¿Qué son las estrellas fugaces?

Si hay algo que es atractivo y considerado de buena suerte para las personas, es ver en un cielo nocturno una lluvia de meteoros o estrellas fugaces, pero sabes ¿Qué son las estrellas fugaces? Aquí te lo vamos a decir.

Son pequeños pedazos o fragmentos de meteoritos que entran en la atmósfera terrestre a una gran velocidad, estos se van quemando por la fricción que se produce entre sus iones y el aire caliente, van dejando un regazo luminoso a una velocidad por lo que se le llaman comúnmente estrellas fugaces.

Tienen variedad de formas y diferentes brillos, al igual que su recorrido, el cual puede ser o muy corto o muy largo y de este, es que dependerá el largo de su estela. Por la rapidez que llevan se desaparecen muy rápidamente en el cielo, algunas solo duran unos pocos segundos.

Su luminosidad dependerá de la composición química, su luz puede ser de color rojo, verde o azul y el origen de sus partículas se encuentra dentro de los cometas de donde se desprenden y en su recorrido por el espacio va perdiendo material.

El tiempo para que se observen las estrellas fugaces, requiere en primer lugar que el cielo este despejado, hay una lluvia de estrellas fugaces que son muy famosas ya que aparecen en cierta época del año como las Perseidas.

El peligro de estas estrellas dependerá de su tamaño, una estrella de varios kilos no podrá desintegrarse de manera completa cuando entra en la atmósfera terrestre y puede llegar a chocar en la tierra, aquí ya no se habla de un meteorito sino de un meteorito.

Origen y trayectoria

Su origen está dentro de los cometas que surcan el universo, en el año de 1834 que Olmsted y Twining, reconocieron su existencia cuando visualizaron varios objetos que estaban orbitando alrededor de sol de una manera regular y similar como lo hacen los cometas y esta órbita de los mismos, pasaba por la de la tierra.

De igual manera su trayectoria también fue estudiada, y en el año 1800 en Alemania, dos estudiantes hicieron el cálculo de su trayectoria colocando a dos observadores que se encontraban separados a 30 kilómetros de distancia entre ellos anotando el momento en que lo vieron y su dirección.

Se fijaron cuáles constelaciones estaban presentes al momento de la aparición y la fijaron en una carta celeste, lograron determinar que mientras el meteoroide es más grande se podrá ver a bajas alturas. Si es más grande llegará al suelo de la tierra y su velocidad irá disminuyendo hasta que deja de tener luminosidad.

Si es bastante pequeño se irá desintegrando poco a poco hasta desaparecer, pero si es grande al chocar contra la tierra ocasionará una explosión a causa de la comprensión del aire, ya que viene a una gran velocidad, esto sucede debido a que al pasar por la atmósfera no se consume por completo.

Cuando se estrellan en la superficie crean pequeños cráteres y se funden con material de la tierra que luego se enfría y se endurece, y se le da el nombre de tectita. Mientras más grandes son, de mayor tamaño serán los cráteres que formen.

Fenómenos de lluvia de estrellas fugaces

Hay estimaciones de que se pueden ver unos 100 millones de meteoros a simple vista, alrededor de todo el planeta todos los días, este fenómeno se puede apreciar debido a que se originan por partículas que tienen una misma órbita alrededor del sol.

A estos se les llama lluvia de meteoros o de estrellas fugaces, o también pueden ser pequeñas partículas que están orbitando solas y tienen un tipo de órbita aleatoria que se puede decir que son estrellas esporádicas.

En noches oscuras y que estén despejadas pueden ser vistas sin necesidad de usar instrumentos especiales, pero se verán con espacios entre ellos de unos 10 a 20 minutos, pero cuando ocurren las lluvias de estrellas se pueden observar de 10 a 60 por hora, siempre que el cielo esté despejado y sin contaminación.

¿Cuándo se pueden ver?

Como no todas las noches del año son iguales ya que algunas son más despejadas que otras, las estrellas fugaces se podrán ver siempre que la luna no esté en fase llena. La  llamada lluvia de estrellas de las Perseidas sucede entre el 12 de agosto y el 13 de diciembre, donde se pueden ver las Gemínidas.

Se tiene registro que en 1966 y en 1999, sucedieron lluvias excepcionales en un número mayor por hora, correspondientes a la Leónidas. Las lluvias de meteoros  o estrellas fugaces tienen diferentes trayectorias, pero pareciera que vinieran del mismo sitio del cielo.

A este sitio se le ha denominado como el Radiante y se observa por la perspectiva que se forma ya que parece que todos convergen desde ese infinito, el radiante mantiene una proporción de tipo directo con las órbitas de las estrellas fugaces.

A las lluvias de estrellas se les colocaron nombres de constelaciones que se encuentran en el Radiante, entre ellas están las Líridas, Perseidas, Leónidas y Gamma Acuáridas. Estas han sido estudiadas muchos años antes de que se lograra descubrir a cuál cometa se asociaban.

Fue Fred Whipple quien realizó la hipótesis de que este cometa, que ahora tiene su nombre, era el que se disgregaba con mucha lentitud, dejando a su paso la difusión de partículas en su órbita. Él mismo después predijo que éstas se desprendían debido a la velocidad.

Con las leyes de  Kepler se explicó de una mejor manera, ya que esta dedujo que las partículas se van derivando de un lado al otro del cometa y que éstas no seguían su misma trayectoria, por tanto tenían sus órbitas más cerca o lejos del cometa.

La velocidad de las mismas aumentará o disminuirá dependiendo de la distancia en que se encuentre la órbita del sol. El efecto de gravedad de los planetas también puede hacer que éstas se aceleren o que frenen su velocidad. Esta velocidad hace que ellas se presenten casi en las mismas fechas cada año.

El mejor ejemplo de ellas son las lluvias de estrellas fugaces o meteoritos de las Leónidas. La lluvia de las Ariétidas se puede tardar en hacer su descenso en meses diferentes y esto se debe a que su órbita  se puede ampliar o estrechar cuando pasa por el plano de la eclíptica.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados