Asteroide

Un asteroide no es sino un pequeño objeto rocoso que orbita alrededor del Sol. Sin embargo, aunque, al igual que los planetas ejercen un movimiento de rotación alrededor del Sol, son mucho más diminutos.

Existe una vastedad de asteroides surcando el espacio del Sistema Solar, siendo la mayoría de estos los curiosos pobladores del cinturón de asteroides colindante con los planetas Júpiter y Marte.

Origen de los asteroides

Realmente no son exclusivos de esta mínima parte del Cosmos, ya que también se pasean por otros lugares.

Por ejemplo, algunos se encuentran en la misma órbita de otros planetas, lo que quiere decir que el asteroide y el planeta siguen el mismo curso alrededor del Sol. Por ejemplo, La Tierra y algunos otros planetas también alberga asteroides.

A decir de los grandes estudiosos de la astrofísica mundial, según se calcula, el Sistema Solar donde se ubica la Tierra, hizo su aparición hace unos 4600 millones de años, luego del derrumbe de una gran nube de polvo y gas. Una vez ocurrido tal acontecimiento astronómico, la mayor parte del material se depositó al centro de la nube y formó el Sol.

Por lo tanto, son los restos de la formación del Sistema Solar. Parte del polvo en condensación dentro de la nube terminaría por dar origen a los planetas.

¿Cómo se forma un asteroide?

Un asteroide está formado por un cúmulo de “escombros” provenientes de la nube primordial, que por diversos factores y gracias al devenir del tiempo han ido evolucionando. Estos factores tienen que ver con el efecto de la radiación solar, las colisiones con otros asteroides, la formación de pequeños cráteres, etc. 

Sin embargo, lo primordial es establecer qué tipo de fuerzas son las que actúan para mantener cohesionados todos estos trozos de material en un cuerpo de tan baja gravedad como es el caso del asteroide.  

El muy estudiado asteroide Itokawa fue visitado en el año 2005 por la nave japonesa Hayabusa, que logró captar toda una serie de datos concretos sobre su masa, dimensiones, densidad, etc. Se trata de un asteroide que tiene una baja gravedad, por tanto, todo el conjunto de escombros permanecerá unido por fuerzas de cohesión superiores a la de la propia gravedad del objeto.

Tipos de asteroides

Debido al hecho de que los asteroides se forman en diferentes lugares y a diferentes distancias del Sol, es virtualmente imposible que existan dos iguales. Algunas de las características esenciales que los diferencian son, por ejemplo, su forma irregular, es decir, no son redondos como planetas.  

Algunos abarcan a cientos de kilómetros de diámetro, pero la mayoría son tan pequeños como un florero. Están hechos, en su mayoría, de diferentes tipos de roca, sin embargo, en algunos casos contienen arcilla o metales tales como el hierro y el níquel.

Un transbordador especial de la NASA tras asteroides, pudo captar en imágenes a tres de los más famosos, Mathilde, Gaspra e Ida. En las instantáneas es posible observar su gran diversidad en cuanto a forma y tamaño.

 

 

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario