Ablativa

La palabra ablativa proviene del latín ablatiuus, y a su vez de ablatum, forma del verbo auferre, pues en esta lengua se referían a ciertos contextos donde tenía el sentido de lugar.

El término ablativa o ablativo, hace referencia a muchas situaciones que dependen del contexto en que se aplique en gramática o latín, pero en general, este término suele indicar una circunstancia externa o la relación entre el proceso y la cosa externa.

El ablativo latino se trata de una fusión entre el ablativo, el instrumental-sociativo y el locativo. Lo que quiere decir que, el latín fundió los valores de cada uno de estos en uno solo, con excepción de algunas pervivencias que restan del locativo.

Por lo tanto, es una combinación por medio del sincretismo o ablativo estricto que indica “procedencia”; también indica “por o con” en construcciones pasivas, y en ocasiones indica “en” cuando es locativo.

Aunque, también se han creado otras especializaciones como el ablativo de causa, el cual indica al causante, el ablativo de tiempo que se refiere al momento que deriva del locativo, el ablativo absoluto, y el ablativo que indica el término con que se compara.

En lingüística, hablar de ablativa indica generalmente una multitud de complementos circunstanciales, de tiempo, modo, lugar, causa, agente, entre otros.

Cada valor viene expresado en español por el uso de preposiciones por el contexto semántico, algunas de ellas son: por, con, en, sin, sobre, entre otras. Es decir, indica la función sintáctica del complemento circunstancial.

Algunos de los usos más importantes del ablativo, se distribuyen en los tres grandes ámbitos de significación proporcionados por su origen, y es el ablativo propiamente dicho o el ablativo separativo, el ablativo instrumental, y ablativo locativo.

 

Ablativo propiamente dicho

Este expresa el inicio o punto de partida, es decir es el alejamiento, en sentido figurado, y se utiliza con las preposiciones ab, ex, de, prescindiendo de ellas con los nombres propios de lugar menor y los sustantivos casa y campo.

Ablativo instrumental

Este ablativo en cambio expresa una circunstancia acompañada de la acción verbal, pudiendo ser en el medio, la compañía, el instrumento, la causa o el modo.

El instrumento señala el medio empleado para realizar la acción verbal y casi no se usa con nombres de persona, salvo cuando se refiere a seres que son instrumentos pasivos como esclavos o soldados.

Aquí se indica, no sólo la causa, sino que también desencadena el estado o proceso verbal, con las preposiciones ex, de, ab, sino, y la causa que acompaña al proceso verbal en su desarrollo.

Este ablativo se refiere a quién realiza la acción y cuáles son las circunstancias que la acompañan: también se conoce como ablativo de modo, y se construye con la preposición cum.

Ablativo locativo

El ablativo locativo frecuentemente se utiliza para responder a la pregunta ubi en sentido local y temporal, siempre que sean sustantivos que no hayan conservado el antiguo caso locativo.

Este se emplea con y sin la preposición “in”, y con los nombres propios de lugar menor que no tienen locativo sin preposición.

 

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario