¿Antes de los termómetros había temperatura?

La temperatura siempre ha sido una gran incógnita para los seres humanos, a pesar de todos nuestros avances científicos. Es difícil imaginar la vida sin termómetros, pero resulta que incluso antes de que se inventaran los termómetros la gente seguía preguntándose por la temperatura. De hecho, al «Padre de la Meteorología» se le atribuye el desarrollo de la escala Celsius basada en la temperatura corporal.

Antes de los termómetros, había constantes preguntas sobre la temperatura.

Antes de los termómetros, había constantes preguntas sobre la temperatura.

Los seres humanos llevan siglos intentando medir la temperatura. A lo largo de los años han utilizado muchos métodos diferentes, como el calor del cuerpo humano y los copos de nieve que se derretían en la boca. Pero estos métodos eran limitados e inexactos.

El termómetro es la forma más común de medir la temperatura hoy en día, y es uno de los mayores inventos de la ciencia.

No sólo era difícil averiguar el tiempo, sino que a menudo no se tenía nada con lo que comparar las temperaturas.

Cuando se inventaron los termómetros, era fácil conocer el tiempo. Sin embargo, la escala de temperaturas no era fija. No había forma de comparar las temperaturas a menos que se tuviera un termómetro y se pudiera tomar su lectura. Pero sin un termómetro, ¿cómo se podía saber cómo era la temperatura?

El problema de utilizar los grados Celsius o Fahrenheit como unidades de medida es que sólo nos dicen a qué lado de los 32° (el punto de congelación) se congelará el agua; no nos dicen lo caliente o frío que se siente realmente algo cuando no lo medimos con un termómetro. Por tanto, si supiéramos que «la temperatura de esta mañana» es de 43°F, esta información no ayudaría a nadie a decidir si necesita o no un abrigo para ir a trabajar hoy, aunque «43°F» pueda parecer suficientemente frío por sí solo (especialmente en invierno).

Por ejemplo, si alguien tenía fiebre, ¿cómo se podía saber si era una fiebre normal o peligrosa?

Antes de que se inventaran los termómetros, ¿cómo se podía saber si alguien tenía fiebre? ¿Sabía la gente cuál debía ser la temperatura corporal normal?

La temperatura corporal normal es de 98,6 grados Fahrenheit o 37 grados Celsius. Si pones la mano en la frente para comprobar si tienes fiebre, la sientes caliente. Pero esto no se debe a la temperatura de la piel, sino a que en esa zona hay más sangre de lo normal debido al aumento de la circulación que se produce cuando se enferma.

A veces la gente escribe Fahrenheit como «F» y Celsius como «C». En estos casos, están hablando de dos formas diferentes de medir las temperaturas: Celsius se basa en el punto de congelación y el punto de ebullición (el punto de fusión del hielo y los 100 grados), mientras que Fahrenheit utiliza 32 grados como marca de cero grados (el punto de congelación del agua) y 212 grados como marca de 100 grados (el punto de ebullición del agua).

Por eso, el que es considerado el «Padre de la Meteorología Moderna» inventó una escala de temperatura basada en la temperatura corporal.

En 1742, un astrónomo sueco llamado Anders Celsius inventó la escala Celsius. Decidió que quería basar su escala de temperatura en algo con lo que todo el mundo pudiera relacionarse: la temperatura corporal.

Celsius desarrolló su escala utilizando dos puntos: el punto de congelación y el punto de ebullición. Los números entre 0 ºC y 100 ºC representan lo cerca o lejos que estamos de estos dos puntos.

Ese hombre era Anders Celsius.

En la actualidad, la escala Celsius es la más utilizada para medir la temperatura. Fue creada por el astrónomo sueco Anders Celsius en 1742 y fue una de las primeras escalas en utilizar el 0°C como punto de referencia.

Sea cual sea su nivel de interés por la historia, es importante conocer los orígenes de ciertas cosas. Al aprender cómo funcionan los termómetros y de dónde proceden, verá que hay muchos datos interesantes que aprender sobre la historia de este instrumento.

Anders Celsius (1701-1744) inventó el primer termómetro conocido cuando sólo tenía 21 años, y además enseñaba astronomía en la Universidad de Uppsala. Ideó un método para medir las temperaturas por debajo del punto de congelación utilizando tubos de vidrio llenos de alcohol con mercurio o agua en su interior. Los llamó «spiritus frigidus» (espíritu frío). Este dispositivo acabó conociéndose como termómetro; sin embargo, Celsius murió antes de que su invento pudiera alcanzar un uso generalizado en los laboratorios científicos de toda Europa

Utilizó el punto de congelación y el punto de ebullición como los dos puntos de la escala.

La escala Celsius debe su nombre a Anders Celsius, que la inventó en 1742. La escala Celsius se basa en los puntos de congelación y ebullición del agua a nivel del mar, que son 0 grados C (o 32 grados F) y 100 grados C (o 212 grados F).

La escala Kelvin utiliza el cero absoluto como punto de partida en lugar del punto de congelación del agua, lo que significa que 0K equivale a -273,15°C (-459,67°F). La escala de temperatura Kelvin debe su nombre a William Thomson, primer barón Kelvin (1824-1907), que la inventó en 1848.

Los números entre 0 y 100 representaban lo cerca o lejos que estaba de estos dos puntos.

Si alguna vez has utilizado un termómetro, sabes que mide la temperatura. Pero, ¿cuándo empezamos a utilizarlos? ¿De dónde surgió la idea de medir las temperaturas? Resulta que el ser humano lleva miles de años registrando las temperaturas.

Eso significaba que las temperaturas podían ser números negativos o positivos.

Así es, las temperaturas podían ser números negativos o positivos. Esto significaba que no se limitaban a números enteros, como ocurría con el antiguo sistema de grados Fahrenheit.

A primera vista, esto puede parecer una idea extraña: ¿no causaría problemas al llegar a cero? Pues la verdad es que no. Digamos que ayer había 100 grados Fahrenheit y que hoy también hay 100 grados Fahrenheit (esa es nuestra temperatura «normal»). Ahora queremos restar uno de otro, así que escribiríamos

Ayer = 100 F

Hoy = 100 F

Al restar estas dos temperaturas obtenemos 0 F, lo que parece razonable, pero si observamos la forma en que se escribe en el papel, hay algo que no cuadra en esta notación: después de todo, la suma de dos temperaturas positivas también debería darnos un resultado positivo. ¿Qué significa esto exactamente?

La escala que inventó se conoce hoy como la escala Celsius.

La escala Celsius tiene su origen en 1742, cuando el astrónomo sueco Anders Celsius (1701-1744) inventó una nueva escala de temperatura basada en los puntos de congelación y ebullición del agua. La escala que creó se conoce hoy como escala Celsius.

La razón por la que medimos las temperaturas con números en lugar de con palabras es que así es más fácil comparar diferentes temperaturas. Por ejemplo, en lugar de decir «tienes que subir el aire acondicionado porque hace mucho calor», puedes decir «hace 30 grados».

La temperatura siempre ha sido un gran interrogante para los seres humanos, a pesar de todos nuestros avances en la ciencia.

La escala Celsius se utiliza hoy en día. Se inventó en 1742. La escala Celsius se basa en los puntos de congelación y ebullición del agua, que son 0 °C y 100 °C respectivamente. Esto significa que 100 grados Celsius equivalen a 212 grados Fahrenheit, por lo que si quieres convertir de grados Fahrenheit a grados Celsius sólo tienes que multiplicar tu número por 1,8 y añadir 32. Por ejemplo:

Conclusión

El camino hacia la temperatura ha sido largo, pero por fin hemos llegado. Ahora que lo sabes todo sobre la temperatura, espero que puedas entender mejor por qué es una parte tan importante de nuestras vidas. Afecta a todo, desde nuestra salud hasta el tiempo que hace fuera.

Deja un comentario