Definición de efectividad – Qué es, Significado y Concepto

El efectividad es la capacidad de conseguir el resultado que se busca. Quien es eficaz, pues consigue el efecto deseado.

Por ejemplo: «LeBron James fue muy efectivo en el partido de anoche: metió veinte tiros y marcó dieciocho», «El ejército incorpora nueva tecnología para aumentar la eficacia de los misiles», «El sistema penitenciario en nuestro país no es efectivo porque no comporta la reinserción social de los delincuentes».

Objetivo

La efectividad está relacionada con la capacidad de alcanzar un objetivo o alcanzar un objetivo.

Eficacia, efectividad y eficiencia

La eficacia es un concepto que preocupa efectividad yo eficiencia. En cuanto a la eficacia, de hecho, son sinónimos: el diccionario de Real Academia Española (RAE) define ambos términos de la misma manera, vinculándolos a la posibilidad de acceder al objetivo deseado. La eficiencia, sin embargo, es la capacidad de contar con algo o alguien para obtener el resultado deseado.

De esta forma, a menudo se dice que la eficacia y la eficiencia hacen referencia a la consecución de lo que se busca; la eficiencia, en cambio, está orientada a conseguirlo pero utilizando los recursos adecuados. Uno persona puede matar a una hormiga arrojándole una piedra de diez kilos: la medida es efectiva, pero no eficiente, ya que apela a un recurso exagerado. Un simple paso o uso de un insecticida habría sido eficaz y más eficiente.

Una noción subjetiva

Dicho esto, es evidente que el concepto de eficacia es muy subjetivo, puesto que más personas pueden afirmar haber encontrado un método eficaz para conseguir el mismo objetivo, aunque todos hagan referencia a métodos diferentes. Si una forma de limitar esta evaluación es considerar una eficiente, ésta también puede ser subjetiva: si comparamos una actual con una concebida hace medio siglo, probablemente creemos que la primera utiliza mejor los recursos y hace un uso más adecuado. de ellos. . .

Esta ambigüedad, por así decirlo, del concepto de eficacia da lugar a una actitud que muchos expertos en diversos ámbitos critican negativamente: “si se me consigue un método que funciona, lo utilizo”. En otras palabras, es falta de compromiso para buscar la optimizacióncontentándonos en cambio con la primera solución aceptable que se nos presentó.

Ordenador

La idea de eficiencia aparece en el ámbito de las tecnologías de la información.

Eficacia en tecnologías de la información

En el mundo de las tecnologías de la información, por ejemplo, los desarrolladores de programas, aplicaciones y videojuegos saben que disponen de unos recursos limitados, muy superiores a los que disponen cines o centros de investigación. Por tanto, cuando se trata de crear un producto, es necesario asegurarse de que se ajusta a sus necesidades con las características de los ordenadores de la mayoría de los usuarios. Aquí no se evalúa tanto la eficacia ni la optimización: conseguir los métodos para aprovechar al máximo los recursos disponibles y procesos pueden redimensionarse según las posibilidades de cada dispositivo.

Si un programa se puede ejecutar en al menos un ordenador, es justo decir que lo hemos desarrollado de forma eficaz, es decir, con métodos y diseños efectivos. Pero si nuestro objetivo era comercializarlo, este éxito no lo conseguimos hablando de eficacia, pero cabe señalar que gran parte de nuestro público objetivo puede utilizarlo. En este caso, podríamos decir que lo que en un contexto se puede llamar «eficiencia» (ajustando el rendimiento del programa aunque sólo lo utilicemos en nuestro ordenador y no necesitamos ahorrar recursos), en otro puede ser simplemente «eficiencia».

La validez

Por otra parte, la eficacia puede referirse a la validez algo.

Para que un decreto sea efectivo, por citar un caso, debe publicarse en el boletín oficial, para que la población conozca su trascendencia. Hasta la finalización de esta publicación, el decreto no entrará en vigor.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario