Definición de enfado – Qué es, Significado y Concepto

Aburrimiento Él aburrimiento es una alteración de la ánimo qué causa indignación, furia yo o deseo de venganza o venganza. El concepto se utiliza como sinónimo de aburrimiento. Por ejemplo: «¿Aún no estás molesto por la discusión de esta mañana?», «Una pregunta del periodista enfadó al diputado», «La ira de Joan vino porque su jefe le impidió salir del despacho antes de recoger a su hija en la escuela»..

Uno persona puede enfadarse por múltiples motivos. Supongamos que dos empresarios están de acuerdo encontrarse en un bar para hablar de un posible acuerdo comercial. Uno de esos directivos apoya las actividades del día y llega puntual a la cita: el otro, en cambio, no se presenta. Después de más de una hora de espera, el hombre del bar llama a su compañero para saber qué ocurre y le dice que no podrá participar en la reunión porque está muy ocupado. La respuesta provoca la rabia del individuo que ha esperado en vano y tiempo perdido.

La ira se puede expresar de varias formas: con llamar, insultos o también agresión física. De todas formas, al menos yo no salí sin contarme antes emociones.

Dada la multiplicidad de razones que pueden generar ira, también existe un sinfín de maneras de revertirla. Cuando alguien comete algún tipo de desaparecido y enfada a otro sujeto, es normal que pida perdón por corregir el error. Por lo general, el impaciente vienen para que la ira se desvanezca lentamente.

En cualquier caso, las disculpas a veces no son suficientes para calmar la ira de los demás, y esto no se debe a la gravedad de la culpa oa la forma de expresar las disculpas, sino a algún desorden del receptor. Estamos acostumbrados a vivir en desconocimiento de los problemas de salud que tienen nuestros seres queridos, tanto físicos como físicos mental, sobre todo este último. Por eso, cuando nos enfrentamos, normalmente no estamos preparados ni mental ni emocionalmente.

AburrimientoPara una persona con un problema psicológico, tales como un trastorno límite de la personalidad, una situación como la descrita anteriormente en la que te veías obligado a esperar en vano a alguien que nunca vendrá a tu cita puede provocar un remolino de ira y la agresividad que a menudo prevalece sobre la reacción de ira considerada «normal».

Aunque pueden medirse diferentes variables corporales para determinar el grado de ira de una persona, así como indicadores de otros estados de ánimo, como la alegría y el miedo, no podemos negar que la percepción natural varía ampliamente en función de cuestiones puramente culturales. Es decir, una misma reacción se puede interpretar de diferentes formas, según el origen del observador.

Esto se puede comprobar fácilmente comparando la ira de un individuo italiano con la de un japonés, por ejemplo, en la misma situación: muy probablemente el primero desencadena una serie de impropio ya la vez que su sangre fluye con fuerza y ​​le hincha las venas del cuello, mientras éste expresa tímidamente su descontento y busca una solución pacífica.

Estas diferencias culturales están dentro de los límites de la normalidad, aunque cada parte puede tener dificultades para entenderlas comportamiento del otro. Sin embargo, cuando entran en juego los trastornos de la personalidad, la sociedad suele asustarse fácilmente: si en vez de las palabras agudas y los gestos ofensivos, habituales en los países de sangre caliente, la reacción incluiría agresiones físicas y amenazas, la tolerancia pública se reduciría mucho.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario