Definición de cotilleo – Qué es, Significado y Concepto

Antes de entrar de lleno en el significado del término chisme, hay que descubrir su origen etimológico. En este caso, podemos destacar que se trata de una palabra que deriva del latín, exactamente de “cauta”, que, a su vez, deriva de “cautum”.

Se llama chismes en el acto y el resultado del chisme: cotillear, cotillear, susurrar o cotillear. Quien difunde chismes, voces o chismes, después incurre en chismes.

chismes Por ejemplo: “El entrenador del equipo está enfadado por los chismes en el vestuario”, “Los programas de televisión dedicados al chisme son los más seguidos”, “Hay gente que utiliza las redes sociales para cotillear, pero yo las uso con fines comerciales”.

Hay varias teorías sobre el punto de partida del chisme. Así, uno, recogido en la obra “Inventario general de insultos”, indica que proviene del siglo XIX y en concreto de una figura de la época como María de la Trinidad Cotilla, conocida popularmente como Tieta Cotilla.

Se trataba de una mujer que estaba al frente de un grupo antiliberal, sobre todo de opiniones políticas absolutistas. Al parecer, esta mujer tenía una red de chismes, que llamaban chismes, que le informaba de todos los aspectos y cuestiones que la podían interesar desde que se les pagaba por ello.

María fue ejecutada en Madrid, tras cometer varios asesinatos, y tras su muerte el término chisme se utilizó para referirse a alguien a quien le gustan los chismes. Y estos mismos se conocieron como chismes.

En términos generales, se puede decir que el chisme está compuesto referirse a alguien que no está presente. Normalmente el Comentarios que se hacen son negativas: como el individuo al que se alude no escucha lo que se dice, no tiene la posibilidad de responder o defenderse.

Los chismes suelen implicar la difusión de información inexacto, No verificado o falso. Supongamos que una mujer siente por la calle que su vecina está embarazada y no sabe quién es el padre del bebé. Esta mujer llega a casa y le dice a su marido lo que ha oído. El hombre, a su vez, transmite la voz a sus compañeros, que también la difunden por el barrio. De este modo el chisme crece y se hace popular sin que nadie consulte al protagonista sobre la verdad de lo dicho.

Hay estilos de periodismo que se centran en el chisme: el impresión amarilla (También conocido como la impresión) y la estampado rosa (presión cardíaca). En estas publicaciones y emisiones, los periodistas se dedican a difundir rumores y datos no confirmados, que suelen ser escandalosos o controvertidos.

En los últimos años, el número de programas de televisión centrados en chismes ha aumentado considerablemente. Éste sería el caso, por ejemplo, del espacio “Sálvame”, que se emite de lunes a viernes por la tarde en la cadena Telecinco de España.

Del mismo modo, existe una publicación online llamada “Cotilleo” que ofrece información sobre celebridades.

Deja un comentario