¿Cómo colaboran los astrónomos aficionados con la ciencia internacional?

Los astrónomos aficionados pueden desempeñar un gran papel en el proceso científico. Los astrónomos aficionados no son sólo aficionados que miran las estrellas los sábados por la noche: son personas que aman la astronomía y disfrutan del cielo, pero también quieren contribuir a la ciencia de la astronomía. Tanto si tienes tu propio telescopio como si utilizas uno ajeno, hay muchas maneras de que los aficionados ayuden a la investigación científica.

La principal forma en que los aficionados pueden colaborar con la ciencia es tomando datos.

Los astrónomos aficionados no están tan especializados como los profesionales. Los astrónomos aficionados pueden contribuir a la ciencia tomando datos y analizándolos, interpretándolos o traduciéndolos para los científicos. Un ejemplo de ello es la plataforma Zooniverse, en la que los astrónomos aficionados analizan imágenes del rover Curiosity de la NASA en Marte, o de otros telescopios de todo el mundo. Además de contribuir a la ciencia tomando observaciones de objetos y eventos astronómicos, también pueden ayudarnos a interpretar esas observaciones para aprender más sobre nuestro universo.

La principal forma en que los aficionados pueden colaborar con la ciencia es tomando datos. Los aficionados pueden contribuir a todas las partes de la astronomía, ya sea en la observación, el análisis o la interpretación de los resultados, entre otros

Los aficionados también se esfuerzan por acercar la ciencia al público.

Los astrónomos aficionados también se esfuerzan por acercar la ciencia al público. A menudo ayudan a educar a niños y adultos en escuelas y otras instituciones, y también apoyan eventos como fiestas de las estrellas y conferencias de investigación astronómica. Estos esfuerzos pueden incluir la ayuda a los estudiantes para que aprendan más sobre astronomía a través de actividades prácticas que les permitan ver a través de los telescopios o incluso construir sus propios telescopios; la realización de presentaciones sobre temas como los eclipses solares o la exploración del espacio; y la organización de programas de divulgación, como las fiestas de las estrellas, en las que los astrónomos aficionados montan exhibiciones de equipos para que la gente de la comunidad pueda verlos.

Los astrónomos aficionados también contribuyen en gran medida a la educación ayudando a crear recursos astronómicos disponibles en línea, como podcasts o sitios web que proporcionan información sobre las estrellas y los planetas. Como ejemplo de cómo los aficionados han contribuido directamente a la educación científica, un astrónomo aficionado llamado Bill Keel trabajó recientemente con los miembros del personal de su distrito escolar local en un proyecto educativo llamado «The Sky Tonight», que tiene lugar cada tres años en febrero durante un evento de eclipse lunar próximo (ver abajo).

No necesitas tu propio telescopio.

No hay duda de que tener un instrumento propio es estupendo, pero hay muchas oportunidades de participar en la ciencia profesional sin tener un telescopio. Compartir telescopios con otros astrónomos aficionados es una opción: Puedes salir con un grupo y mirar a través del instrumento de otra persona. Otra posibilidad es utilizar un telescopio equipado con una cámara o un espectrógrafo; estos instrumentos toman fotos o la luz del cielo y la convierten en datos que pueden ser analizados por los científicos. Por último, hay muchos observatorios en todo el mundo que disponen de un gran número de telescopios para uso público (llamados «veladas abiertas»). Entre ellos se encuentran instituciones profesionales de investigación como los observatorios nacionales, así como organizaciones privadas como universidades o planetarios.

Los aficionados comparten sus conocimientos y equipos con los demás.

Los astrónomos aficionados comparten sus conocimientos, equipos y experiencias entre sí. También comparten datos, lo cual es una gran manera de iniciarse en el campo. Algunos aficionados pueden proporcionar regularmente datos de sus propios observatorios, a los que otros pueden acceder a través de Internet. Además, muchos aficionados también contribuyen a estudios organizados que cubren amplias zonas del cielo o buscan determinados objetos (como las supernovas).

Los astrónomos aficionados también han desarrollado sus propias colaboraciones con otros grupos, como los astrónomos profesionales, que necesitan ayuda para obtener observaciones de objetos específicos que no se pueden ver desde donde ellos se encuentran. Un ejemplo es el Catalina Sky Survey (CSS), que fue creado por astrónomos aficionados, pero que desde entonces ha ampliado su alcance más allá de estos individuos; ahora incluye datos de socios de todo el mundo que utilizan telescopios en diferentes lugares, incluyendo el Observatorio Nacional de Kitt Peak, cerca de Tucson, Arizona, Estados Unidos.

¡Los aficionados han descubierto cosas!

Los astrónomos aficionados han contribuido al descubrimiento de planetas, cometas y asteroides. De hecho, te sorprenderá saber que los aficionados han descubierto más de la mitad de los cometas confirmados en nuestro sistema solar. Al astrónomo aficionado David Levy se le atribuye el descubrimiento de dos de esos cometas: El C/1986 H1 (Ikeya-Zhang), que se rompió en fragmentos al atravesar el campo gravitatorio de Júpiter en 1992; y el C/1993 F2 (Shoemaker-Levy 9), que chocó contra la atmósfera de Júpiter como un grupo de 21 fragmentos en 1994.

El asteroide 433 Eros fue descubierto por el astrónomo aficionado alemán Gustav Witt el 31 de marzo de 1898 mientras estudiaba las estrellas por la noche desde su balcón en Berlín. Eros orbita entre Marte y la Tierra cada 1,7 años a una distancia media de 2,6 millones de kilómetros de la Tierra (aproximadamente el doble que Marte). Ha sido visitado por varias naves espaciales a lo largo de los años, entre ellas NEAR Shoemaker durante su histórico encuentro con el asteroide 433 Eros el 12 de febrero de 2000, haciendo historia al convertirse en la primera sonda no tripulada que aterriza en un objeto de este tipo.

Hay muchos otros ejemplos en los que los aficionados han contribuido con su tiempo y esfuerzo al progreso de la ciencia.

Hay muchas maneras de que los aficionados colaboren con los científicos en sus investigaciones.

Los astrónomos aficionados pueden colaborar con los científicos de muchas maneras, entre ellas

  • Tomar datos. Los astrónomos aficionados suelen tomar y analizar datos de los telescopios, incluidos los telescopios de investigación profesionales. Esto permite a los aficionados contribuir a la investigación de los científicos.
  • Acercar la ciencia al público. Muchos astrónomos aficionados son muy buenos explicando conceptos complejos de forma que las personas sin formación científica puedan entenderlos. También pueden utilizar sus conocimientos de astronomía y física para ayudar a desarrollar nuevos productos o mejorar los antiguos (por ejemplo, aplicaciones para smartphones).
  • Compartir equipos y conocimientos con otros astrónomos aficionados de todo el mundo a través de grupos como [la Unión Astronómica Internacional](https://www.iau-networldwide/.

Conclusión

Como puede ver, los astrónomos aficionados son una parte valiosa de la comunidad científica. Tratan de compartir su pasión por la astronomía con los demás y proporcionan datos que ayudan a los científicos a comprender mejor nuestro universo. Si quieres saber más sobre cómo los aficionados pueden colaborar con los científicos, consulta este artículo en Astronomy.com de la Dra. Amy Bizar, astrofísica del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Deja un comentario