Caos

El caos de la mitología es, antes que cualquier cosa, la ausencia de orden. Sin embargo, antes de comenzar a explicar el significado del término, necesario es remover su origen etimológico. En este caso, la palabra deriva del griego, khaos, que era utilizada para referirse a un “abismo absoluto, insondable y oscuro”.

Orden y Caos son las dos caras de una misma moneda. Por ejemplo, decir que el Universo es ordenado implica afirmar que también es caótico. Los sistemas dinámicos poseen comportamientos promedios y caóticos; de este modo, orden y caos se amalgaman, e incluso el orden puede llegar a engendrar su propio tipo de desorden.

Según las más antiguas cosmogonías, se llama así a aquel estado revuelto y confuso en que se encontraban todas las cosas antes de la Creación, como suponiendo un abismo insondable, en el cual se agitaba la materia informe.

La idea de caos 

Por lo general, caos es sinónimo de la falta de orden, a la desorganización o al desconcierto. Algo que es una tragedia carece de lógica, de estructura o de algún tipo de criterio que le permita una adecuada disposición.

Muchas veces, se relaciona también al caos con la completa inexistencia de una autoridad que ponga límites. Por ejemplo, y a modo de suposición, en una empresa renuncian varios directivos. Ante la falta de control, aumenta el ausentismo de los empleados y, en consecuencia, disminuye la productividad debido a la poca disciplina de trabajo.

Dentro del ámbito musical, también se ha utilizado el término. Lo podemos apreciar en la música fractal, pues existe entre ecuaciones matemáticas y teóricas.

Si bien existen teorías que identifican la fractalidad en formas musicales desde hace siglos, esta es una forma musical característica del siglo XX, concretamente, de la década de los años noventa.

Teoría del Caos en las matemáticas y la física 

En el ámbito de las matemáticas y de la física, se llama caos al comportamiento impredecible de distintos sistemas variables de acuerdo a las condiciones iniciales. Se trata de un comportamiento de orden determinista, sin embargo, la apariencia de los fenómenos es aleatoria.

En síntesis, se puede considerar que la teoría proclama que pequeños cambios en las condiciones iniciales generan grandes diferencias respecto al resultado, por lo que una gran mayoría de los hechos y sistemas no resultan totalmente predecibles.

¿Cuándo se produce la Teoría?

La Teoría se origina en la segunda mitad del siglo XX, cuyo precursor fue el meteorólogo y matemático Edward Lorenz. En el año de 1963, Lorenz trabajaba en una serie de ecuaciones que esperaba predijeran el tiempo en la atmósfera, y trataba de ver gráficamente el comportamiento de dichas ecuaciones a través de los ordenadores.

En conclusión, el caos genera orden, y el orden provoca caos, en una sucesión tan infinita como la misma evolución interna de cada ser humano. Es un destructor de lo ya caduco, con tal de dar un nuevo paso adelante en la búsqueda de la perfección.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario