Cuarenta candidaturas optan al Príncipe de Asturias de Investigación

La Fundación Príncipe de Asturias ha nombrado a sus 40 candidatos al Premio Príncipe de Asturias de Investigación 2020. Las candidaturas elegidas son iniciativas individuales o colectivas, cuyos autores han realizado contribuciones destacadas a la ciencia, la tecnología y la innovación en áreas como la medicina o la biología; las matemáticas o la física; la ingeniería y la tecnología; la economía o las ciencias sociales; la educación y la psicología.

Las candidaturas elegidas, individuales o colectivas, han sido seleccionadas por un Comité Asesor formado por diez expertos en diferentes aspectos del conocimiento, cuya opinión minoritaria puede incluirse como informe complementario. El premio de este año está dotado con 50.000 euros, una escultura de Joan Miró donada por el artista y un diploma.

Las candidaturas son propuestas por las ocho universidades españolas.

  • Las candidaturas son propuestas por las ocho universidades españolas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MNCYT) el Consorcio Iberoamericano de Enseñanza de la Ciencia y la Tecnología (ISTEC), las Universidades de Oviedo y Salamanca, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL).
  • Los miembros del jurado serán elegidos entre reconocidos científicos de toda Europa, como Stephen Hawking y Dorothy Hodgkin.
  • Se encargarán de evaluar cada candidatura en base a tres criterios: mérito científico; reconocimiento internacional; impacto social.

La innovación como motor del crecimiento económico ha sido uno de los temas principales en los que se basa la investigación para encontrar nuevas soluciones y anticiparse a las crisis futuras, así como mejorar las situaciones actuales.

Para ello, es fundamental valorar los trabajos que buscan esclarecer los mecanismos de las enfermedades, aumentar nuestra comprensión de los ecosistemas o aportar más conocimiento a la sociedad en temas como la seguridad alimentaria.

La Fundación Príncipe de Asturias, en su deseo de contribuir al debate sobre cómo la investigación puede ser un motor de crecimiento económico, ha decidido conceder este premio dotado con un millón de euros anuales. Está destinado a proyectos que contribuyan directa o indirectamente a mejorar el conocimiento de los fenómenos naturales o de los aspectos relacionados con la humanidad.

La innovación como motor del crecimiento económico ha sido uno de los principales temas en los que se basa la investigación para encontrar nuevas soluciones y anticiparse a futuras crisis, así como para mejorar las situaciones actuales. Para ello, es fundamental valorar los trabajos que buscan esclarecer los mecanismos de las enfermedades, aumentar nuestra comprensión de los ecosistemas o dotar a la sociedad de más conocimientos en temas como la seguridad alimentaria.

Más allá de sus aplicaciones técnicas, la investigación también puede ayudarnos a entender cómo pensamos, creamos o desarrollamos nuestras emociones.

En este sentido, es importante reconocer las iniciativas que nos permiten explorar cuestiones relacionadas con la adquisición del lenguaje o la toma de decisiones.

Más allá de sus aplicaciones técnicas, la investigación también puede ayudarnos a entender cómo pensamos, creamos o desarrollamos nuestras emociones. En este sentido, es importante reconocer las iniciativas que nos permiten explorar cuestiones relacionadas con la adquisición del lenguaje o la toma de decisiones.

La investigación en estos campos requiere la integración de métodos de diferentes disciplinas y el uso de recursos tecnológicos.

Conclusión

Los Premios Príncipe de Asturias de Investigación son una oportunidad para reconocer las contribuciones de algunos de nuestros mejores científicos e investigadores. Su trabajo es sumamente importante porque nos ayuda a desarrollar nuevas ideas, a encontrar soluciones a problemas cotidianos y a aportar más conocimientos sobre cuestiones como la seguridad alimentaria.

Deja un comentario