Cómo hacer que un video pese menos

¿Recuerdas Fraps? Este era un grabador donde podías editar videos con un tamaño muy grande a un tamaño más pequeño y liviano, pero de muy buena calidad.

Un minuto de video podía pesar unos pocos GB (hace 10-15 años era una cantidad enorme). Hoy no se menciona mucho a Fraps, pero el problema sigue siendo el mismo. Por ello, aquí te vamos a contar cómo hacer que un video pese menos sin perder calidad.

 

Problemas del tamaño de los vídeos o películas

No es de extrañar que cuando logramos renderizar una película Full HD en un tamaño de 1920 x 1080 px, aún pese mucho.

Cuando queremos poner una película de este tipo, incluso en nuestro blog, puede llevar un tiempo cargarla, sin mencionar los problemas para mostrarla en el sitio web.

El título puede inducir a error, ya que cualquier acción puede resultar en una pérdida de calidad, pero estamos tratando de reducir este proceso tanto como sea posible.

Por lo tanto, nos gustaría presentarte cómo tratamos de hacerlo, especialmente cuando queremos agregar una película a nuestro sitio web.

¿Cómo reducir el tamaño de un vídeo sin perder calidad?

Hay una salida que nos gustaría destacar desde el principio. Si tienes suficiente tiempo, puedes subir tu video a YouTube y simplemente vincularlo a tu sitio web.

Esta es la solución óptima porque no pierdes calidad en absoluto y no tienes que preocuparte por el espacio en el servidor. Sin embargo, si todavía quieres saber cómo reducir el tamaño del video, te invitamos a seguir leyendo.

Basaremos el artículo en dos programas: Adobe After Effect y HandBrake. Si ya tienes tu video/película lista, iremos directamente a cambiar la configuración de renderizado.

Entronices, pasemos a la configuración de renderizado. Dependiendo del programa en el que estés haciendo tu video, algunas configuraciones deberían duplicarse, por lo que tampoco debería ser un problema.

En cuanto a After Effect, el programa tiene una opción de calidad de video incorporada en su compositor: omitiremos esta opción. Sin embargo, si no te importa la calidad, puedes cambiarla aquí.

Ahora, vamos con la resolución, que es el número de píxeles que están contenidos en una pulgada, de ahí la abreviatura PPI.

Cuantos más PPI haya en nuestra pantalla, más claro se verá el video. Podemos cambiar su valor a la mitad aquí y nuestro video aún se verá decente.

Fotogramas del video

El siguiente valor es el número de fotogramas por segundo del video. Si tenemos la capacidad de ver cada fotograma, dependiendo de cómo lo rendericemos, podemos eliminar cada 4 fotogramas.

Sin embargo, cabe recordar que esto no debe hacerse en videos con poca cantidad de FPS, porque nuestro video registrará un salto visible y no estaremos contentos con el efecto.

También, es clave la duración del video, porque cuando estiramos o estrechamos nuestra película, su conteo de FPS al final cambiará.

Como ya dijimos, cada video consta de fotogramas, por lo que cuando reducimos su duración, el programa no los elimina, sino que trata de rellenarlos lo máximo posible.

Cuando eliminas cada 4 fotogramas y el efecto aun no te satisface, puedes reducir la duración del video, y esto debería mejorar su calidad.

Formato de archivo

Ahora pasemos al formato de archivo. En la pestaña «Loseless» podremos cambiar esta configuración. Normalmente, en muchos programas de edición de videos, esta opción será AVI por defecto. En la opinión de muchos, esta no es la solución óptima.

Siempre elige la opción Quicktime, gracias a la cual nuestro video tendrá la extensión .mov. Este es un formato con el que Windows puede tener un problema: puede que no previsualices la película, pero no tengas miedo, porque no pasó nada con el archivo.

Ahora pasamos al segundo programa, Handbrake. Es un programa gratuito creado por un equipo francés y que puede convertir un video casi cualquier formato de destino. Puedes descargarlo desde su página principal https://handbrake.fr/

El programa tiene opciones muy fáciles de usar, ya que puede exportar videos típicamente, por ejemplo, para subirlos a YouTube.

Una vez que hayamos cargado el video, veremos a continuación una pantalla. De forma predeterminada, el formato está configurado en mp4 y esta vez te aconsejamos que te quedes con ese formato.

En la pantalla podemos ver información básica sobre nuestro video y también podemos encontrar pestañas: dimensiones, filtros, video, audio, subtítulos y capítulos.

Códec

En este caso, en la pestaña seleccionamos Video Codec. Pasamos a la calidad (a la derecha), y podemos mover la barra un poco a la izquierda.

Esta no es una opción que cambiará significativamente la calidad de nuestro video, lo que podría habernos preocupado antes de renderizar. Recomendamos manipular esta barra y verificar si la opción anterior te conviene.

Vamos a los presets. Si vas a publicar tu video en YouTube, hay una opción específica para este tipo de exportación: elegimos la opción Web. Aquí vamos a la pestaña General -> Muy rápido 1080p30.

Todavía necesitamos determinar dónde guardaremos nuestro archivo. podemos cambiarlo en Guardar como, ubicado arriba del pie de página del programa.

Efectos finales

Un archivo .mov que exportes de Adobe After Effects, que pesaba, por ejemplo, casi 2.5 GB, resultará en un archivo de 25 MB. esto es el 1% del valor original del video original. En nuestra opinión, este es un resultado impresionante y sin duda estarás feliz con el resultado.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario