Definición de escoria – Qué es, Significado y Concepto

El primer paso que daremos antes de entrar de lleno en la definición del término escoria es conocer su origen etimológico. En este caso podemos subrayar que se trata de una palabra que deriva del latín, exactamente de «scoria». Sin embargo, esta palabra latina deriva del griego, precisamente de «skoria», que es el resultado de la suma de dos componentes léxicos:

-El sustantivo «skor», que se puede traducir como «excremento» o «dejar».

-El sufijo «-ia», utilizado para indicar una calidad.

El término tiene distintos significados según el contexto.

escorias El primer significado que menciona el Real Academia Española (RAE) alude a uno sustancia vítrea de la fusión de metales, que une flujos y otros elementos. En este sentido, la escoria es un subproducto del proceso de fundición.

Se pueden presentar escorias óxidos metálicos, sulfuros metálicos y otros elementos. Sirven principalmente para eliminar algunos residuos, pero también ayudan a mantenerlos temperatura y reducir la reoxidación del metal final. Generalmente, la escoria no se descarta, sino que se reutiliza de diversas formas (para reforzar paredes, suelos, etc.).

La materia que se escapa del hierro caliente cuando se martillea y los residuos de la combustión del carbón también se pueden llamar escorias.

Asimismo, no podemos pasar por alto la existencia de lo que se conoce como escoria volcánica. Concretamente, con este término intenta mencionar cuáles son los materiales que tienen su origen volcánico. Podemos establecer con precisión que surge de lo que es un magma fluido, pobre en sílice y al mismo tiempo rico en ferromagnesiano. Además, este material es rugoso y botella.

La escoria, por último, es alguien o algo que aparentemente no merece ninguna evaluación positiva nocivos, cobardes o malo. Por ejemplo: «Este hombre es escoría, te sugiero que no te molestes con él», «¡Estoy harto de esta escoría! dimitiré», «La escoria fascista es la peor de nuestra sociedad».

Un líder político, por poner un ejemplo, puede calificar el terroristas que llevó a cabo un ataque que causó decenas de bajas como «escoria». A su juicio, los atacantes no quieren ni merecen integrarse en la sociedad, por lo que deben aislarse en las cárceles para no causar más daño. Este tipo de calificación sin duda minimiza o simplifica los problemas sociales y políticos asociados al terrorismo.

En el ámbito cultural, el término se ha utilizado en varias ocasiones para titular obras de diverso tipo. Un buen ejemplo de esto es la novela llamada «Slag» que está escrita por Irvine Welsh y forma parte del género detective. En concreto, tiene como protagonista al sargento de policía Bruce Robertson, que destaca por ser complicado, agresivo, racista, homófobo y misógino, sin olvidar que es un cliente frecuente de prostitutas y que consume todo tipo de drogas.

Pero no sólo. Además, juega a juegos sexuales muy peligrosos y le gusta difundir falsos rumores sobre sus colegas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario