¿Cuándo empezaron la matemáticas?

Desde hace miles de años, los seres humanos se preguntan lo mismo: ¿cuándo empezaron las matemáticas? Es una pregunta sencilla que ha dado lugar a algunas respuestas fascinantes. De hecho, algunos investigadores proponen que el pensamiento matemático está tan arraigado en nuestros cerebros que siempre lo hemos tenido -¡y siempre lo tendremos!

¿Cuándo desarrolló el ser humano los conceptos de suma, multiplicación, división, etc.?

¿Cuándo empezaron las matemáticas?

Para responder a esta pregunta es importante saber que el ser humano existe desde hace cientos de miles de años. Las pruebas más antiguas que se conocen de herramientas humanas de piedra se remontan a hace 2,6 millones de años, y hay fósiles de homínidos que probablemente eran Homo erectus (la primera especie del género Homo) de hace unos 1,8 millones de años. No fue hasta hace poco tiempo en términos evolutivos (hace unos 2 millones de años) que desarrollamos la capacidad de caminar erguidos, liberando nuestras manos para otros usos como la fabricación de herramientas, la caza y la cocción de alimentos en el fuego, lo que nos dio una ventaja significativa sobre otros animales en la explotación de sus recursos mientras ellos todavía estaban limitados por sus capacidades físicas. Los humanos han sido capaces de contar números desde al menos 100.000 años antes de Cristo, cuando utilizaban marcas de conteo en los huesos de los animales para llevar la cuenta de los animales del rebaño o de las posesiones (por ejemplo: «Tengo 5 ovejas»). También hay pruebas de que eran capaces de resolver problemas matemáticos sencillos, como duplicar cantidades, desde el año 50.000 a.C., cuando estos pueblos tallaban muescas en palos que podían utilizarse como contadores que representaban cantidades, como parejas de animales o cuencos llenos de semillas de grano cosechadas en los campos cercanos.

¿Cuáles son las herramientas utilizadas en las matemáticas?

Puede que pienses que necesitas una calculadora de lujo o alguna tecnología avanzada para hacer matemáticas, pero la verdad es mucho más simple: usamos nuestro cerebro y nuestras manos.

  • El cerebro es el lugar de donde proceden todos nuestros pensamientos e ideas, y es también donde se produce la mayor parte del pensamiento matemático. Cuando escribimos una ecuación en un papel, lo que estamos haciendo es crear una especie de mapa para que nuestro cerebro lo siga al resolver problemas.
  • A continuación, viene la mano -seguro que has oído antes que ayuda tener «buena letra». Pero, ¿cómo ayuda esto? Bueno, en primer lugar, escribir las ecuaciones nos da algo concreto frente a nosotros; algo que podemos mirar en lugar de imaginar las cosas dentro del ojo de nuestra mente. Y en segundo lugar (y quizás más importante), ser capaces de dibujar lo que queremos decir hace que las cosas sean más claras, tanto para nosotros como para los demás, que podrían no entender lo que se nos pasa por la cabeza a primera vista.
  • Después de utilizar estas dos herramientas juntas -nuestro cerebro combinado con representaciones del mundo real, como trazos de bolígrafo sobre papel- tenemos todo tipo de formas diferentes

¿Existen pinturas rupestres de carácter matemático?

¿Sabía que las primeras pinturas rupestres matemáticas conocidas proceden de Francia y España? Tienen unos 30.000 años de antigüedad. Los dibujos son simples bocetos de puntos, líneas y triángulos.

¿Cómo se enseña a contar a un cazador-recolector neolítico?

¿Cómo se enseña a contar a un cazador-recolector neolítico? Pues no hace falta. Contar es una habilidad humana natural, que todos los niños aprenden en cuanto pueden hablar. Los niños pueden empezar a contar de varias maneras:

  • Contar con los dedos es probablemente la forma más fácil de que un niño empiece. Pueden utilizar la mano derecha y luego la izquierda, empezando por el «uno» en cada dedo hasta llegar al «cinco» en el dedo meñique de cualquiera de las dos manos (o el número que ellos decidan). A continuación, repiten este proceso utilizando ambas manos simultáneamente y continúan contando hacia arriba en múltiplos de cinco hasta llegar a diez. Por último, pasan al 20 -que no requiere ningún truco o técnica especial- y van subiendo añadiendo otro cinco cada vez que quieren llegar a otro número; ¡esta técnica les permitirá aprender fácilmente los números hasta el 100 en poco tiempo!
  • Otro método para enseñar a los niños cuántos dedos tienen en las manos consiste en omitir algunos números: en lugar de empezar del 1 al 5, como hace la mayoría de la gente cuando cuenta de 5 en 5 (o incluso de 10 en 10), los profesores pueden empezar desde el 6 hasta el 9, para que los alumnos que no sepan cuántos dedos tienen en total sepan dónde está cada número dentro de cada serie. Este sistema puede parecer una locura a primera vista, pero una vez que alguien lo ha utilizado suficientes veces se convierte en algo natural…

¿Cómo hicieron los antiguos griegos sus avances matemáticos?

¿Cómo lograron los antiguos griegos sus avances matemáticos?

No sabemos exactamente cómo y cuándo empezaron las matemáticas, pero podemos fijarnos en lo que lograron los primeros matemáticos. Los griegos desarrollaron sus matemáticas resolviendo problemas sobre cosas que sucedían a su alrededor y luego aplicaron sus soluciones a otros problemas. Los primeros registros escritos que se conocen de las matemáticas griegas se remontan a alrededor del año 600 a.C., cuando Tales de Mileto calculó la altura de una pirámide midiendo su sombra a diferentes horas en diferentes días durante su construcción (descubrió que la altura de una pirámide era una sexta parte de la longitud de su base).

Otros logros de los primeros griegos son:

  • Un método para calcular raíces cuadradas utilizando progresiones geométricas (aunque este método no siempre es fiable).
  • La resolución de ecuaciones cuadráticas mediante progresiones geométricas y métodos similares a los actuales

¿Quiénes eran los antiguos matemáticos?

Hay muchos matemáticos de la antigüedad cuyo trabajo sigue influyendo en las matemáticas modernas. Dos de los más importantes fueron Euclides y Arquímedes.

Euclides de Alejandría (florecido hacia el año 300 a.C.) está considerado el padre de la geometría porque estableció un marco para la geometría que ha perdurado hasta hoy. Su obra Elementos sentó las bases de la geometría plana y sólida y fue escrita en 13 libros: Definiciones, postulados, nociones comunes, geometría plana, números irracionales; sobre los sectores; geometría sólida; divisiones en partes iguales o iguales; sobre los triángulos; porismos relativos a los círculos u otras líneas curvas (fundamentos); datos relativos a los polígonos, cuadriláteros equiláteros como los romboides con lados congruentes (fundamentos); sobre las paralelas (fundamentos).

Arquímedes también estuvo activo durante este período de tiempo y muchos lo consideran uno de los más grandes matemáticos de la historia porque hizo importantes contribuciones a las matemáticas, incluyendo técnicas aritméticas como la extracción de raíces utilizando círculos tangentes que nos permiten calcular las tasas de interés compuesto basadas en períodos compuestos continuos en lugar de sólo períodos anuales o mensuales como los que utilizamos hoy en día sin tener en cuenta los períodos compuestos de más de un año, por lo que si usted no tiene en cuenta estos factores, su tasa será incorrecta en un 1-3% dependiendo de la frecuencia con la que desea que se compone por semana / mes etcétera lo que significa que si alguien quiere que su préstamo de coche pagado más rápido, entonces tienen que establecer los pagos automáticos cada pocos meses en lugar de sólo una vez al mes, porque si alguien no establece los pagos automáticos cada pocos meses, entonces van a terminar pagando más intereses en el tiempo lo que significa que si queremos que nuestro préstamo pagado antes, entonces debemos establecer los pagos automáticos cada pocos meses en lugar de esperar hasta que no hay nada que debe antes de comenzar a hacer estos pagos de nuevo.»

¿Cómo pudieron resolver problemas tan difíciles sin ordenadores ni calculadoras?

  • ¿Cómo pudieron resolver problemas tan difíciles sin ordenadores ni calculadoras?

La respuesta es sencilla. Utilizaron sus mentes, sus manos y su imaginación. Esto incluía la intuición: utilizar lo que ya sabían sobre matemáticas para encontrar respuestas que parecían imposibles. También significaba creatividad: pensar fuera de la caja cuando se trataba de entender nuevos conceptos o resolver problemas. Y las experiencias de estos matemáticos en el pasado les ayudaban a entender cómo funcionan las cosas hoy (y viceversa). Por último, tenían conocimientos de situaciones actuales que les ayudaban a predecir cómo se comportaría la gente en situaciones similares también en tiempos futuros.

¿Cómo eran como personas? ¿Cómo pensaban y sentían?

Estaban muy interesados en el mundo natural. Eran curiosos y creativos. Les apasionaba su trabajo y se interesaban por las estrellas, los planetas y la luna. También se preguntaban cómo funcionaban las mentes humanas.

¿Hacia dónde van las matemáticas ahora? ¿Qué es lo próximo para nuestra comprensión del Universo y de nosotros mismos?

Las matemáticas son una disciplina viva y en evolución. Es el lenguaje de la ciencia, pero también nos da forma como seres humanos de maneras que son difíciles de ver. Las matemáticas se han utilizado para predecir el futuro e investigar nuestro pasado.

El campo de las matemáticas seguirá creciendo mientras haya nuevos problemas que resolver. Mientras quede algo por descubrir, podemos esperar nuevos descubrimientos matemáticos durante años.

Apenas hemos desvelado el principio de nuestra comprensión de los conceptos matemáticos.

A medida que sigamos explorando el mundo que nos rodea, descubriremos nuevos conceptos y verdades matemáticas. Apenas hemos empezado a comprender la inmensidad de nuestro universo y de nosotros mismos. Nuestro futuro nos deparará, sin duda, descubrimientos matemáticos aún más asombrosos que no sólo explican nuestro mundo, sino que nos ayudan a entender cómo vivir en él.

Conclusión

Apenas hemos desvelado el comienzo de nuestra comprensión de los conceptos matemáticos. Las matemáticas son un tema tan amplio, con tantas facetas que explorar. Cuanto más aprendemos sobre nosotros mismos y sobre nuestro Universo, más compleja se vuelve nuestra comprensión, ¡y esto es apasionante!

Deja un comentario