¿Cuándo descarga una nube?

Las nubes son una de las vistas más comunes y hermosas del cielo. Las hay de muchas formas, tamaños y colores. Y pueden decirnos mucho sobre lo que ocurre en la atmósfera. Pero, ¿cómo se forman las nubes? ¿Adónde van? ¿Cuándo aparecen? ¿Y cuánto tiempo permanecen en el lugar donde vives? En este artículo exploramos estas cuestiones, explicamos algunos aspectos básicos de las nubes y detallamos lo hermosas que son estas efímeras volutas.

Nace una nube.

Una nube nace cuando el vapor de agua se condensa en gotas o cristales de hielo. El enfriamiento del aire es necesario para que se formen las nubes, y puede ocurrir de muchas maneras diferentes.

Las nubes pueden formarse a partir de diferentes tipos de masas de aire a medida que se desplazan por una región. Por ejemplo, una masa de aire que se desplaza por el océano puede contener mucha humedad; este aire cálido y húmedo se calienta al pasar por la tierra y luego se enfría de nuevo al llegar a zonas más elevadas. A medida que este aire frío y húmedo asciende y se enfría de nuevo, forma nubes que producen precipitaciones (como lluvia o nieve) a su paso por una zona denominada línea de borrasca.

Las nubes pueden coalescer.

Las nubes pueden coalescer. Esto ocurre cuando pequeñas gotas de agua en el aire se unen para formar una gota más grande. La gota más grande se vuelve lo suficientemente pesada como para caer en forma de lluvia o nieve. El proceso de coalescencia es la razón de la mayor parte de la formación de nubes, incluidas las que producen precipitaciones.

La condensación también puede hacer que las nubes se conviertan en máquinas de hacer lluvia y nieve al recoger el vapor de agua de la atmósfera inferior y liberarlo en lo alto de tu cabeza (o donde quiera que estés).

¿Qué altura tienen las nubes?

La capa más baja de la atmósfera, donde se encuentran la mayoría de las nubes, se llama troposfera. Esta parte de la atmósfera terrestre se extiende desde la superficie hasta unos 10 km por encima del nivel del mar y contiene alrededor del 80% de toda la masa atmosférica. La estratosfera se encuentra por encima y se extiende hasta 50 km por encima del nivel del mar en la mayoría de las regiones.

Las nubes calientan el planeta de diferentes maneras.

Las nubes son una parte fundamental del sistema climático de la Tierra, pero a diferencia de los gases de efecto invernadero, tienen efectos tanto de enfriamiento como de calentamiento.

Las nubes reflejan la luz solar hacia el espacio, lo que puede enfriar el planeta. Sin embargo, también absorben el calor de la tierra y de los océanos (así como de los gases de efecto invernadero), lo que tiene un efecto de calentamiento en las temperaturas globales.

Las nubes están compuestas por pequeñas gotas o cristales de hielo suspendidos en el aire; se forman cuando el vapor de agua se condensa en partículas de la atmósfera conocidas como núcleos de condensación de nubes (CCN). La temperatura a la que se produce este fenómeno depende de varios factores: uno de los principales es si hace suficiente calor para que las moléculas de agua se evaporen en vapor: si usted está de pie en un día gélido sin nubes y su aliento se condensa en forma de niebla alrededor de su boca, pero no se congela realmente porque no hace suficiente frío en el exterior para que se fusionen en gotas lo suficientemente grandes como para que las veamos contra nuestra piel o ropa… Eso significa que ni siquiera había humedad en el aire exhalado por nuestro cuerpo. Sin niveles de presión de vapor de agua lo suficientemente altos en nuestra atmósfera (lo que requeriría una evaporación mucho mayor de la que tendríamos si nuestro planeta estuviera cubierto completamente por océanos), no quedaría nada después de exhalar, excepto el dióxido de carbono».

¿Cuál es la diferencia entre un cirro y un cúmulo?

Los cirros son el tipo de nube más común que se ve en el cielo. Son conocidos por su aspecto puntiagudo y a menudo aparecen como una capa por encima de otras nubes. Aunque pueden verse en todo el mundo a cualquier hora del día, los cirros son especialmente prominentes al amanecer y al atardecer, cuando colorean el cielo con tonos rosados o rojos.

Los cirros se forman cuando el aire caliente sube a zonas más frías donde se enfría rápidamente y se congela en cristales de hielo. Esto ocurre con más frecuencia cerca de las montañas o colinas porque hay menos fricción entre el aire caliente que fluye sobre ellas y el aire frío que se encuentra debajo, lo que significa que el aire caliente fluye más rápido sobre estas zonas de lo que lo haría si no hubiera montañas cerca.

La flotabilidad de las gotas de las nubes determina su altura.

Cuando oiga hablar de una nube, es poco probable que lo haga en el contexto del almacenamiento informático. Es más probable que vea las nubes como una imagen en una pantalla o como gotas de agua flotando en el aire. Pero en estas masas esponjosas hay más de lo que parece: ¡están hechas de agua líquida!

Las nubes se forman por condensación, es decir, por la conversión del vapor gaseoso en líquido. Para que se produzca la condensación, un objeto debe estar lo suficientemente frío y húmedo como para que su temperatura sea inferior al punto de rocío (la temperatura a la que se produce la saturación). Puede parecer complicado, pero hay muchas formas cotidianas de experimentar este fenómeno de primera mano: piense en cómo se forma el sudor cuando su cuerpo se enfría demasiado rápido durante un ejercicio intenso o cuando sale a la calle en invierno con su chaqueta caliente sin llevar ningún calentador de manos como fuente de calor de reserva.

La flotabilidad de las gotas de las nubes determina su altura y, en última instancia, el tiempo que permanecerán en el aire antes de volver a caer sobre la superficie terrestre o marina.

Las nubes también se iluminan por la noche.

Las estrellas que se ven por la noche no siempre son visibles. Algunas están ocultas tras las nubes. Las nubes pueden estar iluminadas por la luz de la luna, las auroras australes o los relámpagos. Estas luces no brillan en el suelo. Brillan dentro de la nube.

Los eclipses solares y lunares cambian la forma de las nubes al atardecer.

La luz del sol es filtrada por la luna cuando se desplaza por delante del sol, provocando un eclipse solar total. La luna puede bloquear la luz del sol hasta 7 minutos. Como nuestro satélite natural es unas 400 veces más pequeño que el sol y está unas 400 veces más lejos de nosotros, este fenómeno puede crear una sombra bastante grande.

Las nubes son importantes para el tiempo y el clima.

Las nubes son importantes para el tiempo y el clima. En esta lección has aprendido que las nubes cambian de forma y color según el tiempo. Pueden ser peligrosas, pero también son hermosas. Las nubes están formadas por gotas de agua o cristales de hielo que se forman a diferentes alturas en la atmósfera.

Conclusión

Las nubes son una parte integral de nuestro tiempo y clima. Pueden ser hermosas, pero también desempeñan un papel crucial para mantenernos frescos. La próxima vez que veas una nube en el cielo, no hay por qué tener miedo, sino tomarse un momento para apreciar su belleza.

Deja un comentario