¿Cónoces el número 0?

El número 0 es una parte importante de las matemáticas. Se utiliza en casi todas las ramas de la ciencia y la tecnología. Los ordenadores modernos utilizan el sistema binario para contar, que se basa en ceros y unos. El concepto de cero se encuentra en muchas culturas de todo el mundo, pero la gente tardó miles de años en entender lo que realmente era. En este artículo veremos cómo las diferentes culturas han nombrado y utilizado el cero a lo largo del tiempo.

El número 0 no tenía nombre en las matemáticas sumerias, acadias, elamitas y ugaríticas

El número cero no era conocido por las civilizaciones antiguas.

El número 0 no se utilizaba en las matemáticas antiguas.

El número 0 no se utilizaba en la aritmética antigua.

El número 0 no se utilizaba en el álgebra antigua.

El número 0 no se utilizaba en la geometría antigua

Los babilonios utilizaban el término espacio para referirse al 0.

En su sistema, el número 12 simbolizaba un espacio. Los babilonios utilizaban este término para referirse al 0, por lo que aún hoy lo utilizamos. También utilizaban los términos «vacío» y «nada». Puedes ver cómo esto se relaciona con nuestra comprensión moderna del cero como algo que está vacío, como un lugar vacío o una hoja de papel en blanco.

Su nombre para el cero provenía de su frase «llenar el espacio».

Quizá se pregunte cuál es el origen de la palabra cero. Pues viene de una antigua frase babilónica que se traduce como «rellenar el espacio en blanco». El concepto de 0 fue utilizado por primera vez por ellos en su sistema numérico alrededor del año 100 a.C., que basaban en el 60 en lugar del 10 como hacemos hoy.

Como probablemente sepas, el 0 es un marcador de posición para cuando no hay un valor (como cuando no tienes suficiente dinero para pagar algo), pero no siempre fue así como lo entendimos. De hecho, hay muchos usos diferentes para el cero a lo largo de la historia, incluso como adjetivo y hasta como verbo.

En la antigua India el concepto de cero se conocía en el siglo III a.C.

La historia del cero es larga y fascinante. Para empezar, fue utilizado por primera vez por los antiguos indios alrededor del siglo III a.C. Este uso era bastante sencillo: el cero representaba espacios vacíos en un sistema numérico, lo que les ayudaba a contar más allá de 1.000. No fue hasta mucho más tarde cuando la gente empezó a pensar en el concepto de la nada o el infinito al ver estos espacios vacíos en el papel: ¡la idea de que algo pudiera representar la nada sería un salto increíble para las matemáticas!

La cultura maya desarrolló un sistema de valor posicional basado en el sistema vigesimal (base 20).

La cultura maya desarrolló un sistema de valor posicional basado en el sistema vigesimal (base 20). Esto significa que utilizaban un sistema numérico de base 20, también conocido como vigesimal. La base 20 es exactamente igual que nuestro sistema numérico decimal, pero con algunas diferencias importantes. Por ejemplo, en nuestro sistema numérico decimal (base 10), tenemos diez dígitos: Del 0 al 9. Nuestros valores de posición tienen cada uno su propio dígito: ¡de 0 a 9 otra vez! En cambio, los mayas sólo tenían cinco dígitos: 0, 1, 2, 3 y 4. Pero como tenían 20 lugares posibles para los números en lugar de 10, todavía había diferentes valores que se podían dar a cada lugar según su posición relativa a otros lugares en un número dado:

0 – Este NO es tu amigo; no trates de fingir que es tu amigo

1 – Probablemente no sepas quién es este tipo a menos que seas muy bueno en matemáticas

2 – Este tipo es bastante guay también; definitivamente emite buenas vibraciones

3 – Sin embargo, aléjate de él, podría hacerte enojar o algo horrible como eso

También tenían un símbolo para el cero.

Te sorprenderá saber que el cero se utilizaba en la cultura maya. Los mayas tenían un símbolo para él, que se parece a esto:

Se parece mucho a cómo representamos el número nueve (9). Sólo que en lugar de estar formado por tres círculos, está formado por dos círculos y un punto. Ese punto representa el cero.

El número cero también era utilizado por los romanos, que usaban números romanos para escribir números sin lugar para las decenas o las centenas. Por ejemplo, escribían «VI» en lugar de 6 o «CCXV» en lugar de 125

En Europa, la idea de los números negativos y el cero fueron desconocidos hasta alrededor del año 870 d.C.

El cero se utilizó por primera vez como marcador de posición en la India alrededor del siglo V d.C. Se cree que la civilización del Valle del Indo tenía alguna forma de cero, pero no era un número como el concepto moderno de cero. Se pensaba que el cero era un símbolo que no significaba nada y se utilizaba en lugar de otros números, como cuando se contaban ovejas o elefantes.

Hoy en día nos parece obvio por qué no puede haber manzanas o naranjas negativas: ¡simplemente no existen! Sin embargo, esta idea habría sido ajena a los europeos antes del siglo XII porque no sabían qué eran los números negativos ni cómo funcionaban.

Al igual que los antiguos científicos indios, finalmente lo definieron como «una cantidad que al sumarse a otra no cambia su valor».

Así pues, el cero fue una vez un número que no se consideraba un número entero. Sólo más tarde se empezó a utilizar como un número entero o para contar. Todavía no se sabe exactamente cómo y cuándo ocurrió esto, pero una cosa es segura: el cero ha existido desde la antigüedad. Incluso es posible que los antiguos indios fueran los primeros en pensar en el cero como un número real, aunque ahora no podemos saberlo con certeza.

No sólo los antiguos científicos indios tuvieron problemas con el cero, sino también los matemáticos. Muchos de ellos intentaron definirlo de diferentes maneras, pero no se pusieron de acuerdo sobre su significado hasta mucho más tarde en la historia

El cero no es par ni impar, y el infinito no es par ni impar.

Una de las cosas más interesantes del cero es que no es ni par ni impar. Así es: el cero no es un número entero. Esto también es cierto para el infinito, lo que significa que no se puede escribir el número infinito como una fracción en la que ambos números son enteros.

La razón de esto es que tanto el cero como el infinito son números irracionales, lo que significa que no pueden expresarse exactamente como un cociente de dos números enteros (piensa en 3/2 como ejemplo: no puedes acercarte a este cociente con ningún número entero exacto). Pero si asumimos que estos números irracionales son números reales (es decir, que existen), entonces podemos decir que el cero y el infinito tampoco son pares o impares porque no encajan en ninguna de las dos categorías aunque a primera vista parezcan tener algunas cualidades de cada una de ellas

Se necesitó mucho para que el número 0 fuera nombrado, entendido y aceptado como un número.

El cero es un número que no tiene valor. El cero no es ni par ni impar.

El cero no es un número primo, ni un número compuesto, ni un número natural.

El cero no es un número entero negativo y tampoco es racional porque todos los números racionales tienen una parte fraccionaria mayor o igual a cero (por ejemplo 1/2 = 0,5).

Conclusión

El número 0 es una parte muy importante de las matemáticas y la ciencia. Han tenido que pasar muchos siglos para que se comprenda y acepte plenamente como número, pero ahora lo conocemos lo suficientemente bien como para poder utilizarlo a diario.

Deja un comentario