¿Cómo dividimos el tiempo de la Tierra?

Compartimos muchas cosas en la Tierra. Todos somos responsables de nuestro planeta y sus recursos, así como de su futuro. Pero, ¿cómo dividimos el tiempo de la Tierra? Esta es una pregunta que se ha planteado desde que el ser humano comenzó a medir el paso del tiempo.

Un segundo se define por una vibración de átomos de cesio.

En 1967 se adoptaron como unidad de tiempo los 9.192.631.770 periodos de la radiación correspondientes a la transición entre dos niveles hiperfinos del estado básico del átomo de cesio-133. Este segundo se define ahora como exactamente igual a 10^10^27 oscilaciones (o sacudidas) por segundo. Se denomina «estándar de tiempo» porque es utilizado por los científicos de todo el mundo como una forma acordada internacionalmente para medir el tiempo.

Un minuto son 60 segundos.

1 minuto son 60 segundos.

Una hora son 60 minutos.

Utilizamos un sistema de base 60 para medir el tiempo porque funciona. El ejemplo más obvio es el de 60 segundos por minuto, lo que significa que cada hora tiene 60 minutos y cada día tiene 24 horas. Por eso la duración de una hora se mide en minutos y segundos:

  • una hora = 60 minutos
  • un minuto = 60 segundos

Un día tiene 24 horas.

Hay muchas maneras de dividir el tiempo. El método más común es dividir el día en 24 horas. Un día tiene 24 horas y cada hora tiene 60 minutos. Estas divisiones del tiempo se basan en la rotación de la Tierra alrededor de su eje y su órbita alrededor del sol.

El día se divide en dos mitades, la mañana y la tarde. Entre estas dos mitades se encuentra el amanecer, cuando la luz del sol aparece por primera vez en el cielo, momento en el que comienza la mañana (aunque técnicamente aún no es medianoche). Al atardecer termina la noche (aunque técnicamente aún no es medianoche). Durante este periodo de tiempo, desde la salida hasta la puesta del sol, hay 12 horas de luz en las que podemos hacer cosas como leer libros o ver programas de televisión. Tras la puesta de sol llega la noche: 12 horas más de oscuridad en las que puedes ir a dormir o bañarte si quieres.

Un año tiene 12 meses y equivale a 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45 segundos.

El calendario gregoriano es el más utilizado en la actualidad, y fue introducido en 1582 por el Papa Gregorio XIII. Se basa en un ciclo solar, lo que significa que utiliza el movimiento de la Tierra alrededor del sol para determinar cuándo empiezan y terminan los días. El calendario gregoriano también contiene 365 días (o 366 días cada cuatro años), lo que significa que tiene un día extra cada cuatro años, llamado año bisiesto.

Algunas iglesias ortodoxas utilizan una versión modificada del calendario juliano llamada «calendario juliano revisado» o «estilo antiguo» o «estilo olímpico». Estos calendarios cuentan los años a partir de lo que llaman «la creación» (1 d.C.) en lugar del 1 d.C. como hacemos hoy; esto significa que su Año Nuevo cae el 1 de septiembre en lugar del 1 de enero, compensando el tiempo perdido ya que Jesús nació a finales de diciembre según el calendario gregoriano. Esta diferencia significa que los cristianos ortodoxos celebran la Navidad unos 10 días después que los católicos romanos.

Un siglo son 100 años.

Un siglo son 100 años. Un milenio son 1000 años. Un año tiene 365 días, cada día tiene 24 horas y un segundo se define por una vibración de átomos de cesio.

Dividimos el tiempo en la Tierra en pequeñas unidades para poder medirlo y controlarlo todo.

En la Tierra dividimos el tiempo en pequeñas unidades para poder medirlo y controlarlo todo. Por ejemplo, hemos dividido los años en décadas, siglos y milenios. También dividimos los días en horas y minutos.

Incluso subdividimos los segundos para que sean más útiles para medir cosas como la distancia o la velocidad.

Sin embargo, a la hora de la verdad, el tiempo es importante para los seres humanos porque nos permite planificar nuestros días para poder realizar todo lo que hay que hacer en un periodo de tiempo determinado

Conclusión

Así que ahí tienes la respuesta a ¿cómo dividimos el tiempo de la Tierra? La respuesta corta es: utilizando una variedad de métodos diferentes. Cada método tiene sus propias ventajas, pero todos se basan en los mismos principios básicos que implican la medición de los cambios en los ciclos a lo largo del tiempo.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario