema surge cuando hay presión, ya sea de los padres o de la propia estructura de la sociedad, que ensombrecía la vida de una persona apasionada con recompensas y puntuaciones, con objetivos vacíos y comparaciones maliciosas.

Sin embargo, por mucho que disfrutes de tu vocación y la vivas con libertad, suena mucho más bonito y justo que soportar concursos despiadados para conseguir notoriedad pública y, en mejor de casos, la excelencia, la absurda complejidad de las estructuras creadas por el ser humano hace casi imposible combatir estas reglas. Por otra parte, aunque a veces nos cuesta recordar, todos somos libres de escoger un camino diferenteno relacionado con títulos y titulaciones, para cultivar la nuestra talentos de forma espontánea y agradable.

La excelencia como trato de respeto

La excelencia, en cambio, está ahí trato de respeto y cortesía que se da a determinados sujetos por su condición, empleo o dignidad. En Españaesta fórmula es utilizada por noble mostrando el Grandeza de España (una jerarquía noble): «Su excelencia entrará en la sala en breve», «Este comedor se creó gracias a una donación de Su Excelencia el Marqués de Sandoval».

Hay que tener en cuenta que este tratamiento también se puede utilizar para nombrar jueces, diplomáticos y otras autoridades: «Si la Excelencia me lo permite, me gustaría contar los motivos que me han llevado a tomar esta decisión»..

«Su excelencia»finalmente, es una película estrenada en 1967 protagonizada por el actor mexicano Cantinflas y la dirección de Miguel Delgado.

Deja un comentario