Cómo hacer buenas preguntas para estimular el aprendizaje

Nadie puede saberlo todo en el mundo, por ello, hacer una pregunta es una de las formas más antiguas y efectivas de obtener información. Sin embargo, ¡no todos saben cómo hacerlo!

Entonces, ¿cuáles son los elementos básicos de una buena pregunta? En este artículo, reunimos errores comunes de los interrogadores y consejos útiles para ayudarte a evitar el mismo error y aprendas Cómo hacer buenas preguntas para estimular el aprendizaje.

 

Cómo hacer las preguntas correctas para estimular el aprendizaje

A continuación, te daremos los detalles al respecto:

  • Una buena pregunta no debe limitar la libertad del interlocutor

El propósito de la pregunta no es asegurarse de quien tiene razón, por el contrario, hay que darse la oportunidad de sumergirse en la mentalidad del interlocutor y, posiblemente, equivocarse en los resultados esperados de la conversación.

  • Una buena pregunta siempre invita a la reflexión

Si estamos 100% seguros de algo, entonces no hay razón de hacer una pregunta. Pero, al existir dudas, una buena pregunta siempre puede invitar a la reflexión y a dar las respuestas apropiadas.

  • Una buena pregunta desencadena la reacción de otras preguntas

En otras palabras, una buena pregunta evoca una respuesta emocional y se convierte en el punto de partida de una animada conversación. 

Seguramente, alguna vez te dejaste llevar tanto hablando con alguien, que ni siquiera te diste cuenta de cómo llegaron a hablar de diversos tipos de temas.

  • Una buena pregunta debe formularse sin muchos enfoques

Esto significa que solo puede haber un enfoque por pregunta, no dos, no tres, ¡sino uno! Por ejemplo, fuiste al cine con tus amigos y realmente quieres hablar sobre tus impresiones de lo que viste. Tú podrías preguntar: ¿qué es lo que más te gustó y qué recuerdas de la película?

Aquí hay dos enfoques en esta formulación de la pregunta: Puede que te gustó alguna cosa, pero qué recuerdas de la película es otra muy distinta.

  • Una buena pregunta no debe emitir una agresión y falta de respeto hacia el interlocutor

En principio, todo está claro aquí. En cualquier circunstancia de la vida, ¡mantente amable y positivo, aun haciendo una pregunta!

Importancia de formular correctamente las preguntas

La pregunta correcta es la verdadera clave para «abrir» la puerta a lo desconocido. La capacidad de preguntar, te permite obtener la información más útil y veraz.

Entonces, la pregunta correcta permite:

  • Obtener nueva información.

  • Refinar la información recibida previamente.

  • Demuestra tu opinión o actitud hacia algo.

  • Formular un problema.

  • Hablar con el interlocutor.

Los intentos de formular una buena pregunta desencadenan la actividad mental, obligan a las personas a concentrarse en el tema y orientarse en él, siendo la base de la actividad cognitiva en el aprendizaje.

Muchos maestros están convencidos de que la capacidad de hacer preguntas, es un indicador del conocimiento del alumno y de sus capacidades intelectuales. Además, las preguntas son importantes no solo en los estudios, sino también en la comunicación simple.

En muchos sentidos, dependerá de las preguntas si la conversación llegará a un callejón sin salida o si el tema se desarrollará más. Por eso, es tan importante entrenar y mejorar la capacidad de hacer buenas preguntas para estimular el aprendizaje.

Buenas ideas para las preguntas correctas

Hay varias condiciones bajo las cuales es fácil formular una buena pregunta:

  • Interés sincero

Es importante que el estudiante esté interesado en el tema y que quiera aprender sobre él tanto como sea posible.

Si obligas al alumno a hacer preguntas artificialmente, entonces toda su actividad mental estará dirigida solo a formular al menos alguna pregunta, y en sí será de mala calidad.

  • No hay que conocer la respuesta a la pregunta

Si el estudiante sabe de antemano cuál será la respuesta, entonces no le interesará, ya que no le revela nada nuevo y no le dará nueva información.

  • Ausencia de miedo

A menudo, los estudiantes no hacen preguntas a los maestros sobre un tema de interés, porque tienen miedo de parecer tontos, y no consideran aceptable preguntar nada.

Para evitar esto, es necesario explicarle que la situación en la que no entiende o no sabe algo, es completamente natural, y que tales preguntas, por el contrario, son necesarias en una situación de aprendizaje.

¿Qué hace que una pregunta sea constructiva?

Las preguntas son como una palanca que se usa para abrir una tapa. Si la palanca es corta, apenas puedes abrir la tapa, pero, con una palanca más larga o una pregunta más estimulante, podemos abrirla por completo y mover mejor el contenido.

Al hacer la pregunta correcta, podemos mover todas las soluciones creativas.

Por lo tanto, una pregunta constructiva tiene estos beneficios:

  • Despierta la curiosidad en el oyente y el interlocutor.

  • Estimula una conversación nivelada.

  • Hace pensar.

  • Pone de manifiesto los supuestos subyacentes.

  • Fomenta la creatividad y la búsqueda de nuevos caminos.

  • Despierta un flujo de energía y un impulso hacia adelante.

  • Canaliza la atención y centra la investigación.

  • Mantiene conectado a los participantes.

  • Llega a un nivel profundo en el tema

  • Provoca más preguntas adicionales.

Una pregunta constructiva también tiene la capacidad de “circular bien”, es decir, de ir más allá del ámbito en el que nació, para entrar en una red más amplia de intercambios de conocimientos.

 

Deja un comentario