Experimentos caseros

El interés por la ciencia surge a muy temprana edad y los experimentos más sencillos han dado origen a grandes pasos y experimentos en las ciencias. Experimentos por los que estos científicos de renombre son hoy en día reconocidos a nivel mundial y galardonados por sus descubrimientos.

Los experimentos caseros son muy fáciles y divertidos y por eso son actividades ideales para hacer con niños. A los pequeños les encantará convertirse en científicos por un día así que toma nota y ¡a jugar con ellos a las ciencias!

Además, practicar con experimentos caseros podrás iniciar a los niños en el método científico de una forma ligera y casual y crearles esa curiosidad que les hará hacerse preguntas e involucrarse con el porqué de las cosas que les rodean.

¿Cómo hacer experimentos caseros?

Si estás pensando en cómo hacer experimentos para niños y no tienes ni idea de por dónde comenzar aquí te vamos a dejar unos simples consejos.

Lo ideal es hacer experimentos fáciles para niños por lo que debemos pensar en los materiales que vamos a necesitar y escoger aquellos que con las que ya contemos en casa.

Algo fácil y que no requiera de un gasto extra que pueda hacernos salir de nuestro presupuesto. Además, el objetivo de estos experimentos es el de fomentar la creatividad y que los niños aprendan mientras hacen algo que les gusta y los divierte.

Teniendo esto en cuenta, vamos a mostrarte algunos de los mejores experimentos caseros para niños que avivarán su imaginación y no te costarán casi nada.

Invento casero con un limón

¿Hacer una pila con un limón? Sí, puede parecer extravagante, pero ¡prueba!

Vamos a hacer pilas con limones. El diseño del experimento se basa en la activación de los electrones para generar un poco de energía eléctrica. Para este experimento científico solo necesitaremos un limón, un pequeño tornillo y una moneda.

Haz dos cortes en el limón: uno para el tornillo y otro para la moneda. Finalmente, al introducir los elementos tendremos lista nuestra pila para ser usada. Después solo tendrás que colocar unos cables para pasar la energía a un aparato eléctrico y ¡listo!

Ten en cuenta que la carga es mínima por lo que será imprescindible que uses un objeto pequeño para comprobar que la energía es suficiente para hacerlo funcionar.

Experimento con leche

Entre los experimentos con leche más fáciles de realizar con niños tenemos la lámpara de lava. Este es uno de los experimentos de química que podemos hacer sin poner en riesgo a nuestros pequeños. Para eso, solo necesitamos: un cilindro de vidrio o una botella, pastillas efervescentes, aceite, una linterna y por supuesto la leche.

Lo primero que haremos será verter la leche y el aceite en la botella. La cantidad dependerá del tamaño de la botella.

Por ejemplo, podemos poner 200 ml de leche y la mitad de aceite, es decir, 100 ml. Después de juntar estos elementos debemos esperar que se integren por unos minutos. Después,colocamos la linterna encendida bajo la botella. Añadimos las pastillas efervescentes al líquido y ¡listo! ya tenemos lista nuestra lámpara de lava.

 

Conclusión

Como puedes ver, estos dos experimentos científicos para niños son sumamente sencillos, pero hay cientos y cientos de ellos que puedes realizar en compañía de los más pequeños de la casa. Desde experimentos con agua a experimentos con imanes o incluso algunos experimentos con Coca Cola.

Lo importante es disfrutar con los niños mientras aprenden y se cuestionan los principios de la vida y de las cosas que ven a diario.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados