Definición de drogadicción – Qué es, Significado y Concepto

El concepto de adición a las drogas surge, según el diccionario de la Real Academia Española (RAE)de la noción inglesa adición a las drogas. Éste es el dependencia a drogas (el hábito de una persona dominada por las ganas de consumir).

Adición a las drogas El adición a las drogas implica determinadas conductas que conducen a deterioros físicos, psicológicos y sociales. El adicto, por ejemplo, quiere reducir o detener el consumo pero no puede hacerlo. Por el contrario, es normal que la cantidad tomada aumente todos los días a medida que aumenta el nivel de tolerancia del organismo (y por tanto se debe aumentar la dosis para conseguir los efectos deseados).

El adicto también tiende a abandonar progresivamente sus relaciones sociales habituales y reducir sus actividades diarias, puesto que el consumo de drogas ocupa su tiempo e interés. Si, por un motivo u otro, dejas de consumirlo, sufrirás síndrome de abstinencia (una reacción física y psicológica a la carencia de drogas).

La drogodependencia genera a intoxicación al persona, con cambios fisiológicos y emocionales. Estos cambios dependerán del fármaco en cuestión, puesto que algunas sustancias son más nocivas que otras.

Hay multitud de medicamentos que pueden hacer que alguien sufra ese problema. Concretamente, entre los más habituales se encuentran los siguientes:

• Marihuana. Sentimientos de pánico, delirio, ojos inyectados de sangre, violencia, infecciones de diversa índole o descoordinación son algunos de los efectos más habituales que pueden sufrir los adictos, también conocidos con los nombres de María, hachís o cannabis.

• LSD. Un alucinógeno es aquél que produce desde los temblores hasta la paranoia pasando por la ansiedad o la visión borrosa.

• Cocaína. Una de las peores drogodependencias es esta sustancia, que se puede tomar fumando, inyectando u oliendo. El hecho de que al principio quienes tomen experimenten una sensación de euforia es uno de los motivos por los que mucha gente se anima a probarlo ya apasionarlo. Sin embargo, entonces se enfrentarán a problemas adversos como entumecimiento, pérdida de memoria, aislamiento social o varios problemas de sueño.

Las anfetaminas, los inhalantes, los opiáceos o el polvo de ángel son otras drogas adictivas. Éste es un problema que, para superarlo, requiere que la persona que la padece se confíe a expertos porque sólo así podrá salir del pozo donde se encuentra.

Este profesional tendrá en cuenta la sustancia a la que es adicto o su nivel de adicción a la hora de establecer un tratamiento, que puede consistir en drogas y terapias conductuales.

Es importante tener en cuenta que no existe ninguna causa única que explique el inicio de una drogodependencia. Los problemas personales, familiares y laborales pueden causar problemas depresión, ansiedad u otro tipo de enfermedad mental, que hace que la persona busque una escapada a través de las drogas. Algunos expertos creen que el drogas ligeras (como la marihuana) son el primer paso hacia una drogodependencia más grave drogas duras (como la cocaína).

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario