robótica educativa de jaun

Robotica de Jaun

La robótica educativa es un sistema de enseñanza interdisciplinar basada en el uso, diseño, análisis y aplicación de robots y otros componentes electrónicos para potenciar el desarrollo de habilidades y competencias de los alumnos. Aunque estas habilidades se centran en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), pueden abarcar otros campos del conocimiento, como arte, geografía, lingüística o historia, por ejemplo. Se puede aplicar durante todas las etapas educativas, desde primaria hasta los estudios de posgrado.

La robótica educacional para niños puede ser una alternativa lúdica que supone un cambio dentro del proceso educativo clásico, ya que el alumno deja de ser un oyente en la clase para convertirse en protagonista de un juego mientras trabaja en su comprensión sobre la tecnología.

Metodología didáctica en robótica educacional

Los modelos educativos basados en robótica suelen partir de un planteamiento propuesto por el docente a modo de desafío para los alumnos. Para superar este reto los alumnos deben poner en práctica los conocimientos adquiridos en materia de ingeniería, diseño y montaje de partes mecánicas, componentes electrónicos, piezas de sujeción, etc.; e informática, elaborando el software necesario para que el robot ejecute las órdenes correspondientes, con lenguajes de programación que pueden estar basados en iconos para facilitar el aprendizaje de los alumnos más jóvenes.

Esta metodología se basa en la creatividad y la innovación, a partir del aprendizaje por la práctica, ya que serán los estudiantes los que tendrán que encontrar soluciones a los problemas que surjan durante la ejecución de la tarea, siempre con la guía del profesor.

Para que esta disciplina tenga éxito es importante que las propuestas sean motivadoras y fomenten tanto la cooperación y el trabajo en equipo como la autonomía y el desarrollo personal de cada alumno.

Ventajas de la robótica educativa

Además de las ventajas genéricas relacionadas con la educación en un contexto de nuevas tecnologías, como el refuerzo de la motivación, la flexibilidad respecto a contenidos o la creación de un ambiente lúdico, la robótica educativa presenta interesantes ventajas para la formación del alumno.

  • Desarrolla la capacidad de trabajar en equipo, aptitud cada día más necesaria en el ámbito laboral. Los alumnos interiorizan que los objetivos que persiguen son más accesibles trabajando juntos.
  • Fomenta la creatividad y el emprendimiento, entendido como la capacidad de aportar nuevos enfoques y soluciones innovadoras a las dificultades que puedan surgir durante el desarrollo de cualquier tarea.
  • Estimula el aprendizaje por experimentación, a partir del ensayo y error, evitando que el alumno se reprima por el miedo al fracaso y facilitando que aprenda de sus propios errores.
  • Promueve el esfuerzo, la disciplina y el compromiso, hace comprender a los alumnos la importancia de mantener el orden y comprometerse con el proyecto que desarrollan, partiendo de la constancia y la paciencia.

Por otro lado, fomenta el desarrollo de competencias relacionadas directamente con la formación científica y tecnológica, como la asimilación de lenguajes de programación o el estímulo del pensamiento matemático.

Cómo hacer un robot casero

Todas estas aptitudes y conocimientos pueden ser adquiridos por el alumno desde casa gracias a la multitud de artículos relacionados con esta disciplina y para todas las edades que podemos encontrar en el mercado.

  • Los robots para niños hasta los 2 años se centran en movimientos simples, luces y música que el niño puede alternar apretando botones. Sirven para ponerle en contacto con el mundo de la robótica y despertar su curiosidad. 
  • Entre los 3 y 4 años se incorporan audios con cuentos, información genérica, canciones, etc. 
  • En robots para niños de 4 o 5 años comienzan a aparecer códigos básicos de programación, normalmente manejando interfaces muy intuitivas.
  • A partir de los 5 o 6 podemos empezar a utilizar kits de montaje, que permiten construir robots que incorporan sensores de movimiento, adaptadores inalámbricos y otros tipos de controladores. 

A medida que el niño va adquiriendo destreza y experiencia en el manejo de esta tecnología, podemos avanzar en la complejidad utilizando kits más completos y lenguajes de programación más elaborados.

Algunas plataformas en internet (como Scratch o Arduino) presentan proyectos relacionados con la elaboración de hardware básico, placas base (que también podemos simular en el ordenador), y software para programar con distintos niveles de complejidad que permiten crear diseños, animaciones o juegos. De esta forma, podremos construir un robot casero a partir de unas cuantas piezas y un ordenador.

Cómo aprender robótica

Diseñar y construir un robot al que no podemos dar órdenes no tiene sentido. Por este motivo es fácil comprender que robótica y programación son dos disciplinas que deben ir de la mano.

El primer paso para los alumnos debe ser familiarizarse con lenguajes de programación. Podemos empezar por programar en papel cuadriculado, usando plantillas a las que se trasladan diferentes instrucciones. A partir de aquí, es recomendable comenzar con los lenguajes de programación más intuitivos, como Scratch (creado específicamente para niños) y, avanzando en complejidad con Python, IDE de Arduino o C/C++.

Al mismo tiempo, el alumno puede aprender a diseñar, según el planteamiento previo, y ensamblar las piezas que den forma al robot. Llegados a este momento, podría ser interesante para el alumno adquirir ciertas nociones en electrónica relacionadas con la naturaleza de las conexiones o el funcionamiento de circuitos básicos.

Dónde aprender robótica

La robótica educacional es una disciplina cuya demanda está en aumento y cada vez son más los centros educativos de infantil, primaria y secundaria (tanto públicos como privados) que la incorporan a su currículo. Además de los centros de formación reglada, podemos encontrar cursos de robótica en academias especializadas con distintos enfoques para todas las edades.

Asimismo, la oferta de cursos online y plataformas orientadas a la robótica para niños en la red es muy extensa. Estas herramientas pedagógicas, unidas a la gran variedad de kits de montaje que tienes a disposición en La ciencia de Jaun, nos permiten aprender robótica desde casa.

Teniendo en cuenta el constante aumento en la tecnificación de nuestra sociedad, es fácil prever que la demanda de profesionales con capacidades tecnológicas va a crecer con fuerza en el futuro. De esta forma, los niños y adolescentes que incorporen estas aptitudes a su formación tendrán una ventaja significativa a la hora de afrontar su inserción en el mercado laboral.


45 artículos

45 artículos