Cree un espacio exitoso: un momento y un lugar para la productividad

¿Tiene actividades de alta prioridad que no están sucediendo? ¿Te preocupa que se hagan, pero parece que no encuentras el tiempo? La forma en que diseñe su espacio ayudará a implementar estas tareas. Desafortunadamente, las actividades «importantes» para nuestro negocio y la productividad de la vida a menudo requieren disciplina personal. Cosas como: lectura, estudio, investigación, administración, seguimiento, escritura, clasificación, archivo, facturación, etc. Si bien estas actividades son importantes, a menudo no se atienden hasta que son urgentes. Cuando nos encontramos operando en el cuadrante urgente, por lo general hacemos menos y nos sentimos estresados, presionados y abrumados. Operar desde este lugar provoca BAJA productividad. Con tantas demandas, ¿cómo puedes ser más productivo?

La productividad ocurre cuando hacemos lo que es importante de manera enfocada y eficiente. En nuestro grupo de Estudio Bíblico, discutimos tener un lugar «sagrado» para nuestro tiempo devocional diario. Si bien esto es algo que HE hecho por mi negocio y mi vida, NO lo había hecho por mi tiempo personal de estudio de la Biblia. Había sido una vieja intención que nunca sucedió. Me obligó a hacer esto por mí mismo y también revisar la importancia que tienen los AMBIENTES diseñados. Los espacios diseñados mejorarán tu productividad.

¿Qué actividad, cuando se realiza con regularidad, aumentará su productividad y resultados generales? Elija uno que sea IMPORTANTE para que lo logre, pero que parece terminar a la mitad, postergar, nunca lograrlo o simplemente olvidarlo. Elija una actividad que sea la misma y vuelva a ocurrir. Lectura. Llamadas telefónicas. Estudiar. Elija algo que sea importante hacer regularmente y cree un espacio que sea significativo y beneficioso.

Sigue estos 4 pasos para diseñar un entorno productivo para hacerlo realidad.

1) ¿POR QUÉ? Sepa por qué esto es importante para usted y conviértalo en una rutina (hábito). Cree una estructura que su cuerpo recordará instintivamente y también regresará. Cuando pase el «punto», pensará: «Oh, tengo que…». Cuando se siente allí, pasará al piloto automático y comenzará a realizar la tarea. La postura de su cuerpo puede ayudar a que su mente se mantenga enfocada. Si se sienta a devolver llamadas telefónicas en una pila de papeles, frente a sus correos electrónicos, mirando el polvo en su escritorio, le resultará difícil concentrarse en la tarea IMPORTANTE que se ha propuesto hacer.

2) ¿DÓNDE? Elige un lugar al que irás cada vez que hagas esto. Piense en qué tipo de espacio necesita para concentrarse y realizar la tarea. ¿Necesita una superficie para escribir, quiere sentirse cómodo (sentarse en un sofá o en un lugar cómodo), quiere sentirse lleno de energía (sentarse junto a la luz o el aire fresco), necesita un teléfono o una computadora? Determine la mejor ubicación para realizar esta tarea donde pueda minimizar la distracción y mantenerse concentrado.

3) ¿QUÉ? Reúna sus herramientas. ¿Qué necesitas para hacer esta tarea? ¿Qué te inspirará? ¿Qué vas a hacer? ¿Qué apoyos o indicaciones necesitas? Cosas como un reloj, un posavasos para su bebida, una cita o foto de motivación, un cuaderno (tome notas o haga una lista de las cosas que se nos vienen a la mente mientras se enfoca), bolígrafo, libros, teléfono, planta, etc. Ponga todas sus herramientas para esta actividad en este único lugar, para que no pierdas el tiempo reuniéndolos o distrayéndote en tu camino para hacer esto. Deje las herramientas allí para que pueda hacer la actividad de forma rápida, fácil y sin esfuerzo cada vez que vaya a este lugar.

4) ¿CUÁNDO? Elija un tiempo constante para estar en este lugar. Si es tiempo de lectura o estudio profesional, tal vez sea a las 7 AM cada mañana. Decide cuánto tiempo lo harás. Establece un cronómetro para mantenerte encaminado. Te quedas ahí hasta que suena el beeper. Es difícil al principio, pero disciplínese para honrar este tiempo para su importante tarea y se convertirá en un hábito y una realidad.

Cuando tiene una rutina, un lugar, un tiempo y un sistema para esta actividad de «productividad», es más probable que se logre. Otras exigencias, crisis y urgencias del día no se interpondrán en tu camino. Un sistema que incluya todos los aspectos de su entorno lo guiará, inspirará y protegerá contra convertirlo en un deseo e intención que nunca se implementa. ¡Tómese 10 minutos y configure el suyo hoy!

Deja un comentario