Definición de deidad – Qué es, Significado y Concepto

Uno divinidad es un ser al que se atribuyen condiciones propias de una divinidad. El término, que deriva de la palabra latina Dietasse puede utilizar como sinónimo de diez o los dioses de un religión.

Las divinidades, por tanto, lo son seres sobrehumanos, que van más allá de lo natural. Lo común es que las divinidades sean adoradas, tengan fieles o seguidores y sean adoradas regalo. Por ejemplo: «Vishnu es una deidad de gran importancia para los hindúes», «Los investigadores han hecho nuevos descubrimientos sobre los dioses incas», «No conozco ninguna divinidad de culto que profesen en esta ciudad».

Divinidad

Una deidad es un ser sobrehumano.

Representación y poderes de la divinidad

La representación de las divinidades varía según la religión, la cultura y el tiempo. Mientras que en religiones que creen en una sólo Dios (es decir, lo son monoteístas) se cree que atribuye una forma específica a la deidad es en blasfemiaotras religiones atribuyen la aparición de ser humano o de animal.

Las divinidades generalmente se atribuyen a diversas divinidades poderes. Hay gente que cree que sus deidades fueron responsables de la creación del universo y de la humanidad y que actúan en consecuencia. naturaleza y destino.

Sé supremo

La divinidad y el dios pueden utilizarse indistintamente.

El caso de Afrodita

Según la religión, las divinidades olímpicas de la antigua Grecia son las más importantes del panteón y vivían en la cima de la montaña más impresionante de Grecia: el Olimpo. Aunque no más de doce divinidades (a veces llamadas doce Juegos Olímpicos), se conocen un total de catorce, que pertenecían a varios veces.

Era una divinidad cuyo nombre es conocido por todos Afrodita, la diosa de la belleza y el amor para la mitología griega, que puede compararse con Venus, la diosa romana. Hay dos versiones al respecto orígenes: el primero la sitúa como hija de Dione y Zeus; el segundo explica que una vez Cronos, otro dios griego, castró a su padre, Urano, Afrodita nació de la espuma que se formaba en el agua del mar con la sangre que salía de la herida.

Afrodita tenía cereales poderes, cómo fertilizar las casas, proteger a los maridos y supervisar los nacimientos humanos. Su nombre, en cambio, es símbolo de una pasión desenfrenada que ataca la armonía de las relaciones amorosas y empuja a los mortales a caer en vicios y excesos.

La mitología explica que Afrodita se casó con Hefest, pero ha mantenido apasionados amores con Ares, Hermes, Posidón y Dioniso; sus hijos Anteros y Eros, de hecho, pertenecen a su relación con Ares. Pero Afrodita no sólo buscaba amor en las demás divinidades, pero también se sentía atraída por los mortales; y esto dio lugar a sus conocidas novelas con Anquises (Troiano de quien generó Enees) y Adonis.

Hefesto se enteró del adulterio de su mujer con Ares al sol, y este descubrimiento le llevó a idear un mecanismo que les atraparía en su cama la próxima vez que se encontraran; y así fue que fueron encadenados y fueron humillado frente a los demás dioses.

Dioses y seres humanos

A veces, los límites y distancias entre la divinidad y el ser humano se difuminan o incluso se eliminan. Así es como lo encontramos gente que se proclaman dioses o entidades sobrehumanas, como les ha ocurrido a muchos gobernantes en la antigüedad.

En lenguaje coloquial, la noción de divinidad se puede aplicar a quien se considera superior a los demás o crees que eres el propietario verdad: «No puedo soportar alabar al presidente como divinidad: se equivoca como cualquier otro», «¿Cómo puedes creer que sabes cómo me siento? ¿Crees que eres una divinidad?».

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario