Biología Molecular

La biología molecular es una disciplina científica derivada de la Biología cuyo centro de estudio es la propia base molecular de toda actividad biológica, lo que otorga una gran relevancia en multitud de aplicaciones médicas, industriales y energéticas en pleno desarrollo.

La práctica de la biología molecular consiste en el estudio de la estructura, la función y la composición de los componentes moleculares de la vida.

Es una disciplina vinculada estrechamente con los campos de la bioquímica, la genética y la biología celular, cuyo objeto engloba a las interacciones entre los distintos sistemas de una célula, la interrelación del ADN, el ARN, la síntesis de proteínas, y en cómo se regulan entre sí.

Tipos de moléculas 

A pesar de que existen muchos tipos de moléculas en cada ser vivo, los estudios de la biología molecular y genética, generalmente se centran en la gran cantidad de funciones que estas realizan en las células vivas y en los genes que contienen la información necesaria para fabricar más proteínas.

Los biólogos moleculares son los encargados de realizar los experimentos con tal de investigar en profundidad la estructura, función, procesamiento, regulación y hasta la evolución de las moléculas biológicas y todas sus interacciones.

Esto permite entender el funcionamiento de la vida en un nivel micro y la manera en que la estructura de una molécula, incluyendo los detalles de su ubicación y la forma de los sitios activos de una proteína, afectan su funcionamiento.

La recopilación de dicha información no solo proporciona conocimientos básicos sobre el la importancia de la biología molecular, sino que aporta las claves esenciales para manipular la biología genética, disciplina fundamental para el diseño de fármacos, por ejemplo.

Disciplinas de la biología molecular 

Los avances en materia de tecnología de la biología molecular y la ingeniería genética, así como las manipulaciones genéticas microbianas han impulsado la aplicación de los microorganismos en la investigación y el nacimiento de algunas de las siguientes subdisciplinas que forman parte de la biología molecular en la medicina.

Por ejemplo, la genómica comparativa, es decir, el estudio de la genética humana mediante comparaciones con organismos modelo como los ratones o la mosca de la fruta. También la genómica funcional, centrada en el estudio de los genes, las proteínas y el papel que estos juegan en los procesos bioquímicos del organismo.

Por su parte, la terapia génica es un procedimiento experimental destinado a sustituir, manipular o complementar los genes que no funcionan. Finalmente, la genética molecular estudia a las macromoléculas.

Aplicaciones y ejemplos de biología molecular

La tecnología de esta disciplina, ha aumentado la profundidad de la investigación en el ámbito de la ecología microbiana aplicada a la industria de materiales, el desarrollo de nuevas fuentes de energía, la modificación de compuestos, la ingeniería forense, así como la mejora de la industria alimentaria y energética.

Si bien la bioquímica investiga detalladamente los ciclos metabólicos y la integración y desintegración de las moléculas que componen a los seres vivos, la biología molecular colonizada prefiere fijarse en el comportamiento biológico de las macromoléculas (ADN, ARN, enzima y hormonas) dentro de la célula y explicar el funcionamiento biológico del ser vivo a través de estas propiedades.

 

Deja un comentario