3 de Julio de 1844 son matados los dos últimos ejemplares de Pinguinus impennis.

Tal día como hoy (3 de Julio) de 1844 son matados los dos últimos ejemplares de Pinguinus impennis.
    
El alca gigante (Pinguinus impennis) es una especie extinta de  ave Charadriiforme de la familia Alcidae.
    
Las caradriformes (Charadriiformes) son un gran familia de aves relacionadas (de una u otra forma) con el agua, tanto dulce como salada. 
    
Los álcidos (Alcidae) son una familia de aves que  incluyen diversas especies de aves marinas como los frailecillos, las alcas y los araos, entre otros. 
     
El Pinguinus impennis sufrió una intensa persecución por caza, recolección de huevos y plumas y agotamiento de su alimento por la sobreexplotación pesquera. Su incapacidad para volar y lo apetitoso de sus huevos (13 centímetros de longitud y 400 gramos de peso) y carne las hicieron un apreciado alimento y unas presas perfectas ya en la prehistoria, como demuestran varios yacimientos paleolíticos.
       
A finales del siglo XVI ya había desaparecido de la Europa continental. Mientras el ave se extinguía en el resto del mundo, las alcas abundaban por cientos en algunos lugares de Islandia, como la isla de Geirfuglasker, adonde se dirigían con frecuencia los marineros para aprovisionarse de carne, pero debían pagar antes la mitad de lo que cazasen a las cercanas iglesias de Kyrkjevogr y Utskála, que controlaban el acceso a las rocas de la isla, azotada también por fuertes marejadas durante todo el año. Peligrosidad y poca rentabilidad mantenían a salvo a las últimas alcas gigantes, de tal manera que algunos años ni siquiera arribaba allí un solo barco.
     
Un terremoto hizo desaparecer la isla de Geirfuglasker bajo las aguas en 1830. Las alcas imperiales emigraron a otros lugares de Islandia donde no se habían visto en años (y fueron cazadas igualmente).
      
En 1844, Carl Siemsen, de Reikiavik, persuadió al pescador Vilhjalmur Hakonársson para realizar una última expedición a la isla, pues había oído que en Dinamarca ofrecían 100 coronas por un solo pellejo de alca gigante que pudieran encontrar. Hakonársson desembarcó en Eldey el 2 de junio junto con otros tres hombres, y dos días más tarde consiguieron divisar entre las gaviotas una sola pareja de alcas en su nido. Las mataron y ya no se volvió a tener noticia de ningún otro ejemplar vivo.
    
El último ejemplar vivo fue visto en 1852 en Terranova.
     
Como curiosidad comentar que los naturalistas del siglo XVIII describen su sabor como atroz, pero parece que los marineros no tenían un paladar tan exquisito y paraban a menudo durante sus viajes para aprovisionarse de su carne y, sobre todo, de sus huevos.
    
 —————————————————————————————————
– Hoy recordamos la extinción del «Pinguinus Impennis»
– ¿y vas a hacer un chiste?
– ¡si!
– ¡muy bien!
– a ver…. a ver…
– es dificil hacer un chiste de una tragedia
– a ver … a ver…
– porque es la desaparición de una especie
– a ver… a ver…
– por parte del capricho de los humanos
– a ver…. a ver…
– pero… ¿qué te pasa?
– a ver… snifff…
– ¿estas llorando?
– a ver… snifffffff….
– pero no es tu culpa
– sniffff…
– tranquilo… tranquilo….
¿Que te ha parecido?

Deja un comentario