Digitalización 2020: Tecnología en tiempos de pandemia

La crisis sanitaria ha alterado significativamente nuestro día a día, ¿no es así? Con todos los cambios en nuestra rutina diaria, sin clases, sin reuniones sociales, sin salidas comunes, se ha debatido entre aprender remotamente o dentro de un aula de clases. ¿Ya todo será vía internet?

La década anterior permitió el desarrollo de una multitud de herramientas digitales que ahora han permitido remediar las secuelas de la pandemia que nos asola. El año 2020 debió de haber sido el inicio de una década impresionante en la ciencia y la medicina, crecimiento correspondiente al desarrollo y madurez de la gran diversidad de herramientas digitales que pueden ser aplicadas para abordar un número mayor de problemas y enfermedades. Tecnologías como el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), la telecomunicación (por ejemplo, la red 5G), el análisis del big data y la inteligencia artificial para automatizar el aprendizaje automático, han revolucionado por completo nuestra vida y los avances siguen creciendo, aunque nadie nos preparó para este momento. Entonces, ¿cómo podemos abordar este problema?

Cuando crecemos y llegamos a la universidad, como estudiantes, esperamos poder usar la tecnología como parte de nuestros estudios, sin embargo, aún se percibe bastante resistencia por parte de muchos docentes a la hora de implementar nuevos hábitos de aprendizaje impulsados por la tecnología. La digitalización en este año, provocada por la necesidad de globalizar nuestros conocimientos, contactos sociales y crecimientos económicos, e impulsada por el confinamiento y el distanciamiento social implementado por los gobiernos, ha permitido que la transición sea más rápida y uniforme, considerando que los más jóvenes naturalmente desean hacer uso extensivo de herramientas digitales en vez de útiles físicos, y que los adultos se están adaptando a esta “nueva normalidad”. Mediante la depuración de los hábitos y experiencias de aprendizaje, los profesores pueden ayudar a los estudiantes a optimizar estrategias de aprendizaje efectivas.

Antes del confinamiento, el mayor desafío educativo era que los contenidos pedagógicos alcanzaran la máxima proporción posible de estudiantes, mientras que ahora, además de ese reto, los procesos de enseñanza y aprendizaje deben ser en su mayoría virtuales, mediante plataformas digitales o herramientas que permitan la comunicación a larga distancia. Dicha medida, no es sencilla de aplicar debido a que no todos los países tienen la misma capacidad económica, educativa y tecnológica, ni los recursos necesarios para la implementación de dicho proyecto para todos sus habitantes. Consideremos que las plataformas digitales permiten la interacción y monitoreo de los aprendizajes, pero que los ministerios de educación no se encuentran operando con normalidad y que estas alternativas no suelen aplicarse uniformemente para las poblaciones más vulnerables.

Tal como sustenta la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI, 2020), dentro de los impactos de la crisis del coronavirus en la educación está la educación a distancia que, por el contrario de lo que mucha gente cree, exige un grado mayor de compromiso y disciplina para ser autodidacta, razón por la que el aprendizaje es mayor con las clases presenciales que en línea para alumnos rezagados. Es ahí donde entran en juego las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), ya que ofrecen a los alumnos rezagados la oportunidad de reforzar sus conocimientos, así como también es clave la comunicación con el profesor, ya sea de forma sincrónica o asincrónica.

Por lo tanto, deberemos migrar a la digitalización tarde que temprano, aunque sin duda será una transición lenta con el objetivo de salir victoriosos de esta pandemia y poder mejorar la educación.

Bibliografía

  • Sanz, I.; González, J. S.; Capilla, A. (2020). Efectos de la crisis del coronavirus en la educación.Informe COVID-19. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados