Cómo practicar la puntería con juegos para niños

Practicar la puntería con un juego es algo que puede proporcionar horas y horas de diversión, además de ejercitar una destreza que resulta útil para el desarrollo. Muchos de los juegos con los que los niños son capaces de entretenerse durante horas, sobre todo al aire libre, están relacionados con la puntería.

Los juegos con dianas, armas de juguete y similares tienen múltiples beneficios para los más pequeños. Contribuyen al desarrollo del sistema locomotor, a la sincronización cuerpo-mente y a ejecutar movimientos de manera precisa y rápida.

Además, los juegos de puntería están frecuentemente pensados para jugar en parejas o grupos. Por lo tanto, contribuyen a la socialización, a la competencia sana e incluso al desarrollo de estrategias útiles para ganar.

Cómo mejorar la puntería de los niños de forma divertida

Vistos los juegos de puntería para niños, es momento de elegir uno divertido con el que puedan ejercitar dicha capacidad. No tienes que quedarte solo con uno, hay mucho donde elegir. Es más, estamos seguros de que te sentirás tentado a jugar con ellos, y hay más de un adulto que saca su gen más competitivo y no distingue amigo de enemigo ni aunque se trate de niños.

1. Diana de velcro

Es uno de los juegos de puntería para niños más clásicos. Si solo puedes hacerte con uno, es el que más te recomendamos, por su sencillez, su versatilidad y lo económico que resulta.

La dinámica es simple. Por un lado, tienes la superficie redonda que es la diana, hecha con pelo enroscado y con casillas que contienen números en su interior. Por el otro tienes la pelota, recubierta con tiras de ganchos diminutos que son el velcro. Se trata de lanzar la pelota e intentar que quede enganchada en la diana y, a ser posible, en las casillas que dan más puntos.

Una vez estéis en faena, y viendo lo divertido que es, se trata de buscar las variaciones para que no cese la diversión: retrasar la línea de tiro para ponerlo más difícil, jugar a dar siempre en la misma casilla, que gane el jugador que más puntos acumule o el que menos, etc.

2. Pistolas de bolas de aire

No todos los juegos de tiros infantiles son iguales y Nerf lo demuestra con Hovering Target. Es un juego de lo más original, pues consiste en derribar bolas que están flotando en el aire disparando unos bastones de plástico con la pistola. ¡Como lo lees!

El dispositivo principal está dotado con cuatro conductos de aire que, al expulsarlo, mantienen suspendidas en el aire cuatro bolas ligeras. Con una pistola de juguete, se trata de ir disparando para tratar de derribar las bolas, y puedes ajustar la velocidad de los conductos de aire para ponerlo más fácil o más difícil.

3. Juego de bolas y vasos

Es un juego para adultos, en realidad, pero se puede adaptar. Las noches de fiesta dan para muchos, y es posible que hayas jugado alguna vez a intentar colar bolas en vasos de bebida. Bebe quien acierta o quien falle, según las ganas de fiesta que haya.

A partir de ese juego de dinámica tan sencilla, se han creado sets como el de Party Pongo, que tiene 18 piezas: seis vasos de plástico normales, seis copas, tres pelotas de color amarillo y otras tres de color rosa. La versión con niños tendrá que ser un poquito más light, obviamente, pero seguro que se divierten tanto como los adultos. Y, de camino, podrás convertirte en el mejor anfitrión de las fiestas en casa.

4. Canasta y balón de baloncesto

Si tenéis jardín o patio, la canasta de baloncesto es uno de los accesorios que no pueden faltar. Esta actividad física va más allá de entrenar la puntería: mejora la coordinación, aumenta la resistencia, desarrolla la agilidad, agudiza los reflejos, promueve la salud cardiovascular, mejora la concentración, etc.

También se necesita puntería, claro, pues ya se sabe que gana quien más veces es capaz de pasar el balón por el aro o por la red, y desde cuanto más lejos mejor. Con suma rapidez, el niño tendrá que calcular la distancia y medir bien la potencia para encestar.

5. Juego de ping-pong

Si creías que el pimpón no forma parte de los juegos para tener puntería te equivocas de cabo a rabo. Si no tienes puntería, ¿cómo vas a conseguir que la pelota bote en la mesa? Si crees que es fácil, agarra una pala y comienza a jugar, que mientras nosotros nos acomodamos con palomitas para reírnos un rato.

Si has visto competiciones de jugadores experimentados, entenderás por qué el tenis de mesa mejora la velocidad de coordinación, la concentración y hasta la memoria. Es uno de los juegos más entretenidos que existen, y lo notarás en tu estado de ánimo. ¡Incluso quema calorías!

 

Practicar la puntería con un juego tiene beneficios a nivel locomotor o en la sincronización cuerpo-muerte, y además resulta muy divertido para los niños y para los adultos. Las dianas, las armas de juguete, las bolas o disciplinas deportivas como el baloncesto y el pimpón son solo algunos ejemplos. ¿Se te ocurre alguno más? ¡Visita nuestra tienda para que no te falten las ideas!

 

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario