Definición de enojo – Qué es, Significado y Concepto

El ira es uno enfermedad mental que genera irritación, ira y/o ganas de hacerlo venganza o venganza. El término se puede utilizar como sinónimo de ira.

Por ejemplo: “La actitud del jugador provocó la rabia de los espectadores”, “No sé qué hacer para vencer a la ira de mi mujer…”, “El motivo de mi enfado es que hace más de una hora que hice el pedido y todavía no lo he recibido”.

ira

La ira tiene efectos físicos y psicológicos.

Efectos de la ira

Cuando uno persona estar enojado, esta emoción tiene efectos psicológicos y físicos. El sujeto enojado es alterado y se percibe como furioso; por otra parte, es probable que experimente un aumento de la presión arterial y la frecuencia cardíaca. La ira se refleja a menudo en la agresión verbal o física hacia la persona que la provocó.

En determinados contextos sociales, la ira suele ser frecuente. Por lo general, los que asisten a evento deportivo ver a su equipo en acción se enoja en varias ocasiones a lo largo del juego: con miembros del equipo rival, con los jueces, con la afición del rival o incluso con los jugadores de su propio equipo. En ese caso el ambiente se ve alterado por las ganas de conseguir un triunfo. En la vía pública, sin embargo, la ira entre los conductores Un conductor puede enfadarse con otro si cree que ha hecho una mala maniobra o se ha equivocado.

Si alguien sabe o siente que su conducta ha provocado ira en otra persona, es normal que lo pregunte impaciente por falta o por intentarlo cambio actuar de alguna forma. En cambio, los que están enojados pueden probarlo para relajarse o distraerse hasta que su espíritu vuelva a apaciguarse.

ira

Existen varios recursos y técnicas para evitar la ira.

Puede utilizar: Oponente

Cómo evitar la ira

Existen varios consejos para calmar la ira, aunque pueden comportar distintos grados de eficacia para cada individuo. Uno de los más populares es salir a pasear o ir a pasear; El cansancio físico es ideal para aclarar la mente y disipar el ira que producen determinadas situaciones, tales como discusiones o problemas de difícil solución.

Si nos quedamos en casa pensando sólo en el problema que tenemos enfrente, sin explorar nuevas alternativas para solucionarlo sino simplemente repasando los métodos que ya hemos probado, el fracaso estará garantizado. Esto nos lleva aa frustración muy profundo que alimenta la ira y nos lleva a peleas con nuestros seres queridos. El ejercicio combinado con andar garantiza una sesión de sueño profundo, en la que podemos organizar nuestros pensamientos de forma diferente.

La práctica de algunos deportes puede llevar a resultados similares a una caminata, aunque esto requiera una vocación que no todos tenemos. En cualquier caso se trata de cansarse y provocar estos procesos físicos propios ejercicio que nos generan placer, necesidad de comer y dormirtres cosas que tendemos a dejar de lado cuando estamos enojados.

Véase también: ira

Propensión a la ira

No todos somos igualmente propensos a la ira: mientras algunas personas pierden los nervios en cuestión de segundos, otras tienden a ver las cosas con una luz positiva y raramente dejan que los problemas les ayuden. alterar animada En un grupo donde existen individuos de ambos tipos, esta diferencia puede dar lugar a discusiones por la falta de comprensión de la personalidad de los demás.

La ira se cura con el ejercicio físico, pero también con la reflexión y el diálogo: muchas veces, la mejor forma de acabar con el malestar es expresando nuestros sentimientos ante la persona con la que estamos enfadados o ante alguien que nos da el ella soporte incondicionalmente, mire el problema de la manera más objetiva posible e intente hacer las cosas bien.

Continúe en: Diálogo

Deja un comentario