Aberración cromática

Aberración cromática ¿Cómo produce este defecto óptico?

La aberración cromática es un defecto óptico que se refleja en las fotografías como consecuencia de la dispersión de la lente. Es también conocido como “halos o franjas de color”, ya que se presentan de esta manera en los bordes de una captura.

Dicho de otro modo, es un fenómeno visual que ocurre cuando la lente enfoca diferentes longitudes de color en un mismo plano. Es decir, que la cámara no es capaz de llevar dichas longitudes dentro de un mismo plano focal.

Cómo se manifiesta la aberración cromática

La manifestación de esta aberración no es consecuencia de los objetos en el mundo real, esto se debe al uso y la técnica de la cámara fotográfica. Es decir, que dicho defecto óptico puede evitarse aplicando una serie de métodos para evitar la aparición de halos de color.

Cabe mencionar que la longitud de los colores y el plano focal no son los únicos elementos que influyen en la aparición de la aberración cromática. También se considera que la distancia y la apertura juegan un punto clave en la aparición de este defecto.

En este sentido, la aberración cromática es un fenómeno que no puede detectarse al momento de realizar la foto, sino luego de haberse capturado esta misma. Más que nada en los espacios con alto contraste, y su intensidad puede llegar a ser tan alta que logra arruinar muchas fotografías.

Es habitual que al hacer zoom a la imagen esta se vea borrosa, o bien, se muestren elementos capturados con bordes o manchas de colores compuestos por el azul, el amarillo, el violeta, el verde y el magenta.

Sin embargo, estos tonos no siempre se presentarán al mismo tiempo durante la toma, ya que dependerá del tipo de aberración cromática que ocurra en la foto.

Tipos de aberración cromática

Existen dos tipos de aberración cromática que dependen del índice de refracción en cada onda de longitud al tomar una fotografía: la aberración cromática longitudinal y la lateral.

Aberración cromática longitudinal

Este defecto óptico ocurre cuando las diferentes longitudes de onda pasan por medio de la lente, pero no logran converger en el mismo punto focal.

Esto sucede cuando el fotógrafo emplea un índice de apertura mayor para aprovechar la luz natural. Lo que hace que se generen distorsiones alrededor de cada objeto o en las esquinas de las capturas. Los colores que se presentan de forma usual en la aberración cromática longitudinal son el azul, el rojo y el verde.

La mejor manera de reducir este fenómeno es deteniendo la lente, o bien, utilizando otra configuración de apertura (f/1.2, f/1.4, f/1.8). Aunque esto puede afectar ligeramente la iluminación, también evitará la formación de aberraciones cromáticas de tipo longitudinal.

Aberración cromática lateral

Este tipo de aberración sucede cuando se enfocan longitudes de color en varias posiciones distintas en un mismo plano focal. A diferencia de la longitudinal, no se presenta en el centro de la imagen sino en las esquinas, en espacios donde el contraste es mayor.

Asimismo, los colores más frecuentes son el verde y tonos púrpuras y aparecen con el uso de lentes gran angular o mejor conocido como “ojo de pez”. Este defecto ocurre con la mayoría de las lentes de dispositivos móviles, en el que están presentes el amarillo y el rojo dentro de la aberración cromática.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario