Cierre contable – Qué es, definición y concepto

EL cierre contable es el proceso que consiste en anular el cuentas de resultados (constituidas por las cuentas de ingresos, gastos, costes de venta y costes de producción) y transferir estas cifras al cuenta de acción respectivos (activo, pasivo y activo). Este cierre le permite conocer el resultado económico del período y cuantificarlos ganancias o el pérdidas.

El resultado del cierre de la cuenta de pérdidas y ganancias debe incluirse en la cuenta de herencia. Esto significa que si los resultados son positivos (beneficios), el balance aumenta, mientras que si los resultados son negativos (pérdidas), la cuenta disminuye.

Resultado económico

El cierre contable permite conocer el resultado económico de un período.

Cómo realizar un cierre contable

Para aclarar o cerrar sus declaraciones de impuestos, debe hacer esto ajustes (amortización del inmovilizado, amortización del inmovilizado intangible, etc.) y reconciliaciones (de cuentas bancarias).

En resumen, el cierre contable prevé, como primer paso, la regularización de las cuentas pasivas y económicas para obtener el resultado de la ejercicio. Esto le permite saber cuánto se ha ganado o perdido durante el período. Entonces, debe ajustar sus cuentas de capital (si aumentó o disminuyó en función de sus ganancias o pérdidas) y finalmente cerrar todas sus cuentas con un saldo de forma que sea cero.

Pueden surgir diferentes problemas con el cierre de las cuentas desde errores en los registros de movimiento. Los más habituales son las publicaciones con valores incorrectos, las publicaciones a cuentas incorrectas (introducir los gastos como ingresos o viceversa) y las transacciones no documentadas (como una compra sin factura).

contabilidad

Cerrar sus cuentas requiere una serie de pasos.

Puede utilizar: Intangible

El paso a paso

1) Haga un balance para comprobar las sumas y los saldos al final del ejercicio contable, que suele ser el 31 de diciembre, que devuelve si la contabilidad ¿es cuadrado o no?. Después de este primer paso, si los hubiere error debe resolverse antes de continuar. Al utilizar programas informáticos, es importante comprobar que las discrepancias son reales y no producto de problemas técnicos;

2) Revíselos todos uno por uno fichas del libro mayor para asegurarse de que no existen errores contables, como olvidar abrir una cuenta de amortización, introducir un importe incorrectamente o saldos no coincidentes;

3) El ajuste debe realizarse para las cuentas que pueden modificar el resultado de la beneficio contable. Las cuentas a analizar son: existencias, inmovilizado, provisiones para gastos y riesgos, disminución de valor de los activos, correcciones de provisiones, operaciones con cargo al patrimonio neto, amortizaciones;

4) Completado el paso 3, ahora puede conocer el archivo resultado antes de los impuestos, es decir, el resto de gastos contables a ingresos contables. Pero para encontrar el resultado impuesto deben realizarse determinados ajustes exigidos por la Ley del Impuesto de Sociedades (este impuesto se calcula multiplicando el tipo impositivo por el beneficio del ejercicio).

Ya estamos en condiciones cerrar el ejercicio; es decir, los cuatro pasos descritos anteriormente permiten regularizar y cerrar el año en curso y abrir un año nuevo. Es muy importante tener una copia de seguridad de toda la información, ya sea utilizada en formato informático o papel.

Véase también: Plan contable

Ayuda informática para cerrar cuentas

Aunque hay un gran número herramientas ordenadores especialmente diseñados para ayudar a los contables en la realización del cierre del ejercicio, como en el pasado no existía alternativa al papel, una buena gestión de las aplicaciones de hojas de cálculo permite automatizar la tarea sin necesidad de adquirir un programa específico .

Sin embargo, uno de los riesgos de realizar nuestras propias tablas es que podemos pasar por alto algunos elementos contables fundamentales y generar errores que saldrán a la luz a la larga.

Continúe en: Cierre

Deja un comentario