Cómo distinguir un huevo cocido de uno crudo

Seguramente alguna vez te habrás preguntado cómo distinguir un huevo cocido de uno crudo. Es posible que, al momento de preparar una receta y necesitas uno o varios huevos, al dirigirte al refrigerador resulta que los huevos crudos y cocidos están mezclados y no sabes diferenciarlos.

En ese caso, ¿sabías que puedes notar la diferencia entre un huevo cocido y uno crudo de forma sencilla? En la actualidad, existen algunas técnicas o trucos que ayudan a diferenciar los huevos cocidos de los crudos, y la mayoría se basan en el sentido común.

Continúa leyendo para más detalles…

 

Algunas técnicas o alternativas para distinguir un huevo cocido de uno crudo

En ocasiones, la incertidumbre suele abrumar a las personas al abrir la puerta del frigorífico y encontrar juntos los huevos cocidos con los frescos. Sí es tu caso y en ese momento no sabes distinguir entre uno cocido y uno crudo, algunas alternativas son las siguientes:

  1. Agitar los huevos

Una de las técnicas más fáciles y usadas para distinguir un huevo cocido de uno crudo, consiste en agitarlos. Para hacer esto, solo deberás tomar los huevos entre los dedos y agitar rápidamente. ¡Seguro notarás la diferencia!

En el caso del huevo crudo, podrás notar sutilmente el movimiento del líquido dentro del huevo, a diferencia del huevo cocido que sentirá sólido mientras es agitado.

  1. Hacer girar los huevos

Una técnica o alternativa algo curiosa pero efectiva, es hacer girar los huevos. Gracias a esta técnica, podrás confirmar de dos formas si el huevo está cocido o crudo.

Lo primero que debes hacer, es poner el huevo en una superficie plana (como un mostrador de cocina) y luego gíralo vigorosamente.

Un huevo cocido girará con más dificultad, es decir más lento, e incluso se parará, mientras que, al girar el huevo crudo con la misma fuerza, este girará rápidamente, pero con una dificultad visible y descoordinada, debido al líquido que contiene en su interior.

Otra forma de diferenciarlos, es tomando el huevo entre los dedos para hacerlo girar, y de esta manera podrás ver la diferencia de velocidad a la que giran ambos huevos.

También, podrás hacerlos girar y luego hacer que se detengan: el huevo cocido dejará de girar, mientras que el crudo continuará girando.

  1. Iluminar los huevos con una linterna

Otra alternativa es iluminar los huevos con una linterna, para lograr diferenciar el estado de los mismos. Apaga las luces de la habitación e ilumina el huevo al poner una linterna al lado del huevo.

Si los huevos se iluminan al poner la linterna, esto significa que está crudo; pero si este se mantiene opaco, significa que está cocido, pues la clara y la yema no permiten el paso de la luz.

Recuerda que un huevo cocido es compacto por dentro y por fuera, mientras que un huevo crudo está hecho de una cáscara dura y un líquido por dentro.

Adicionalmente, cada uno se comporta de manera diferente cuando se centrifuga. Al girar el huevo crudo, ponemos en movimiento la cáscara y el interior permanece inerte.

  1. Poner un huevo en vaso de agua

Poner un huevo crudo en un vaso de agua, es una alternativa para diferenciar un huevo cocido de uno crudo.

Cuanto más fresco esté el huevo, más se acercará al fondo del vaso; mientras que, si el huevo está cocido, este flotará la superficie.

  1. Romper los huevos

Romper los huevos, es decir quitar su cáscara, es una de las alternativas más fáciles para distinguir un huevo cocido de uno crudo.

Si el huevo está cocido al quitar la cáscara, la clara se verá de color blanco; mientras que, si está crudo, inmediatamente saldrá líquido de su interior.

  1. Peso de los huevos

El peso de los huevos es una de las características más significativas que permitirán diferenciar un huevo cocido de uno crudo.

El huevo crudo pesará mucho más que un huevo cocido, pues el interior de este último se volverá uniforme y blando lo hará que este pese menos.

Por otro lado, la cáscara del huevo cocido se vuelve más débil y blanda en comparación a la cáscara del huevo crudo, la cual es más dura, resistente y difícil de romper.

Resumen de las diferencias entre un huevo cocido y uno crudo

En un huevo crudo, la cáscara dura y el líquido del interior se comportan de manera muy diferente. La cáscara se pone en movimiento y la clara y la yema permanecen blandas. Además, el contenido líquido de la cáscara se resiste a girar.

Por otro lado, cuando se detiene el huevo crudo, todavía se moverá ligeramente, pues el interior todavía estará en movimiento debido a su impulso.

A diferencia de un huevo duro, que se detiene rápidamente, porque el interior sólido frena el movimiento y la fuerza de inercia no se ejerce dentro de la cáscara.

 

Deja un comentario