Cómo cambiar una Bombilla LED fundida

 

Las bombillas LED son una gran inversión en un hogar u oficina, ya que consumen menos energía, y puedes ahorrar en tu factura de consumo eléctrico.

Además, son bombillas que se mantienen funcionando mucho más tiempo que las bombillas convencionales, por lo tanto, son muy eficientes.

Por otro lado, el calor que emiten cuando están encendidas es muy bajo, y no se comparan a las bombillas comunes.

Adicionalmente, no contienen mercurio, por lo que son amigables con el medio ambiente, y también son resistentes a los factores ambientales como la humedad.

En el mercado actual existe una gran variedad de bombillas LED y lámparas LED, con diseños muy modernos y elegantes.

Hay lámparas que llevan integradas las bombillas LED, porque su estética es muy conveniente. Pero también hay bombillas tipo LED que puedes cambiar tú mismo cuando se hayan fundido.

Si en tu caso quieres saber cómo cambiar bombillas LED fundida, quédate con nosotros y conoce todos los detalles…

Pasos para cambiar una Bombilla LED fundida

Muchas personas están adaptándose poco a poco a este tipo de bombilla por sus grandes ventajas, ya sea en casa, en la oficina o en un negocio.

Además, este tipo de bombillas es muy durable, así que no la cambiarás en mucho tiempo, pero cuando llegue el momento, es necesario que sepas cómo se debe hacer este procedimiento.

Las lámparas que tienen una bombilla LED integrada, no se las podrás cambiar, así que tendrás que comprar otra lámpara; pero la durabilidad de estas lámparas es muy alta, así que no la sustituirás en mucho tiempo.

Esto se debe simplemente, porque este tipo de lámparas usan una matriz LED y no una bombilla.

Pero, si tienes otro tipo de iluminación común con bombillas Led, entonces sí será posible cambiarlas al fundirse.

Pasos para cambiar tú mismo una Bombilla LED fundida:

  • Antes de iniciar el procedimiento, debes cortar la fuente de energía eléctrica por seguridad.

  • En el caso de que sea una lámpara de mesa que usa bombillas LED que no están integradas, sólo tienes que desenchufarla.

  • Luego, desenrosca la bombilla fundida y retírala.

  • Enrosca la nueva bombilla y listo, ya has cambiado tu bombilla LED.

  • Vuelve a conectar la energía eléctrica o enchufar tu lámpara de mesa.

Es igual de sencillo como cambiar las bombillas convencionales, pero debes tener en cuenta estos pasos de seguridad para evitar accidentes.

Tipos de iluminación LED

Las bombillas LED se pueden encontrar en el mercado con distintas formas y potencia de iluminación.

En cuanto a su forma, puedes conseguirlas de tipo redondas: globos, en espiral, esféricas, de vela y con una terminación plana que son las bombillas que se usan para empotrar.

Con respecto a la potencia de iluminación, encontrarás Bombillas LED que varían de los 3000K a los 5000K.

Por ejemplo, si necesitas iluminar un espacio como la cocina, una bombilla con iluminación intermedia de unos 4000K resulta favorable. También debes elegir si quieres luz fría o cálida para el espacio.

Una iluminación alta de 5000K es muy recomendable para espacios como los garajes y los sótanos, los cuales requieren una mayor iluminación debido a que, por lo general, no llega la luz natural a los mismos.

Por último, en cuanto a los salones o habitaciones en hogares e incluso oficinas, pueden optar por la iluminación de 3000K.

Ventajas de las Bombillas LED

Actualmente, las personas están cambiando a este tipo de bombillas debido a sus grandes ventajas.

Dentro de las mismas, la más destacada es la del ahorro en la factura de consumo energético, ya que las bombillas LED consumen muy poca energía eléctrica.

A ver, son ecológicas, es decir, son amigables con el medio ambiente, debido a que no contienen mercurio (un producto muy contaminante).

Por otro lado, su durabilidad es extrema y su vida útil es muy amplia ( unas 10.000 horas de duración), por lo tanto, no tendrás que cambiar tus bombillas LED muy seguido.

Igualmente, son bombillas resistentes, mucho más que las bombillas halógenas, ya que tienen un recubrimiento que las protege de los efectos naturales como la humedad y de los golpes.

Otra de sus ventajas es que emiten muy poco calor, por lo que son convenientes en lámparas de escritorio.

También, la iluminación que brinda es excelente: de acuerdo al espacio que deseas iluminar, puedes elegir entre sus diferentes lúmenes.

En ese caso, puedes elegir entre luz fría, luz cálida y neutra. Igualmente, hay bombillas blancas y de colores, e incluso las luces de Navidad tienen bombillas LED.

Este tipo de productos poseen también una mayor rapidez de encendido, sobre todo si las comparas con las bombillas de alto consumo.

Las bombillas LED son recomendables para estancias de uso frecuente, pero al ponerlas en todo tu hogar, el ahorro de consumo energético se evidenciará rápidamente.

Al tener tantas ventajas, es posible que estés convencido del cambio de tus bombillas convencionales por bombillas LED.

Pero, si no estás convencido del todo, la solución más rápida es que las pruebes y veas por ti mismo sus cualidades.

Vale la pena utilizar este tipo de bombillas, en especial porque durarán tanto tiempo, que se te olvidará cuándo fue la última vez que compraste una bombilla LED.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario