Definición de acróstico – Qué es, Significado y Concepto

Acróstico proviene de una palabra griega que hace referencia a la terminación de verso. El primer significado del concepto citado en el diccionario de la Real Academia Española (RAE) cita el poema que, con las letras iniciales, intermedias o finales de sus versos forman una expresión o una palabra.

Por ejemplo:

Lo daría todo para volver a verte,
incluso lo que nunca he tenido
o que era mío y lo perdí.
Esto es todo lo que te pido: nos vemos.

Como puede ver, si tomamos la primera letra de cada verso y las combinamos, el palabra «Diez». Este verso, por tanto, es un acróstico.

Por extensión, cualquier término o expresión formada por este método de composición se llama acróstico. «Calma»en este sentido puede ser un acróstico derivado de «Cuando alguien lee, aprende mucho».

Recurso literario

Un acróstico puede ser un poema que, con las letras finales, medias o iniciales de los versos, forma una palabra o frase.

Orígenes del concepto de acróstico

En cuanto a la historia de este término, se cree que los primeros en componer este tipo de obras fueron los poetas provenzales, y que más tarde los castellanos empezaron a incluirlas en sus repertorios. En cuanto a los poetas provenzales, éstos son aquellos escritores que utilizaron el lenguaje El occitano, lengua románica del continente europeo, para la realización de sus obras.

Por extensión, hablamos Literatura provenzal usted occitano en todas las obras literarias que utilizan esta lengua. Sus orígenes se remontan al siglo XI, y se dedicó a la poesía. El trabajo de los trovadores en la difusión y desarrollo de las letras impulsó el auge de las obras vulgares en la Europa de Edad media.

En determinados momentos de la historia de la literatura en la que destacaron las formas buscadas, como fue el caso Barroco literario, el acróstico fue uno de los artefactos más populares. Dejando a un lado el malestar puede provocar la lectura su naturaleza no es muy directa ni sobrecargadaHay que tener en cuenta que muchos lectores encuentran divertido el proceso de descubrir un mensaje relativamente oculto dentro de otro.

Existen numerosos ejemplos de acrósticos considerados famosos por pertenecer a algunas de las obras más importantes de la literatura mundial. Tal es el caso de prólogo desde La Celestina por Ferran de Rojas. Está construido en verso y con las iniciales de cada uno de los versos es posible juntar la frase «El bachiller». Luis Tovar y Antonio de Lofraso son otros autores que han hecho uso del acróstico en sus obras.

Afición con las letras

Un acróstico es una afición que consiste en descubrir palabras para formar otras.

El acróstico como afición

Se llama acróstico, en su lugar afición que invita a descubrir, siguiendo determinadas indicaciones, las palabras que, colocadas en una columna, permiten formar otras palabras o una expresión con las letras iniciales.

Aunque puede decirse que el acróstico como juego tiene algunas similitudes con el Crucigrama, es fácil distinguirlos en sus formas más puras, puesto que mientras este último se presenta como una cuadrícula donde confluyen varias palabras escritas en horizontal o vertical, el acróstico suele consistir en una lista de palabras, todas con el mismo significado , alineadas de modo que uno de sus letras sirve para formar la palabra o frase que también se llama acróstico. En ambos casos, el proceso pasa por descubrir cada palabra a través de sus definiciones.

Un ejemplo de acróstico de afición es el siguiente:

Averigua el nombre del color respondiendo lo siguiente peticiones y uniendo las letras iniciales de cada respuesta:

1. ¿Qué animal es Mickey Mouse? Ratón.
2. ¿Qué enfermedad padece una persona con sobrepeso? Obesidad.
3. ¿Cuál era el primer nombre de Lennon, el músico que compuso los Beatles? Juan.
4. ¿Cuál es el acrónimo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte? Nacido.

Combinando las iniciales se resuelve la incógnita del acróstico: ROJO.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario