Inventos curiosos

Los pioneros de estos Inventos curiosos no buscaron, en principio, que el funcionamiento de sus creaciones fuese de tal modo que causaran sensación en el mundo entero. Recordemos la frase ¡la vida te da sorpresas! Aplicada con rigor en aquellos especialistas que buscaron un objeto ideal, cuyos fines cambiaron a otros con más utilidad.

Coca-Cola

¿Qué podemos decir acerca de la gaseosa más refrescante, de mayor prestigio en el mundo? Su atribución la debemos a John Pemberton, farmacéutico. Su intención no era la creación de esta bebida, sino de un líquido combinado entre vino y coca, en 1880. Trataba de un jarabe para curar los dolores de cabeza o calmar a personas con ansiedad.

En 1885, Atlanta prohibió de manera indefinida la comercialización del alcohol. De este modo, Pemberton tuvo que modificar la estructura de su bebida para no presentar conflictos legales en su territorio. En lugar de alcohol, sustituyó con agua carbonatada. De este modo nació un fabuloso elixir llamado Coca-Cola.

Galletas con chispas de chocolate

Ruth Wakefield solo quiso hacer una bandeja con galletas de chocolate, sin saber que su creación trascendería más allá con una idea fantástica para salir de apuros. En 1930, una tarde de ocio, Ruth quiso cocinar estas golosinas caseras y tradicionales de chocolate, percatándose de que tenía poco de este material.

Para no desaprovechar la ocasión, la fémina rompió un trozo de chocolate, quedando partículas esparcidas en la pasta de galletas. En un principio creyó que el chocolate iba a transformarse en líquido y unirse con el resto de la mezcla. Para su sorpresa, los trozos permanecieron intactos hasta el final de la cocción.

Papas fritas

George Crum, un fabuloso chef que trabajó por mucho tiempo en Carey Moon Lake, solo quiso servir un plato de papas a la francesa a un cliente que visitó el lugar, en 1853.

En varios intentos fallidos de presentarle unas papas más crujientes y delgadas, nacieron las papas fritas, con la silueta que tanto aspiraba el consumidor. La intención de Crum era fastidiar al cliente con las frituras hasta causar su hartazgo. Para su sorpresa, eran las papas que tanto quería probar.

Boligomas

Un ingeniero llamado James Wright dio a conocer los primeros resultados de un objeto gomoso que fue de gran utilidad en la Segunda Guerra Mundial como pegamento. Las llantas de los aviones sufrieron las inclemencias bélicas del momento, haciendo falta un material que compactara con aquellas ruedas para que el despegue no resultara aparatoso.

James Wright buscaba un silicón casero, sin saber que creó una especie de plastilina que pegaba los artefactos descompuestos por una avería o rotura. No hacía falta la inclusión de goma tradicional, pues la boligoma cumplía con el mismo rol.

Resorte de juguete

Richard Jones, un ingeniero naval que estaba probando objetos para medir el poder en los barcos de guerra, dio con un invento bastante curioso, siendo el caso del resorte. Mientras aquel hombre continuaba con sus labores de discernir la proyección de las embarcaciones, el resorte cayó al suelo rebotando de un lado a otro. Este fenómeno llamó mucho la atención porque producía diversión.






Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados