¿Cómo nos protegemos de los rayos?

Por mucho que nos guste el verano, no siempre es una estación agradable. Sin embargo, las tormentas pueden producirse en cualquier momento del año, incluso en pleno invierno. Por supuesto, es probable que no pienses en tormentas cuando hace menos de un día de frío. Pero los rayos siguen siendo un peligro, independientemente de la estación del año en la que te encuentres. Aquí tienes algunos consejos útiles sobre cómo protegerte de los rayos cuando estás al aire libre durante una tormenta:

Evita el agua.

  • Evita el agua. El agua es un conductor, por lo que si la tocas mientras hay un rayo cerca, la electricidad viajará por tu cuerpo y te dará una descarga. Por lo tanto, evite en la medida de lo posible el agua estancada o en movimiento. Esto incluye charcos, arroyos, ríos y lagos (pero no estanques ni piscinas, ya que están diseñados para ser seguros).
  • Evita las zonas con muchos árboles. Si se aproxima una tormenta, aléjate de las zonas con muchos árboles altos, ya que éstos pueden atraer los rayos hacia sí mismos en lugar de golpear el suelo, donde podrían dañar a las personas o los edificios cercanos.
  • Evita las zonas con mucho metal. Cuando un rayo cae sobre algo de metal (como un poste de una valla), la electricidad viaja a lo largo de ese objeto hacia la tierra antes de extenderse en todas las direcciones como las ondas de un estanque (de ahí que se les llame «ferrocemento»). Así que evita tocar cualquier objeto de metal durante las tormentas eléctricas.

Suelta los artículos de metal.

Para evitar que los rayos salten hacia ti, es importante que sueltes todos los objetos metálicos. Cuando cae un rayo, la electricidad intentará saltar desde el objeto metálico hasta ti y a través de tu cuerpo. Dejar caer un objeto metálico al suelo evitará que la electricidad te alcance, separándote de él.

Si no puedes deshacerte de un objeto a tiempo y te cae un rayo directamente:

  • ¡No corras al exterior! De todas formas, es probable que no vayas a ninguna parte porque correr o incluso moverte puede causar daños internos, ya que nuestros músculos se contraen cuando recibimos una descarga, lo que podría provocar un paro cardíaco u otras lesiones graves. Además, las tormentas eléctricas no siempre terminan rápidamente: puede tener tiempo después de ser alcanzado por un rayo antes de que se produzca otro que podría alcanzar a las personas cercanas que están paradas cerca de donde vieron lo que sucedió antes (como un estacionamiento). Por ejemplo: La primera vez que me cayó un rayo fue mientras estaba en el trabajo; mis compañeros de trabajo salieron después, pero ninguno resultó herido a pesar de haber estado fuera durante otra tormenta más tarde esa misma noche – ¡y tampoco ningún cliente que estuviera presente durante nuestra experiencia!

Aléjate de los árboles aislados. Los rayos suelen caer sobre los objetos más altos, por lo que si está junto a un árbol, es posible que le caiga un rayo.

  • No te pongas debajo de un árbol o a menos de 9 metros de cualquier charco de agua, como un lago o estanque. El agua puede conducir la electricidad y facilitar la electrocución por un rayo.
  • No se sitúe cerca de objetos metálicos, como vallas, barandillas, postes y cables, ya que podrían conducir la electricidad hacia su cuerpo si un rayo cae cerca de donde usted se encuentra.
  • Si un rayo cae lo suficientemente cerca como para causar daños en dispositivos electrónicos como teléfonos móviles u ordenadores -y si es seguro que lo haga- apague sus dispositivos y desenchúfelos hasta que sean reparados por un experto en reparaciones eléctricas[1].

 Agáchese y cúbrase los oídos.

Si está en el suelo durante un rayo, esto es lo que debe hacer:

  • Agachar la cabeza y taparse los oídos. Si es posible, ponte en cuclillas sobre las manos y las rodillas con la cabeza metida debajo. Esto le ayudará a protegerse a usted y a sus órganos vitales de la onda expansiva de electricidad que sigue a un rayo.
  • Quédate así durante al menos 30 segundos después del relámpago, ya que la carga eléctrica que queda en el aire tarda en disiparse lo suficiente como para que no haya peligro de que te vuelva a caer otro rayo cerca (los rayos pueden viajar por el suelo).

Si te encuentras en una zona abierta en la que no hay árboles ni otros objetos altos alrededor -o si esos objetos no están disponibles para usarlos como refugio- intenta acurrucarte en posición fetal. Esto protegerá no sólo tu cuerpo, sino también los objetos que puedan estar a tu alcance: Tu mochila o tu bolso podrían resultar dañados por algunos de estos objetos (como los teléfonos y los ordenadores portátiles), por lo que es importante mantenerlos a salvo mientras todavía funcionan.

¿Y si no hay tiempo para agacharse o hacerse un ovillo antes de que llegue otro rayo? No pasa nada. Sólo tienes que seguir haciendo todo lo anterior hasta que se produzca uno (lo que significa taparse los dos oídos) o llegue alguien que pueda ayudar a guiar a todo el mundo de forma segura lejos de donde se encuentre ahora…

Aléjese del campo de golf.

Los campos de golf son el lugar más común donde caen los rayos. La mayoría de los rayos que caen en los campos de golf se producen en verano. Los golfistas son alcanzados por los rayos con más frecuencia que cualquier otra actividad al aire libre. El lugar más seguro es el interior de un edificio, pero si está atrapado en el campo, he aquí algunos consejos para mantenerse a salvo:

  • Vigila el cielo y fíjate en las nubes de truenos que parezcan oscuras o bajas; eso significa que hay más humedad en ellas, lo que aumenta el riesgo de ser alcanzado por un rayo.
  • Si oye un trueno cerca, deje de hacer lo que esté haciendo y espere al menos 30 minutos después de oírlo antes de reanudar el juego (no olvide que el tiempo que pasa conduciendo hacia y desde el campo cuenta).
  • Sea consciente de su entorno; no se refugie bajo árboles altos o en espacios abiertos donde sea fácil que le alcance un rayo.

¡Arranca el coche!

¡Arranca el coche!

Si estás en un vehículo y un rayo cae a menos de diez millas de tu ubicación, lo mejor es salir del coche y buscar refugio inmediatamente. Sin embargo, si no hay tiempo para ello -o si no puedes salir debido a las condiciones meteorológicas-, al menos deberías arrancar el motor y mantenerlo en marcha. Esto proporcionará una toma de tierra para su cuerpo, reduciendo las posibles lesiones por descarga eléctrica. Además, encender los faros puede alertar a otros conductores en la carretera de que hay un peligro cerca. Si no puedes arrancar el motor (tal vez porque no siempre ocurre), desenchufa todo de su toma de corriente para evitar un cortocircuito; pero quédate dentro hasta que los rayos hayan cesado por completo

No te acerques al suelo.

Los rayos son atraídos por los objetos más altos en una tormenta eléctrica. Si está en o cerca de objetos altos como árboles, postes o edificios, corre el riesgo de ser alcanzado.

  • Manténgase alejado del suelo. Evite estar en o cerca del agua. Evite estar cerca de objetos altos. Aléjese del campo de golf cuando amenace un rayo y no utilice equipos eléctricos como ordenadores y teléfonos móviles hasta que haya pasado el último rayo.

Cuando estés en el exterior, evita ser más alto que el objeto más alto que te rodea y evita estar en o cerca del agua durante una tormenta.

  • Aléjese del campo de golf
  • Alejarse de árboles aislados y charcos de agua estancada.
  • Evite el agua.
  • Suelte objetos metálicos (como llaves, un reloj o joyas). El metal puede conducir la electricidad hacia usted.

Conclusión

Puede que nunca te protejas del todo de los rayos, pero puedes tomar medidas para minimizar el riesgo. Lo más importante es recordar que nunca merece la pena jugarse la vida permaneciendo al aire libre durante una tormenta eléctrica.

Deja un comentario