¿Cuál es la temperatura del Sol?

El Sol es la estrella que se encuentra en el centro del Sistema Solar. Es una esfera casi perfecta de plasma caliente, con movimiento convectivo interno que genera un campo magnético mediante un proceso de dinamo. Es, con mucho, la fuente de energía más importante para la vida en la Tierra. Su diámetro es de unos 1.390.000 km, es decir, 109 veces el de la Tierra, y su masa es unas 330.000 veces la de la Tierra. El Sol representa aproximadamente el 99,86% de la masa total del Sistema Solar. Desde el punto de vista químico, unas tres cuartas partes de la masa del Sol están compuestas de hidrógeno; el helio constituye la mayor parte de su masa restante (alrededor del 25%).

El Sol es la estrella que se encuentra en el centro del Sistema Solar.

Sabes que el Sol es una estrella. Pero lo que quizá no sepas es que también es el centro de nuestro Sistema Solar. La Tierra y los demás planetas orbitan alrededor del Sol en un sistema llamado «elipse», que básicamente significa que orbitan alrededor de un círculo imaginario en lugar de viajar en línea recta por el espacio.

El Sol lleva ardiendo unos 4.600 millones de años, y seguirá ardiendo durante otros 5.000 millones de años antes de que se le acabe el combustible de hidrógeno en su núcleo y comience a morir, convirtiéndose en una estrella enana blanca.

Es una esfera casi perfecta de plasma caliente, con movimiento convectivo interno que genera un campo magnético mediante un proceso de dinamo.

El Sol es una bola de plasma formada por gas y partículas. El gas del interior del Sol convecta hacia arriba, mientras que el material de la superficie fluye hacia fuera. Esto crea campos magnéticos que se extienden hacia el espacio, y forman parte de algo llamado heliosfera, que es como una burbuja alrededor de nuestro Sistema Solar.

¿Qué tiene de especial el plasma? Bueno, conduce la electricidad como lo hace un metal, pero también tiene iones que están cargados con una carga positiva o negativa (o ambas), por lo que cuando las moléculas chocan entre sí hay un potencial eléctrico entre ellas que puede medirse como diferencias de voltaje entre puntos de la esfera, ¡como la forma en que una corriente eléctrica puede fluir a través de cables conectados a baterías y bombillas!

Es, con mucho, la fuente de energía más importante para la vida en la Tierra.

Puede que hayas oído que el Sol es una estrella, pero probablemente no sepas lo que eso significa. Una estrella es un objeto astronómico con luz y calor propios, mucho mayor que la Tierra pero relativamente pequeño en comparación con otras estrellas. El Sol es una de los miles de millones de estrellas de nuestra galaxia, que incluye planetas como Júpiter, Saturno y Neptuno.

La temperatura de la superficie del Sol varía en función de la distancia a la que nos encontremos (cuanto más lejos estemos de algo caliente o frío, más frío se siente).

Su diámetro es de unos 1.390.000 km, es decir, 109 veces el de la Tierra, y su masa es unas 330.000 veces la de la Tierra.

El diámetro del Sol es de unos 1.390.000 km, es decir, 109 veces el de la Tierra, y su masa es de unas 330.000 veces la de la Tierra.

Representa aproximadamente el 99,86% de la masa total del Sistema Solar.

El sol representa aproximadamente el 99,86% de la masa total del Sistema Solar.

Químicamente, unas tres cuartas partes de la masa del Sol están compuestas por hidrógeno, mientras que el resto es mayoritariamente helio.

Puede que sepas que el hidrógeno y el helio son los dos elementos más ligeros, pero ¿sabías que también son los más abundantes? De hecho, constituyen más del 99% de toda la materia del universo.

El Sol está compuesto en su mayor parte por hidrógeno, aproximadamente tres cuartas partes de su masa. También tiene una pequeña cantidad de helio (alrededor del 1%), a la que nos referiremos en un minuto.

Gran parte de este helio se creó por fusión nuclear en el Sol

El helio del Sol se creó por fusión nuclear en el Sol. Así es como se fusiona el hidrógeno en helio en estrellas como nuestro Sol u otras estrellas de la secuencia principal.

De hecho, los elementos más abundantes en nuestro Universo son el hidrógeno y el helio, ¡hasta el punto de que constituyen más del 99% de toda la materia! Esto significa que si pudiéramos eliminar de alguna manera todos estos elementos del espacio (una tarea realmente difícil teniendo en cuenta que no hay forma de deshacerse de ellos), ¡sólo quedaría un 0,01% de todo lo demás!

El resto se creó por espalación de rayos cósmicos, y tiene una composición isotópica muy parecida a la del helio primordial.

La espalación de rayos cósmicos es el proceso de creación de núcleos de helio por la colisión de rayos cósmicos de alta energía con otros núcleos. También es responsable de la creación de otros elementos en el universo.

El resto fue creado por espalación de rayos cósmicos, y tiene una composición isotópica muy similar a la del helio primordial.

El Sol es una estrella de la secuencia principal de tipo G, según su clase espectral, y se le designa informalmente como una enana amarilla.

El Sol es una estrella de la secuencia principal. Su luminosidad es de aproximadamente 4,6 GigaWatios[2] y su masa total (incluyendo las capas exteriores) es de 1,989×109 toneladas métricas[3]. Su temperatura superficial es de 5500 K[1]. La fotosfera del Sol tiene un grosor de entre 10.000 y 12.000 km[4] y genera energía a razón de 3,846×1026 W,[5][6] principalmente a través de la fusión nuclear de núcleos de hidrógeno en helio[7][8].

La temperatura del núcleo del Sol acabará alcanzando los 15 millones de Kelvin cuando se convierta en una gigante roja[9].

La temperatura del Sol es muy variable, pero su núcleo alcanza los 15 millones de grados centígrados.

El Sol es una estrella de la secuencia principal de tipo G, lo que significa que es una enana amarilla. El núcleo del Sol alcanza los 15 millones de grados Celsius.

Conclusion

La temperatura del Sol es muy variable, pero su núcleo alcanza los 15 millones de grados centígrados.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario