¿Cómo se convierte en fósil un dinosaurio?

Cuando piensa en fósiles, probablemente se imagina un hueso de dinosaurio en un antiguo paisaje desértico o los restos de una antigua criatura marina. En realidad, el término «fósil» se refiere a cualquier evidencia que haya quedado de un organismo que vivió hace mucho tiempo. Los fósiles pueden adoptar la forma de rastros fósiles (como las huellas), fósiles corporales (como los huesos) e incluso moldes (que son huellas dejadas por plantas o animales). ¿Pero cómo se forman estos diferentes tipos de fósiles? Todo comienza con las rocas sedimentarias.

Los fósiles son los restos de plantas y animales antiguos conservados en la roca.

Un fósil son los restos de una antigua planta o animal conservados en la roca. Los fósiles pueden consistir en materia orgánica o mineral, que puede estudiarse para conocer el pasado. Los fósiles se encuentran en las rocas sedimentarias, que se forman mediante la deposición de arena y otros sedimentos por el viento, el agua y el hielo.

Los fósiles pueden quedar atrapados en capas de lodo en el fondo de lagos y arroyos durante miles o incluso millones de años antes de ser cubiertos por más capas de sedimentos (llamadas estratos). Las capas se apilan hasta quedar enterradas en el subsuelo, donde están protegidas de la erosión del viento y la lluvia.

Cuanto más tiempo pasa una capa enterrada debajo de otras, más antigua se vuelve; por eso, si se excava en una formación rocosa muy por debajo del nivel del suelo (llamada sótano), se encontrarán fósiles que estuvieron enterrados allí hace mucho tiempo, cuando esas rocas se depositaron hace miles o millones de años.

Hay tres tipos principales de fósiles: de rastro, de cuerpo y de molde y fundición.

El primer tipo de fósil se denomina fósil traza. Los fósiles de rastro se crean cuando un animal deja pruebas de su presencia, pero el propio animal no se conserva de ninguna manera. Por ejemplo, imagina que visitas la casa de un amigo y ves una gran huella en su jardín que fue hecha por algún tipo de criatura (pero no un dinosaurio real). Esto se consideraría un rastro fósil porque nos muestra que algo estuvo allí y por dónde pasó, pero no sabemos exactamente qué tipo de animal hizo la huella ni cuánto tiempo hace que vivió.

Los moldes son otro tipo de fósil común con muchas formas: moldes, coladas y coprolitos (más adelante se habla de ellos). Los moldes se forman cuando un organismo muere y su cuerpo se descompone con el paso del tiempo hasta el punto de que sólo su envoltura exterior queda lo suficientemente intacta para su conservación mediante la mineralización o la petrificación. Si esto ocurre bajo ciertas circunstancias ambientales -por ejemplo, si hay demasiada lluvia o agua presente- entonces esos minerales pueden rellenar todos los huecos disponibles dentro de cualquier hueco que exista entre los huesos/dientes/etc., ¡creando lo que parece una «pintura» que cubre nuestro esqueleto original!

Los fósiles se encuentran en las rocas sedimentarias

Si alguna vez has observado rocas o tierra al microscopio, habrás notado que las diferentes capas de roca parecen páginas de un libro viejo. Esto se debe a que las rocas sedimentarias se forman cuando los sedimentos se depositan en el agua, como el lodo o la arena de los arroyos y lagos. A medida que estos materiales caen al fondo de las masas de agua, se comprimen en capas cohesivas con el tiempo. A lo largo de millones de años, estas capas acaban comprimiéndose lo suficiente como para formar una roca sólida.

Cuando se produce la fosilización en las rocas sedimentarias, los minerales rellenan los huecos entre otros elementos como el carbono o el calcio que se encuentran de forma natural en su entorno (o que se añaden posteriormente mediante procesos químicos). Por ejemplo, los fósiles que se encuentran en el interior de las pizarras suelen contener un material orgánico negro llamado querógeno -un precursor del petróleo- que se forma cuando la materia vegetal se descompone bajo el agua. Del mismo modo, los fósiles encontrados en la piedra caliza suelen contener depósitos químicos como cristales de calcita y dolomita formados por procesos naturales como la meteorización y la evaporación a lo largo de millones de años.

Cuando un organismo muere, puede caer en un pantano o zona acuática.

Cuando un organismo muere, puede caer en un pantano o zona acuática. Si el organismo muere en un pantano o zona acuática, se conservará en el sedimento. Esto se debe a que las bacterias que viven en estos entornos no son capaces de descomponer la materia orgánica tan rápidamente como lo hacen en tierra.

Dependiendo de la rapidez con que el material sea enterrado por más sedimentos, se puede evitar la descomposición.

La velocidad a la que se entierra el material puede tener un impacto significativo en sus posibilidades de fosilización. Si se entierra rápidamente, estará menos descompuesto y será más probable que conserve su forma original. Esto puede ocurrir en zonas con aguas rápidas que arrastran sedimentos a mares o lagos poco profundos donde hay pocos lugares para que los cadáveres enterrados se descompongan.

También es posible que los materiales se fosilicen sin estar enterrados en absoluto, especialmente si quedan atrapados por el agua que fluye bajo la superficie de un río o lago, donde permanecen inalterados hasta que vuelven a quedar expuestos cuando los ríos cambian de curso con el tiempo.

Con el tiempo los restos pueden convertirse en combustibles fósiles como el carbón, la turba y el petróleo.

Los combustibles fósiles son una fuente de energía no renovable que tarda millones de años en formarse. Los restos de animales, plantas y otros organismos pueden convertirse en combustibles fósiles como el carbón, la turba y el petróleo. Los combustibles fósiles son una buena fuente de energía porque contienen mucha energía química almacenada. Los combustibles fósiles han sido utilizados por la gente por su valor calorífico desde la prehistoria, pero no son renovables porque no pueden regenerarse en escalas de tiempo humanas.

La fosilización requiere condiciones poco frecuentes. Por esta razón, sólo una pequeña fracción de los organismos antiguos se convierten en fósiles.

La fosilización requiere condiciones poco frecuentes. Por esta razón, sólo una pequeña fracción de los organismos antiguos se convierten en fósiles. La mayoría de los organismos no se fosilizan.

Los fósiles son los restos de plantas y animales antiguos conservados en la roca.

Los fósiles son los restos de plantas y animales antiguos conservados en la roca. Pueden encontrarse en rocas sedimentarias como la caliza, la arenisca y el esquisto. Cuando un organismo muere, puede caer en un pantano o zona acuática donde queda rápidamente enterrado por los sedimentos (materiales que forman el suelo). Con el tiempo, estos sedimentos forman capas de roca sedimentaria. Otros fósiles comunes son los mariscos conservados dentro de sus conchas y las huellas dejadas por los dinosaurios hace millones de años.

Los tres tipos principales de fósiles son: los fósiles de rastro (huellas), los fósiles de cuerpo (cuerpos) o los fósiles fundidos (moldes). Un fósil de molde se produce cuando los minerales se filtran a través de los poros de los huesos para crear una impresión que se puede ver hoy en día.

Conclusión

En resumen, la fosilización es un proceso que se produce a lo largo del tiempo y en el que intervienen muchos factores, entre ellos el tipo de roca en la que se enterró el organismo. Las rocas sedimentarias, como la arenisca y la caliza, son ideales para conservar los fósiles porque tienen poros por los que puede fluir el agua. Sin embargo, las rocas como el granito no contienen estos huecos, por lo que es posible que no puedan conservar su material orgánico el tiempo suficiente antes de que se deteriore por completo o se erosione por completo su superficie

Deja un comentario