Cómo guardar archivos multimedia recibidos

¡Vamos a responder la interrogante sobre cómo guardar archivos multimedia recibidos! Este tipo de archivos es bastante común, pues abarca contenidos del tipo: audio, imágenes o videos. Estos archivos suelen ser más pesados que los documentos, además de llegar por canales diferentes.

Curiosamente, estos archivos se han tornado cada vez más frecuentes y se usan por varios motivos: trabajo, fotos tomadas con el móvil, y sobre todo por entretenimiento.

 

Además, estos archivos tradicionalmente se envían como “adjuntos”, pero ahora no siempre es así, ya que se pueden enviar por chats y de modo directo los archivos multimedia. También, se comparten por medios como redes sociales o programas de teleconferencia.

¿Por qué preguntamos cómo recibir los archivos multimedia?

El asunto es que tales archivos se reciben de modo un tanto distinto; no forman parte del contenido textual de un mensaje, por lo que llegan “adjuntos”. Además, muchas veces tienen la opción de solo visualizarlos, por lo tanto, si no los guardamos simplemente se pierden.

¿Cuántas veces se extravían fotos enviadas por medios digitales? También, audios o videos que luego quedan almacenados en un sitio desconocido. Para evitar estos inconvenientes, indicamos algunos tips para guardar adecuadamente los archivos multimedia recibidos.

En WhatsApp

Esta aplicación crea carpetas para sus archivos. En el caso de usar Android, hay una ventaja: se consiguen en la “galería del teléfono móvil”. Esta galería tiene un icono en la pantalla de inicio, el cual abre a varias carpetas entre las que se encuentra WhatsApp.

Aquí hay un detalle importante: hay que configurar WhatsApp para que guarde los archivos. No obstante, los archivos multimedia se abren solo si se abren o ejecutan: si solo se mira la recepción sin abrirlos, no se guardan. Además, se puede configurar guardarlos en una tarjeta extraíble.

También, se pueden guardar manualmente estos archivos en carpetas específicas (no en las carpetas predeterminadas del sistema). Al recibir y visualizar el archivo multimedia, hay que ir a la galería y buscar el archivo. Desde ahí, se mueve a la carpeta que el usuario prefiere.

En Telegram

Es parecido a WhatsApp en muchos aspectos. Tiene una carpeta predeterminada, pero también permite al usuario escoger una carpeta de descarga (tanto en el móvil como en otros dispositivos). Igualmente, los archivos se descargan de modo automático en la galería o carpeta.

Sin embargo, debe estar activada la opción de descarga de archivos. También, los archivos se pueden mandar como “adjuntos”. Por lo tanto, se ven en la App y se descargan para luego reproducirlos. En estos casos, es necesario indicar la carpeta para la descarga.

Por correo electrónico

Muchos archivos multimedia se envían por email. En tales casos, la descarga y guardado de estos archivos no es automática: quedan en el espacio de almacenamiento del correo o solo son “pre-visualizados”.

Algunos consejos son los siguientes:

  • Dar clic en el archivo, que en el caso de correo web siempre llega “adjunto”.

  • Se puede pre-visualizar, pero lo usual es que se abra una opción para guardar el archivo.

  • Cada correo web se puede ordenar para que descargue en una carpeta predeterminada del sistema. Asimismo, se puede elegir donde guardar.

 

Recordemos que estos archivos son pesados. Por este motivo, suelen enviarse comprimidos (con archivos tipo .RAR). Si los archivos llegan comprimidos, toca descomprimirlos para su reproducción. Otra opción es que se envíen por medio de un “link de descarga” de un cloud.

Redes sociales

En las redes sociales se comparte gran cantidad de información. En plataformas como Facebook, Instagram, Tik Tok o Twitter, es factible compartir información multimedia.

Algunos consejos son los siguientes:

  • En estas redes sociales, la información se envía por medio del chat.

  • Cuidado con ciertos archivos multimedia: en redes como Twitter, los videos no se pueden descargar directamente del chat. Es preferible mandarlos como archivos comprimidos.

  • El proceso suele ser lento: el archivo se carga al chat y luego se envía.

  • También, se puede compartir por medio de la propia plataforma. Por ejemplo, etiquetando a la persona en una publicación privada, que solo el receptor de una foto o video puede ver.

  • Estas redes pueden tener carpetas predeterminadas de descarga. En el caso de los móviles, se consiguen en la galería multimedia.

  • Las redes sociales no son las mejores para archivos pesados. Son para videos cortos, o imágenes. Tampoco son las más adecuadas para audios.

Como vemos, las RRSS tienen su propia manera de compartir el contenido multimedia. Debido al constante uso de las mismas, es importante que los usuarios sepan aprovecharlas.

Por medios de teleconferencia

Finalmente; sucede que también se reciben archivos multimedia en plataformas como Zoom, Google Meet o Jitsi.

En tales casos, se suele compartir por el chat el contenido a los participantes. Aquí, cada usuario debe hacer clic en el archivo y descargarlo.

Nuevamente, sucede que esta no es la mejor opción para archivos pesados, aunque sí funciona para una foto o un audio breve.

Deja un comentario