Apiobia

 

La apifofia es una de las fobias ligadas al mundo animal y un miedo irracional e incontrolado a las abejas, avispas y avispones. Aunque muchos de nosotros podemos tener miedo a una abeja, a que este animal se acerque a nosotros y quizás nos pique, sólo algunos desarrollan una fobia.

 

Miedo a las abejas

 

La apifobia es un término derivado del latín, donde «apis» significa abeja y «phobos» significa miedo. Por lo tanto, no define un simple miedo a ser picado por abejas o avispas (bastante común en la sociedad), sino un trastorno más profundo que conduce a estados de ansiedad y malestar intensos, irracionales, incontrolables y persistentes.

 

Síntomas y causas del miedo a las abejas

 

Entre las fobias que el ser humano tiene hacia el mundo animal está la apifobia, que se manifiesta con diversos síntomas físicos como:

 

  • aumento de la frecuencia cardíaca (con posibles palpitaciones y/o taquicardia)

  • aumento de la frecuencia respiratoria

  • sudoración excesiva;

  • tensión muscular;

  • dolores de cabeza;

  • dolor de estómago;

  • mareos;

  • náuseas;

  • vómitos.

 

A nivel de comportamiento, la persona que sufre esta fobia tiende a evitar el contacto con las abejas y las avispas, pero cuando esta estrategia falla, el sujeto tiende a huir.

 

Pero, ¿cómo podemos saber si una persona sufre apifobia? En primer lugar, hay que decir que el miedo parece desproporcionado con respecto al peligro real que representa el elemento fóbico y el contexto:

 

  • Ansiedad intensa ante la presencia o el mero pensamiento del elemento fóbico (una abeja, una avispa o un avispón).

  • La ansiedad es persistente y suele durar meses.

 

El miedo, la ansiedad o la evitación provocan un deterioro de las funciones sociales y laborales.

No existe una única causa de la apifobia, pero varios factores pueden estar relacionados con el desarrollo del trastorno.

 

Sin embargo, el condicionamiento directo parece ser el factor más importante: las experiencias traumáticas con abejas, avispas o avispones pueden conducir al desarrollo de esta fobia.

 

Otras causas pueden ser:

 

  • Condicionamiento vicario (visualización de imágenes negativas sobre las abejas).

  • Condicionamiento verbal (recibir información negativa sobre las abejas).

  • Aspectos de la personalidad.

  • Factores genéticos.

 

Pero, ¿cómo tratar y superar esta fobia? Uno de los tratamientos más utilizados para la apifobia, como para el miedo a los gatos, es la psicoterapia, que consiste en exponer al sujeto al elemento fóbico (directamente o a través de imágenes, películas, narraciones).

 

A ello se añaden técnicas de relajación útiles para reducir el estado de ansiedad y terapia cognitiva para gestionar y modificar los pensamientos irracionales sobre estos animales.

 

Tratamiento

 

La mayoría de las personas con apifobia consiguen mantener la calma evitando cualquier pensamiento o contacto con las abejas, pero siguen angustiadas porque su fobia puede interferir seriamente en sus vidas. Esta suele ser la principal razón por la que acuden a un experto para tratar su miedo a las abejas.

 

Los tratamientos en este caso dependen básicamente de la orientación del psicoterapeuta. Las técnicas más utilizadas suelen ser las conductistas: en conjunto se denominan tratamiento de exposición porque se expone al individuo a las abejas hasta que consigue superar su fobia y entrar en contacto con el animal sin sentir ansiedad, o al menos mantenerla bajo control.

 

Deja un comentario