a quien le debe la ciencia y tecnologia

Prensa Mincyt/IVIC/ Edith García.- «Farmacia sostenible: el inconveniente de la farmacontaminación» fue el tema que abordó, este sábado, el estudioso Gorka Orive, que en su ponencia expuso sobre los efectos ecotoxicológicos y ambientales que han producido en las últimas décadas los fármacos.

“Los medicamentos están hechos primeramente para ser equilibrados en nuestros organismos y los convertimos para ser excretables y, seguidamente, están diseñados para dejar en libertad efectos farmacológicos a bajas concentraciones, por consiguiente si bien en los ríos, lagos y distintas sitios aguados existan concentraciones bajísimas tienen la posibilidad de ser suficientes para generar efectos de polución, sabiendo que muchas de estas substancias se concentran de manera perfecta en la naturaleza”.

1- Poca participación de mujeres en áreas STEM

Un primer aspecto crítico en el contexto latinoamericano es la escasa participación de mujeres en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (STEM, por las iniciales en inglés). Existe prueba abundante de que las mujeres se distancian de estas áreas conforme avanzan en el sistema educativo. Por poner un ejemplo, en las Olimpiadas de Matemática en Brasil, en los conjuntos competidores mucho más jóvenes hay un mayor número de pequeñas que de pequeños, pero esta proporción mengua conforme las pequeñas se vuelven mayores y los contenidos se vuelven mucho más complejos. Por su lado en Chile, en los exámenes de matemáticas y ciencias TIMMS de 2015, no hubo diferencias entre pequeños y pequeñas del cuarto nivel, pero en los desenlaces del octavo nivel la diferencia fue de 8 puntos en pos de los hombres.

ciencia

Entre otros componentes, esta situación hay que en la mayoría de los casos a cortes de género, que ya están por poner un ejemplo en las esperanzas de los progenitores: en Chile el 50% de los progenitores y mamás espera que sus hijos hombres prosigan carreras en STEM, pero solo el 16% espera lo mismo para las hijas.

La brecha de participación es aún mayor si tenemos en cuenta la educación superior en la zona. Por poner un ejemplo, en 2013 solo el 19% de los alumnos de pregrado y el 14% de los instructores en la Capacitad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Facultad de Chile eran mujeres. La brecha asimismo se refleja en la baja participación de las mujeres, a nivel global, en campos económicos intensivos en investigación y avance (I+D), como las industrias de programa y tecnología (15.6%), o la industria farmacéutica y de biotecnología (15.5%). En Chile, estas figuras son todavía mucho más alarmantes, ya que se registra solo un 4% de participación de mujeres en las industrias de tecnologías de la información.

Deja un comentario