Cómo hacer que las matemáticas sean divertidas para tus hijos en 5 pasos

¿Son las matemáticas la asignatura más temida de tu casa y especialmente de tu hijo? Si es así, entonces quizá puedes ayudarle llevando a la práctica una serie de consejos que hemos seleccionado para ti para ayudar a tu pequeño a que se divierta con las matemáticas y deje de verlas como algo estresante, frustrante o aburrido.

Para empezar, algo fundamental es que empiecen a desaparecer de vuestro vocabulario familiar frases como “las matemáticas no se me dan bien”, “soy malo en matemáticas”. Todo eso hay que eliminarlo y sustituirlo por palabras de motivación y ánimo. Pero ¿cómo puedes ayudar a que tu hijo vea las matemáticas de una forma divertida? ¡Veamos!

  1. Juega juegos de matemáticas con él

Hay infinidad de juegos de matemáticas a los que podéis jugar juntos. Solo tenéis que elegir alguno y disfrutar del momento. ¡Divertíos!

  1. Hacer una excursión a algún museo de matemáticas o ciencias

Esta podría ser una buena forma de motivarle. Haz que todo lo que rodee al día de la excursión sea divertido y motivador para él. La preparación, un bocadillo rico, sus galletas favoritas, etc. Una vez en el museo, asegúrate de que disfrute y de ir poco a poco. No pasa nada si no lo visitáis completo o el niño se cansa antes de terminar. Lo importante es que sienta curiosidad por lo que está viendo. Ayúdale a descifrarlo.

  1. Muestra a tu hijo para qué sirven las matemáticas en un entorno práctico

Deja que el niño vea cómo calculas cuál es el mejor producto para comprar en el supermercado en base al precio o el gasto de gasolina. Haz cálculos en voz alta e involucra a tu hijo para que vaya entendiendo el valor de los números en un entorno práctico.

  1. Enséñale a tu hijo cómo administrar su dinero

Entrégale una libreta para que registre sus ingresos y sus gastos y enséñale cómo puede administrar su dinero. Explícale poco a poco conceptos como el interés y cómo calcularlo si quiere pedirte un préstamo.

  1. Ten en cuenta los gustos e intereses de tu hijo.

Las matemáticas pueden aplicarse a cualquier faceta de la vida. Por lo tanto, no hay necesidad de hacerlas aburridas. Aplícalas a aquello que a tu hijo le gusta. Si es el fútbol, entonces haced registros y promedios de sus mejores tiros, por ejemplo. Este ejemplo, llévalo a cualquier otra cosa que tu hijo disfrute y practicad matemáticas de una forma casual.

Conclusión

Como puedes ver, siempre hay formas de practicar con las matemáticas de una forma más divertida y casual que limitarnos a la mera teoría o repetición de conceptos que no ayudan para nada al niño y en muchos casos le hace perder todo el interés por esta materia. Con un poco de creatividad y enfocando las matemáticas como un juego, el niño puede ir relacionándose con ellas de modo diferente y empezando a verlas con otros ojos. Sé paciente y dale tiempo.

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados