Cromosomas

Los cromosomas son estructuras ubicadas en el núcleo de la célula que contiene la información genética. Su nombre alude a la idea de un “cuerpo de color”, y su etimología deriva de la palabra griega chróma, que significa “color”, y soma, que significa cuerpo.

Su razón nominal es realmente muy sencilla. Se los llama así porque los cromosomas se impregnan totalmente con algunos colorantes utilizados para teñir muestras biológicas. Este hallazgo hizo que los primeros científicos en observarlos los llamaran literalmente “cuerpos coloreados”.

Estructura y función de los cromosomas 

Los cromosomas homólogos son células divididas que se han duplicado y expandido hacia otras células. En tanto, la separación de los dos juegos hacia las correspondientes células hijas es dirigida por las fibras del citoesqueleto.

Por su parte, las moléculas de ADN que conforman al genoma humano (o el de otros organismos) no se encuentran libres en las células. Sería poco práctico y muy caótico, algo así como tener metros de cable sueltos, enredados y sin organizar en una gran caja.

Es gracias a los cromosomas que las moléculas del ADN se mantienen empaquetadas de forma organizada, lo que facilita el funcionamiento del genoma y su correcta transmisión al momento de la división celular.

En los cromosomas, la estructura y la función son indesligables la una de la otra. Por ejemplo, la actividad del ADN, es decir, cuáles genes se expresan y cuáles no, depende exclusivamente de la manera cómo acceda la molécula del ADN a las proteínas que participan en dicha expresión de los genes.

Características de los cromosomas 

Una cualidad esencial que define las características de los cromosomas es que no siempre se presentan con la misma estructura. La mayor parte del tiempo se mantienen desplegados, al igual que una larga fibra de ADN con proteínas.

La forma en X en la que se suele relacionar y se manifiesta únicamente durante un corto periodo de la división celular. No obstante, ese corto lapso de tiempo resulta muy importante ya que, en esa etapa, se vuelven imprescindibles para que el material hereditario se distribuya correctamente entre las células hijas durante la división celular.

El nucleosoma

La estructura de cada tipo de cromosoma está fuertemente organizada y es producto de diferentes niveles de compactación, donde el nucleosoma representa a la unidad fundamental del ADN y consiste en un fragmento de doble cadena de longitud fija, que rodea a un núcleo de ocho proteínas llamadas histonas.

Cada nucleosoma se mantiene conectado al siguiente por un fragmento de ADN, formando una cadena de nucleosomas similar a un collar de perlas. Este nivel de compactación es el que permite que el ADN pueda copiarse durante la replicación, o expresar sus genes a través de la transcripción.

En el nivel posterior de compactación, la cadena de nucleosomas se enrolla formando un solenoide. Así, los solenoides se compactan nuevamente en fibras de 300 nm, que pueden llegar a un nivel todavía más alto de condensación hasta dar lugar a los conocidos brazos de los cromosomas.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario