7 de Diciembre de 1676, en Francia, el astrónomo danés Ole Romer hace la primera estimación de la velocidad de la luz al estudiar el movimiento del satélite Ío de Júpiter con un telescopio.

Tal día como hoy (7 de Diciembre) de 1676, en Francia, el astrónomo danés Ole Romer hace la primera estimación de la velocidad de la luz al estudiar el movimiento del satélite Ío de Júpiter con un telescopio.
      
Ole Christensen Rømer nació en 25 de septiembre de 1644 y fue un astrónomo. Hay pocos registros de Ole Rømer antes de 1662, cuando se graduó de la antigua Aarhus Kahedralskole (la escuela de la catedral de Aarhus), se mudó a Copenhague y se matriculó en la Universidad de Copenhague .
      
De acuerdo con la física moderna toda radiación electromagnética (incluida la luz visible) se propaga o mueve con una rapidez constante en el vacío, conocida como «velocidad de la luz» . Esta es una constante física denotada como c. La rapidez c es también la rapidez de la propagación de la gravedad en la teoría general de la relatividad.
     

Hasta tiempos relativamente recientes, la velocidad de la luz fue un tema sujeto a grandes conjeturas. Empédocles creía que la luz era algo en movimiento, y que por lo tanto en su viaje tenía que transcurrir algún tiempo.

Por el contrario, Aristóteles creía que «la luz está sujeta a la presencia de algo, pero no es el movimiento». Además, si la luz tiene una velocidad finita, esta tenía que ser inmensa. Aristóteles afirmó: «La tensión sobre nuestro poder de creencias es demasiado grande para creer esto».

Una de las teorías antiguas de la visión es que la luz es emitida por el ojo, en lugar de ser generada por una fuente y reflejada en el ojo. En esta teoría, Herón de Alejandría adelantó el argumento de que la velocidad de la luz debería ser infinita, ya que cuando uno abre los ojos objetos distantes como las estrellas aparecen inmediatamente.

La historia de la medición de la velocidad de la luz comienza en el siglo XVII en los albores de la revolución científica. Un estudio histórico relativo a las mediciones de la velocidad de la luz señala una docena de métodos diferentes para determinar el valor de «c».La mayor parte de los primeros experimentos para intentar medir la velocidad de la luz fracasaron debido a su alto valor, y tan solo se pudieron obtener medidas indirectas a partir de fenómenos astronómicos. En el siglo XIX se pudieron realizar los primeros experimentos directos de medición de la velocidad de la luz confirmando su naturaleza electromagnética y las ecuaciones de Maxwell.

En 1629 Isaac Beeckman, un amigo de René Descartes, propuso un experimento en el que se pudiese observar el fogonazo de un cañón reflejándose en un espejo ubicado a una milla (1,6 km) del primero.

En 1638, Galileo propuso un experimento para medir la velocidad de la luz, intentando detectar un posible lapso al destapar una linterna cuando es observada a cierta distancia. La Accademia del Cimento de Florencia puso en práctica en 1667 el experimento que había ideado Galileo, con las linternas separadas una milla entre sí, sin observarse ningún retraso. Robert Hooke explicó los resultados negativos tal como Galileo había hecho: precisando que tales observaciones no establecerían la velocidad infinita de la luz, sino tan solo que dicha velocidad debía ser muy grande.

En 1676 Ole Rømer realizó la primera estimación cuantitativa de la velocidad de la luz estudiando el movimiento del satélite Ío de Júpiter con un telescopio. Al percatarse de que tiempo entre los eclipses del satélite de Júpiter es menor cuando la distancia a la Tierra decrece, y viceversa. Tras realizar los cálculos obtiene un valor de 214.000 km/s, valor alejado de los 299 792 km/s actuales pero muy aceptable para la época al deconocerse la distancia exacta que separaba Júpiter de la Tierra.

Como curiosidad comentar que la velocidad constante de la luz es uno de los postulados fundamentales (junto con el principio de causalidad y la equivalencia de los marcos de inercia) de la relatividad especial.
 
——————————————————————————————-
– brrrrrmmmmmmmm
– ¿qué haces?
– estoy calculando la velocidad de la luz
– ¿corriendo por la calle?
– si
– ¿y que resultado te dá?
– de momento solo me he cansado
– es que creo que tu método no es bueno
– ¿porque?
– ¿que esperas conseguir?
– pues si consigo llegar a la velocidad de la luz, sabré que velocidad tiene
– clar, menuda lógica
– lógica aplastante
– no quiero entretenerte, sigue, sigue
– bbrrrrrrrmmmmmmmm
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario