Leyes de Newton explicadas fácilmente

Las tres leyes de Newton, las leyes de la dinámica o leyes del movimiento, son fórmulas matemáticas que describen el movimiento de los objetos. Fueron formuladas por Isaac Newton en el siglo XVII.

Primera ley: principio de inercia

La primera ley es el principio de inercia, según el cual un objeto mantiene su velocidad y dirección de movimiento a menos que se le aplique una fuerza. Este principio puede parecer sorprendente: generalmente imaginamos que si no se aplica ninguna fuerza a un objeto, entonces el objeto debe estar en reposo, es decir, inmóvil. El principio de inercia establece que no es así.

Ejemplos prácticos

Es difícil verificar este principio en la Tierra porque los objetos están generalmente sujetos a diferentes fuerzas. Un patinador que se desliza sobre el hielo se acerca a esta situación. El peso del patinador, dirigido hacia abajo, se compensa con la reacción del hielo y la fricción de los patines sobre el hielo es baja.

Si un astronauta deja caer un objeto, se aleja en línea recta a una velocidad constante, sin detenerse nunca, según el principio de inercia, a menos que sea atraído por la gravedad o encuentre un obstáculo.

¿Se logra entender?

Segunda ley: El principio fundamental de la dinámica

La segunda ley tiene nombres diferentes, pero la mayoría de las veces se la denomina el principio fundamental de la dinámica. Es una igualdad entre vectores que establece que la aceleración de un objeto, con un estilo de visualización, es proporcional a la suma de las fuerzas que sufre e inversamente proporcional a su masa.

Esto significa, por ejemplo, que si dejas caer un objeto en la Tierra, su movimiento se acelerará debido a su peso. Así que caerá más y más rápido.

El vector de aceleración con el vector de fuerza, es la misma dirección que la suma de los vectores de fuerza aplicados al objeto. Por lo tanto, para que un objeto esté en equilibrio, la suma de los vectores de fuerza debe ser el vector nulo.

Podemos considerar la primera ley de Newton como un caso particular de la segunda: si no se aplica ninguna fuerza a un objeto, entonces su aceleración es igual a cero, lo que significa que su velocidad es constante.

Tercera ley: principio de acciones mutuas

La tercera ley es el principio de reciprocidad de acciones. Afirma que si un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, entonces el cuerpo que recibe esa fuerza, reacciona igual en sentido contrario.

En otras palabras, si el objeto A ejerce una fuerza sobre el objeto B, entonces el objeto B ejerce una fuerza sobre A en la misma dirección y con la misma intensidad, pero en la dirección opuesta (hacia A).

Ejemplo práctico

Este es el principio de la propulsión a chorro. Por ejemplo, un cohete emite gas a través de las boquillas del reactor. En reacción, los gases ejercen una fuerza sobre el cohete: es esta fuerza la que lo levanta del suelo y lo empuja al espacio.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados