Definición de auditoría fiscal – Qué es, Significado y Concepto

Auditoría es una actividad de inspección, revisión y control cuyo objetivo es controlar el cumplimiento de determinadas normas. Cuando uno persona o uno agencia son auditados, el auditor es responsable de la recogida de datos y el análisis del proceso para presentar a relación que muestra si el sujeto o empresa está en buen estado y dentro de los parámetros de Ley.

Verificación fiscal El adjetivo impuestopor otra parte se refiere a lo que pertenece o hace referencia a las autoridades tributarias (el tesoro o el conjunto de organismos públicos que tienen como función recaudar impuestos yo regalos).

Estas dos definiciones nos permiten afirmarlo auditoría fiscal es un inspección de la situación fiscal de una persona o sociedad para comprobar el cumplimiento de las obligaciones.

La auditoría fiscal, por tanto, es un proceso que consiste en la adquisición y evaluación de evidencias de auditoría sobre los hechos vinculados a los actos tributarios. El revisor debe comparar declaraciones y pagos de impuestos con las finanzas de la entidad auditada para determinar si todo esto está en orden.

Además de lo anterior, cabe destacar que básicamente existen dos tipos de auditorías: las internas y las externas. Éste último puede ser gubernamental o privado a la vez.

En la realización de una inspección fiscal, es innegable que el profesional que la realiza realiza un análisis en profundidad de la empresa en cuestión y de su información. Así, más concretamente, es necesario adquirir el máximo conocimiento de la estructura de esta entidad, de las operaciones que realiza o de las condiciones económicas que presenta.

De este modo, con estos datos ya partir de ellos, el auditor realizará un análisis en profundidad, para después examinar y confirmar lo estudiado, investigado y observado. El resultado de todo ello será la elaboración de un informe o dictamen final, que consta de dos partes estructuradas: una primera, en la que se da a conocer el trámite realizado, y una segunda en la que se establece su propio dictamen .

Él Estado, a través de diversas oficinas y secretarías, suele llevar a cabo inspecciones fiscales para asegurar que los contribuyentes cumplen con sus obligaciones. En caso de constatación de irregularidades, el deudor se encarga de regularizar la situación y, según los casos, puede ser sancionado de diversas formas como evadido el impuesto es un delito.

Las grandes empresas suelen ordenar también auditorías fiscales internas para garantizar que los pagos de impuestos se realizan con normalidad.

Es habitual que una inspección fiscal se confunda con una inspección fiscal, pero éstas son cosas distintas. Por tanto, cabe destacar que la primera la realiza un profesional independiente, que no se permite la opinión parcial o que se realiza prácticamente simultáneamente a la ocurrencia de los hechos.

La segunda, la mencionada inspección, a su vez se identifica porque la realiza un funcionario del gobierno, porque siempre debe emitirse un dictamen, porque tiene menos facilidad de acceso a la información y porque se realiza después de auditoría.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario