¿Para qué sirve el tangram?

Si alguna vez te has preguntado para qué sirve el tangram, ese juego chino con siglos de historia, y por qué sigue siendo enormemente popular tantos años después de su invención, estás de suerte, porque tenemos todas las respuestas.

Puede que la clave radique en su sencillez y en los beneficios que aporta al desarrollo infantil, que veremos dentro de un momento y que son muchos y variados.

Qué es un tangram

No me puedo creer que no sepas qué es un tangram. El tangram es un juego muy sencillo formado por siete piezas llamadas tans. Se trata de siete figuras geométricas de diferentes formas y tamaños, que incluyen cinco triángulos de medidas variadas, un cuadrado y un rombo.

Cómo se usa el tangram

Si no sabes cómo se usa el tangram, lo primero que debes saber es que estas piezas vienen acompañadas de un librito en el que se representan las figuras que se puede componer con ellas. Hasta que no tengas uno en tus manos, no vas a ser capaz de imaginar la enorme variedad de resultados que puedes conseguir. Generalmente, el librito consta de dos partes, una en la que las figuras muestran la colocación de las piezas y otra para los más valientes (y mucho más divertida) en la que únicamente te muestran el resultado final. La única premisa es que SIEMPRE se usan todas las piezas.

Dicho así puede parecer muy fácil, pero, ay de ti cuando hayas conseguido formar la figura que te has propuesto y te sobre un triángulo gigante. Pensarás que es imposible, que se han equivocado con tu librito, que el tuyo viene con defecto… No estás solo en esto, todos hemos pasado por ahí, y te digo desde ya, que no, el tuyo no viene con defecto, simplemente tienes que prestar más atención, y ahí es cuando empezarás a entender los enormes beneficios del Tangram.

Para qué sirve el tangram y cuáles son sus beneficios

Los beneficios que este juego aporta al desarrollo infantil son varios.

Mejora la atención

Para resolver las figuras, el niño (y el no tan niño) deberá concentrarse y prestar atención.

Desarrolla la capacidad espacial

Las formas del tangram obligan al niño a familiarizarse con conceptos como el espacio, la simetría, las formas geométricas y las rotaciones espaciales (con esto nos referimos al espacio físico en el que el niño experimenta, no al espacio exterior, nada que ver con astronautas y marcianos).

Desarrolla el conocimiento lógico-matemático

Ayuda a entender y practicar acciones relacionadas con los ángulos, las distancias, los movimientos y la proporción.

Estimula el pensamiento analítico y abstracto

Los niños, a medida que avancen en el juego, empezarán a anticiparse mentalmente a los resultados, lo que hará que fomenten su pensamiento analítico y abstracto.

Fomenta la creatividad

También el niño puede dejar de lado el librito y experimentar por él mismo creando nuevas formas. En esa versión del juego, la imaginación es el límite.

 

Si no tenías muy claro para qué sirve el tangram, habrás podido comprobar que sus beneficios son muchos y muy variados, y que este juego tan antiguo sigue siendo una elección óptima para fomentar muchas facetas del desarrollo infantil, además de ser un juego ideal para practicar en familia.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados