Ajedrez Vs Go: El juego asiático de los niños genio.

En muchos foros de ajedrez, podemos encontrar hilos infinitos de discusión en donde tanto los amantes de este juego, como los jugadores de Go, discuten incansablemente sobre cuál de estos juegos de estrategia debería ser considerado como el mejor.

Aquí te damos a conocer las características de ambos y por qué la balanza se inclina solo un poco hacia los asiáticos.

¿Los jugadores de Go son genios?

En muchos países el ajedrez es el juego de estrategia número uno. A menudo es el único que podemos mirar por la televisión y es uno de los pocos que recibe apoyo como deporte reconocido y afianzado en las escuelas. Ningún otro juego de estrategia se difunde tanto internacionalmente.

Un estudio revela que mientras que en Europa o Norteamérica, prácticamente todos los jugadores de Go tienen posibilidades de dominar el ajedrez; sólo unos pocos jugadores de ajedrez pueden dominar el juego asiático. Y es que es un hecho que el ajedrez podría aprender mucho de este último.

La cortesía y el respeto entre jugadores

En los últimos tiempos se observa un deterioro en los modales de los jugadores. Hay aquellos que velan solamente por afectar la concentración del contrario. Sucede que en muchas ocasiones, las jugadas llegan a prolongarse más de lo necesario sin necesidad, es decir; se hace para afectar el pensamiento del otro jugador, llegando a cansarlo y a desconcentrarlo. Algo que no es del todo ético, al menos como lo era antes.

En el Go, por otro lado, la cortesía y el respeto son (todavía) parte del juego. No sólo en Japón te inclinas ante tu oponente. Incluso para los jugadores profesionales, el juego no termina hasta que ellos mismos han puesto todas las piezas de Go en el bol.

La diferencia de niveles

El ajedrez alienta regularmente, torneos en donde hay un “todos contra todos”, sin importar el nivel entre un jugador y otro. Aunque estas partidas son vistas por el público como insatisfactorias y casi una pérdida de tiempo, se dan muy a menudo, particularmente en los torneos abiertos.

Según el "sistema suizo", los jugadores con el mismo número de puntos se enfrentan entre sí. Sin embargo, en el ajedrez, los jugadores fuertes se colocan explícitamente contra los débiles sin dar una ventaja. En otras palabras, los jugadores débiles terminan siendo arrasados. Eso sí, se llevan una gran lección; deben seguir practicando. 

Los jugadores de Go, en cambio, prefieren la variante Mac-Mahon del sistema suizo.Esta se caracteriza por el hecho de que los jugadores del mismo nivel, son considerados para competir desde un inicio entre ellos.

El Go también se juega con hándicaps (igualando las posibilidades). Dependiendo de la diferencia entre los grados de Kyu o Dan de los jugadores, el jugador más débil puede colocar unas cuantas fichas antes de que el más fuerte haga su jugada. De esta manera, incluso los encuentros desiguales se convierten en una lucha justa.

Mientras que las federaciones de ajedrez están deseosas de que se reconozca a este, como deporte y dan prioridad al ajedrez de torneos, las federaciones de Go entienden su juego principalmente como una herencia cultural y una actividad social.

Los juegos de Go se juegan a menudo en equipo, con dos o tres jugadores que se turnan en el sorteo. En los populares torneos de pair-go, un hombre y una mujer suelen jugar juntos.

¿Cómo deberían los niños comenzar en el Go?

La visión de enseñar el ajedrez para un torneo se interpone muchas veces en el camino de los principiantes; especialmente cuando se enseña el ajedrez a los niños. Verse rodeados de 16 piezas en 64 casillas muchas veces sobrecarga a los pequeños.

¡Imagina si se les enseñan movimientos en rápida sucesión! Simplemente el cerebro puede llegar a atrofiarse con tanta información. Lo mejor en estos casos sería optar por juegos de fácil aceptación por los niños, de pocas fichas y en donde los peques puedan ir avanzando de poco en poco. Poniendo metas fácilmente alcanzables, al mismo tiempo que se aumenta el nivel progresivamente.

En el Go, en cambio, hay un acuerdo casi unánime, en que este juego de casillas de 19 por 19, es demasiado para los principiantes y que por lo tanto deben introducirse en él, a través de algunas pequeñas variaciones. Estas incluyen tablas de 7 por 7, donde el ganador es el que atrapa la primera piedra u otro número establecido de piedras contrarias.

El Go: Mirando más allá del juego

El Go tiene sus raíces en el aprendizaje. El mito de su origen más común, es que un gobernante asiático lo inventó en la antigüedad para educar a su hijo. En el Go hay una cultura distinta de enseñanza del juego, en la que el jugador más fuerte lleva al más débil de poco a poco, a convertirse en un experto.

En muchos torneos de Go, los jugadores profesionales están disponibles para todos los participantes, explicando las partidas en curso o revisando las partidas terminadas.

En los países occidentales, el Go se enseña a menudo en escuelas o bibliotecas, junto con el ajedrez y a veces también con las damas, el shogi, el backgammon o el bridge. De esta manera, más gente se interesa por los juegos de estrategia, teniendo con esto bastante variedad.

Muchas veces vale la pena mirar más allá de un simple juego.

Nuestras conclusiones

Ambos juegos, tanto el ajedrez como el Go son juegos magníficos de estrategia que pueden ayudar a los niños desde una edad temprana, a usar su raciocinio, a resolver problemas y a incluso mejorar el IQ.

Más allá de si un juego es mejor que otro, lo que sí es verdad, es que muchas veces las comunidades de “jugadores” pueden intoxicar bastante la manera de percibir el juego. Si bien el ajedrez es una disciplina de alto nivel, en muchas ocasiones el hecho de no controlar las reglas del comportamiento, termina por hacer que los principiantes, busquen otras opciones para educar la mente. No obstante, viendo a estos dos juegos de forma objetiva; ambos son una forma excelente de llevar el coeficiente intelectual de tus pequeños a otro nivel y de una forma más que sana.

¡A jugar!

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados