Juego de poderes: La historia detrás de un reino de ajedrez

En un juego de ajedrez, ¿por qué la reina es más poderosa que el rey, cuando en la historia hemos visto que el rey era el que lideraba? Si has jugado ajedrez con tus hijos, alguna vez te habrán preguntado sobre esta situación o se habrán desconcertado sin decirlo. ¿Sabes por qué esta pieza femenina es la más poderosa a pesar de que antiguamente ni siquiera existía?

Rey y reina: misma guerra,rol de distinta importancia

Fácil de aprender, pero difícil de dominar, el ajedrez es uno de los juegos de mesa más antiguos y populares del mundo que reta a la mente en todos los sentidos, reconocido como un deporte clásico para intelectuales, pero al mismo tiempo apto para cualquier aficionado, en donde la mayoría cree que sus orígenes se remontan hace miles de años en India o Asia. Si bien, los tableros de ajedrez a veces se han convertido en fantásticas piezas de arte y decoración que aportan elegancia a casi cualquier hogar o ahora transformado en diversión por medios virtuales como aplicaciones de teléfonos móviles o videojuegos de consolas y computador, perdura ante todo como un juego clásico de habilidad y estrategia, con combinaciones y posibilidades muy diversas. El juego consta de 64 cuadros en un tablero 8x8 en donde se colocan 16 piezas en cada extremo que representan a cada bando que se enfrenta; para cada equipo les corresponde: 1 rey, 1 reina, 2 torres, 2 alfiles, 2 caballos y 8 peones que tienen una posición definida.

Aunque no lo creas, conocer cómo se jugaba antes el juego puede enseñarles a tus hijos un montón sobre la historia detrás de los que lo crearon y lo jugaban. Si dejas de pensar sobre las piezas de ajedrez y cómo se juega, verás cómo el juego refleja una versión minimizada de la vida en los tiempos feudales. Los personajes como el caballero, la torre, el alfil y el peón representan cómo era parte de la sociedad de la época medieval y cuán importante era la guerra. ¡Tal vez descubra que a sus hijos les apasiona conocer más!

En la antigüedad, el tablero de ajedrez de India-Persia-Islam, conocido como “Chaturanga” (formación de batalla de 4 divisiones, mencionada en una de las obras de la literatura sánscrita titulada“Mahabharata”, que se refiere a elefantes, carros de guerra, caballería e infantería), careció de una reina por completo e incluía sólo figuras masculinas, siendo el “visir” lo más cercano a lo que ahora es, y este cambio parece ser que sucedió hasta el siglo XV debido a las transformaciones en las culturas, provocadas por la invasión árabe de Europa y la cristianización del juego, ya que se arraigó en tierras dominadas por la idea de una mujer como ayuda para un rey cristiano. La reina primitiva estaba lejos del ícono del poder que representa hoy; de hecho, las reglas del ajedrez del siglo X declaraban a la reina como si fuera aún más impotente que el rey, ya que era capaz de moverse sólo un paso en diagonal en cualquier dirección. Entonces… ¿cómo se volvió tan poderosa la reina?

Reina: Apropiándose del poder

La distribución de poder entre la realeza del tablero es contraria a la lógica documentada históricamente. En este juego, el objetivo es la captura del rey, por lo que esto lo vuelve la pieza más valiosa de todas e, irónicamente, la más impotente y cobarde, mientras que la reina es la más poderosa pero prescindible en caso de ser eliminada. El rey puede moverse sólo un espacio en cualquier dirección y no puede estar en el espacio adyacente al rey del bando contrario. Por otro lado, la reina es posicionada junto al rey al inicio del juego y puede moverse el número deseado de espacios en todas las direcciones, mientras no haya otra pieza que obstruya su camino, aunque claro está que, si la pieza es del equipo contrario, puede capturarla directamente.

Entonces, podemos decir que la reina nació de la política de género asociada con la guerra entre el cristianismo y las culturas orientales, ganando aún más poder con las tradiciones del gobierno de reinas en Europa.

Rey: Vulnerabilidad pese a ser prioridad

¿Por qué el rey del ajedrez es tan vulnerable, en relación con su compañera femenina y el resto de piezas?

Las reinas pueden haber tenido mayor poder en Europa que en otras partes del mundo y, el ajedrez, pudo tal vez haber sido una herramienta para usar el género como un marcador cultural para la identidad de la civilización de ese entonces donde muchos hombres percibían a las mujeres como figuras poderosas que, incluso sin manejarse con la espada, podían hacerlos añicos y doblegar sus esfuerzos de autoridad, pese a la percepción del hombre como líder natural fornido.

Comunidad: competitividad en el mundo contemporáneo

Los seres humanos somos competitivos por naturaleza, y el ajedrez naturalmente se convirtió en un deporte aún más competitivo de lo que era cuando, en el siglo XIX, dio paso la era romántica del ajedrez a una era más moderna, celebrándose importantes torneos en toda Europa y en el mundo, conllevando a que se crearan estrictas reglas para las partidas y hasta el uso de cronómetros a nivel profesional.

Te sorprenderás al saber que la comunidad de ajedrez es muy amplia y sus jugadores realmente aman el juego por todo el mundo, en forma presencial y virtual. Las partidas de ajedrez se han vuelto tan serias que el nivel de tensión en una partida profesional ha dejado de ser un simple juego y hasta pareciera necesario un barómetro humano, pero no te preocupes, esto no es normal en este juego. Tú puedes enseñarles a tus hijos a jugarlo y, tal vez, si realmente les apasiona, pueden llegar a competir algún día, no obstante, verás cuánto aprenden con juegos de este tipo que desarrollan sus capacidades, su nivel de observación y enfocan sus pensamientos.

Como puedes ver, es fascinante aprender de la historia del ajedrez, ¡incluso para nuestros hijos! Asegúrate de enseñarles lo básico para que ellos puedan desenvolverse por sí mismos con la práctica y el paso del tiempo. ¡Juguemos!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados